Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Alimento para el alma

Parábola de los siete mimbres

Era una vez un padre que tenía siete hijos. Cuando estaba para morir, llamó a los siete y les dijo así:

-Hijos, ya sé que no puedo durar mucho; pero antes de morir quiero que cada uno de vosotros me vaya a buscar un mimbre seco y me lo traiga aquí.

-¿Yo también? -preguntó el menor, que sólo tenía cuatro años.

El mayor tenía veinticinco, y era un muchacho muy fuerte, y el más valiente de la aldea.
-Tú también -respondió el padre al menor. Salieron los siete hijos, y de allí a poco volvieron, trayendo cada uno su mimbre seco.

El padre cogió el mimbre que trajo el hijo mayor, y se lo entregó al más pequeño, diciéndole:

-Parte este mimbre.

El pequeño partió el mimbre, y no le costó nada partirlo.

Después el padre entregó otro mimbre al mismo hijo más pequeño, y le dijo:

-Ahora, parte ése también.

El niño lo partió, y partió, uno por uno, todos los demás, que el padre le fue entregando, y no le costó nada partirlos todos. Partido el último, el padre dijo otra vez a los hijos:
-Ahora, id por otro mimbre y traédmelo.
Los hijos volvieron a salir, y de allí a poco estaban junto al padre, cada uno con su mimbre
-Ahora, dádmelos acá -dijo el padre.

Y de los mimbres todos hizo un haz, atándolos con un junco. Y volviéndose hacia el hijo mayor, le dijo así:

-¡Toma este haz! ¡Pártelo!

El hijo empleó cuanta fuerza tenía; pero no fue capaz de partir el haz.
-¿No puedes? -preguntó al hijo.

-No, padre; no puedo.

-¿Y alguno de vosotros es capaz de partirlo? Probad...

Ninguno fue capaz de partirlo, ni dos juntos, ni tres, ni todos juntos.
El padre les dijo entonces:

-Hijos míos, el menor de vosotros partió, sin costarle nada, todos los mimbres; mientras los partió uno por uno; y el mayor de vosotros no pudo partirlos todos juntos, ni vosotros, todos juntos, fuisteis capaces de partir el haz. Pues bien, acordaos de esto y de lo que voy a deciros: mientras todos vosotros estéis unidos, como hermanos que sois, nadie se burlará de vosotros, ni os hará mal ni os vencerá. Pero luego que os separéis o reine entre vosotros la desunión, fácilmente seréis vencidos.

Acabó de decir esto y murió, y los hijos fueron muy felices, porque vivieron siempre en buena hermandad, ayudándose siempre unos a otros; y como no hubo fuerza que los desuniese, tampoco hubo nunca fuerza que los venciese.
 

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

GANA DINERO $$$ EXTRA SIN DEJAR TU ACTIVIDAD ACTUAL www.exitoyfortuna..com

Por ASEGURATUFUTURO


Mas notas del autor:

La Redacción

Dapoxetina, la nueva droga contra la eyaculación precoz

Dapoxetina, la nueva droga contra la eyaculación precoz

Un laboratorio de los Estados Unidos ha llevado adelante pruebas con hombres que sufren de eyaculación precoz. El resultado es la creación de un medicamento que triplica la potencia sexual masculina: la dapoxetina

Donde está el baño de hombres?

¿Qué ocurre cuando los hombres se desorientan y no encuentran el toilette de caballeros?

Ejercicio cardiovascular en casa para estar en forma

Ejercicio cardiovascular en casa para estar en forma

Con un equipamiento sencillo y económico, se puede dedicar desde el hogar más horas para fortalecer los músculos y lograr un mejoramiento cardiovascular.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: