Home > > Viajes y turismo

Destinos turísticos

Paraná: Anfitriones desinformados

Una de las ciudades más bellas de la Argentina para ser visitadas es Paraná, pero la mayoría de sus habitantes no conoce la variedad de actividades que se desarrollan en su ciudad. Pautas para asesorar al visitante.

La ciudad está empapelada de afiches que informan de una nueva promoción turística, fruto de la unión de hoteleros, gastronómicos, agencieros y clubes. En la misma, que lleva por slogan “¡Paraná! Por naturaleza”, un turista puede disfrutar de cuatro noches y pagar sólo tres. Pero muchos paranaenses sonríen con sorna al ver esto y se preguntan ¿qué hay para hacer cuatro días en Paraná? Lo malo es que la mayoría de las veces lo hacen delante de quien nos vino a visitar.

Para informarnos acerca de las actividades a las que tiene acceso la gente que visita nuestra ciudad, hablamos con Pablo Domínguez, responsable de la página Turismo en Paraná y gerente del Apart Hotel Paseo Jardín.

Recién llegado de una excursión por el río, nos detalló la oferta que maneja su hotel, destacando que en este emprendimiento no hay competencia entre sus actores y que la información no se le retacea al turista.

“La promoción que está manejando Paraná este verano apuesta mucho al río”, comienza diciendo Domínguez. “La Municipalidad se ha comprometido mucho con esta campaña, ha puesto afiches en Córdoba, Rosario y Buenos Aires, y eso ha atraído a muchos turistas”, reconoce quien, como otros hoteleros locales, en temporadas anteriores ha debido vender sus paquetes en forma individual.

Una vez que el turista ha respondido a la convocatoria, y llega de la terminal a las siete de la mañana, ¿cómo se lo recibe?. “El turista viene sabiendo que pagó por tres noches y que le van a regalar una, así que va a disfrutar de cuatro noches y cinco días. Llega en colectivo a las siete de la mañana, y el hotelero lo espera con su departamento listo y con el desayuno de bienvenida”, asegura Domínguez.

El primer día es bastante tranquilo, se hace un reconocimiento de Paraná, la parte del casco céntrico, edificios históricos como el Correo, la Catedral, la Municipalidad, la Escuela Normal; se le cuenta la historia de cada uno y luego recorre la Peatonal. A la tarde, como la Municipalidad ha hecho convenios con todos los clubes, los pasajeros pueden acceder por ejemplo al Rowing, al Golf o al Club Náutico. Entran con un voucher que se les entrega en el hotel. El encargado del Apart Hotel Paseo Jardín ejemplifica: “Suponte que pasaron la tarde en el Rowing, vuelven al hotel, se duchan y salen a comer. Lo primero que quiere hacer la gente que viene a Paraná es comer pescado, están chochos con eso, y en nuestra ciudad estamos dando un muy buen servicio de gastronomía. Tanto la gente de la Costanera como un lugar un poquito más alejado que es Cangrejo están trabajando muy bien, con buenos precios y aceptando federales, por lo que le das la posibilidad a la gente de la provincia de pasarla bien. Lo bueno es que vos podés ir las cuatro noches a comer a un lugar diferente y te sale lo mismo; te vas a Cangrejo a comer una tabla de pacú para dos personas, que lo traen de criadero, con un vino, por ejemplo, y gastás $ 20 y la pasás bárbaro. Después te podés quedar a bailar, porque se hace boliche más tarde. En Parrilla Brava, que está en el Rowing, hacen comidas orientales: tempura, chop suey de cerdo, de carne”.

El segundo día

El segundo día, después del desayuno, si quiere aprovechar la mañana el turista pasea por el centro y se llega hasta algún Museo. Pero lo importante viene después del mediodía, ya que la propuesta es ir a pasar el día a la playa, almorzar y luego hacer una excursión náutica, un paseo en velero donde los timoneles intercalan la vista espectacular con referencias históricas sobre el poblamiento de Paraná y la construcción del Túnel Subfluvial. La excursión sigue con una visita al Náutico, donde la gente recorre la caleta, baja a tomar algo y luego rumbea hacia las islas. Con la bermuda mojada, Pablo detalla: “Entre las islas el velero para, tira el ancla y el timonel se tira al río. La gente se pone el chaleco salvavidas y se tira, si quiere, se deja llevar un rato por la corriente. Luego el timonel los recoje y los vuelve a dejar en la costanera. Esa excursión dura dos horas, dos horas y media, y sale $ 10 para los mayores y $ 5 para los menores. Hay otros precios porque hay otras excursiones también. La gente que hizo esa excursión hoy ya está en el hotel y hasta mañana no sale, porque pasaron un día a pleno y quieren descansar”. Este paseo está incluído en las salidas de algunos hoteles y también se puede conseguir a través de una agencia como Costanera 241.

El sur también existe

El tercer día la gente rumbea para el lado de las aldeas, donde se interioriza de la variedad de culturas y religiones que allí se han asentado. Luego conocen el balneario de Valle María, que cuenta con una imponente playa. Se bañan, toman una gaseosa y parten a conocer Libertador San Martín (www.impactosur.com/puiggariweb). La cita obligada es conocer el Sanatorio Adventista, de renombre internacional. Los turistas recorren la ciudad y pueden comprar productos típicos. De ahí se cruzan a La Olla, una zona de arroyos que se han hecho de varios afluentes, lo que ha generado pequeñas cascadas y piletas naturales, todo sobre piedras. De ahí, en vez de volverse a Paraná, se dirige hacia Crespo, donde compra productos del campo directamente a sus productores, como queso, dulce o miel. Luego es hora de volver al hotel.

Buscando un norte

Domínguez no se cansa, promociona la ciudad con un sano fanatismo, pero señala también sus puntos flacos. “El cuarto día es el turno del norte, de Villa Urquiza. Generalmente yo les recomiendo que desayunen tipo 9 y ya se vayan, ''y no vuelvan hasta la tarde'', les digo. Entonces ellos se van con el termo, van recorriendo, yo les hago un mapita bien sencillo para que se puedan meter a Mariápolis, por ejemplo, o pasen por el autódromo y sigan viaje. La idea es no entregarles un mapa carretero del tipo ''tome la ruta tal y doble por la tal'', porque a la gente no le gusta mucho eso, se vuelve. Bueno, llegan a Villa Urquiza. Quizá la playa no está tan linda porque se la comió la creciente, pero la villa conserva esa mística del bote en la entrada, los mojarreros a $ 1, entonces tiran la caña, toman mate, caminan por la playa; ahí todo es más verde, es más rústico. Luego se quedan a comer y pueden pasar la tarde”, señala el encargado de la completa web turística, quien a su vez se sincera: “A la noche, después de la ducha, yo los mando al cine, pero al de Santa Fe”. Problemas con el cumplimiento de horarios o turistas que se vuelven porque han encontrado las salas cerradas, han llevado a este joven gerente a vincularse con la propuesta santafesina: “Yo los mando al shopping de Santa Fe, donde también tienen juegos para los chicos, pueden comer, pueden darse una vuelta por la Costanera y después se vuelven a Paraná”.

Ya en el quinto día, si los visitantes quieren aprovechar la mañana, los hoteleros los dejan estar hasta las seis de la tarde, pero la mayoría elige salir a la ruta temprano, por seguridad. Si eligen quedarse aún tienen tiempo de acceder a cualquiera de los clubes, algo que el mismo Domínguez disfruta: “Quizá estamos muy acostumbrados y no vemos ciertas cosas, pero he estado tomando algo en el Náutico mientras el sol se esconde en el río y es una postal espectacular”.

Este fue un ejemplo del recorrido base que ofrece el Apart Hotel Paseo Jardín, pero la oferta es amplia y uno puede armar su paquete por Internet. Ingresando a la página http://www.turismoenparana.com, el turista puede mandar un e-mail y preguntar cuáles son los paquetes que hay o lo que quiere hacer, el personal de la página le contesta y le detalla quiénes son las personas que brindan ese servicio, con qué hoteles trabajan esas personas, etc. Esta información no es exclusiva, remarca Pablo, ya que “estamos todos juntos en esto. El corredor del río Paraná se ha juntado de una vez por todas, por eso al que le preguntes te va a decir ''para tal cosa hablalo a Domínguez'', y si querés ir a pescar y me preguntás a mí o cualquier otro hotelero te decimos ''hablá a la gente de Costanera 241''. Todos los hoteles saben lo que podés hacer y sería bueno que todos los paranaenses lo sepan también. Yo trato de hablar de eso con mis amigos, con los conocidos, informarles de las actividades que aquí se pueden disfrutar”.

De eso se trata, entonces, de convertirnos en buenos anfitriones e informarnos, para poder guiar y asesorar a los que nos eligen como destino para su descanso.

Más datos
Turismo en Paraná: http://www.turismoenparana.com
Página Web de Paraná: http://www.parana.gov.ar
Costanera 241: http://www.costanera241.com.ar
Viví Entre Ríos: http://www.vivientrerios.com
Agenda cultural: http://www.hacerarteycultura.com.ar/Agenda.htm

Información Turística
Secretaría de Promoción Económica y Turismo – Municipalidad de Paraná
Oficina Central: Buenos Aires 132 – Tel: 0800 555 9575
Gobierno de Entre Ríos – Secretaría de Turismo
Oficina Central: Laprida 5 – Tel: 0800 444 8874

Por: Matías Lagleyze.

Paraná, 15/01/2003

Fuente: Cronista Digital

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

parana a contramano

Por PAPELI


Parana Anfitriones desinformados.

Por ANARITA_1805


parana anfitriones desinformados

Por ANARITA_1805


Mas notas del autor:

La Redacción

Salsas para toda ocasión

Salsas para toda ocasión

Especial sobre salsas para acompañar todo tipo de platos

Meditación de los Chakras

Meditación de los Chakras

Focalizar su poder de concentración en sus centros de energía, o Chakras, puede ayudarle a encontrar el equilibrio mental y físico.

Cómo hacer acondicionadores naturales para el cabello

Cómo hacer acondicionadores naturales para el cabello

Los acondicionadores le brindan elasticidad, suavidad y brillo al pelo, pero es importante seleccionar aquel que sea el adecuado. ¿Por qué no probar con productos naturales para evitar que el pelo se dañe?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: