Home > Amor y sexo > Romance

Saliendo de nuevo

Otros tipos de hombres con los que casarse

Hablemos un poco del matrimonio con diferentes tipos de hombres...

4)  Separados y/o divorciados





 A) Al principio se presentan galantes, aduladores, corteses, nos regalan flores y nos llevan a los restaurantes de moda pero warning, después que cedimos nuestro juego de llaves de la casa,  el sofá podrá adquirir una forma alarmante que antes no tenía, la de la terminación de su espalda y paulatinamente no solo el príncipe azul destiñe al verde; sino que adquiere un notable parecido con Homero Simpson y su irresistible vicio televisivo. 

Ni que hablar si hay partidos de football, su ciclotimia será proporcional a los resultados de su equipo favorito. 

B) recientemente separado,  ud deberá convivir de vez en cuando, con el síndrome de la mirada perdida, es aquella que se pierde en la lontananza añorando a su ex, que curiosamente, cualquier cosita que usted haga, por nimia que sea, se la hace recordar. 

Y una apela entonces a todo su performance de dama para no esgrimirle, entonces ya que la extrañas tanto por qué no te quedaste con la otra, otra pregunta para la dimensión descocida que nos toca vivir. 

c)  Separados sin hijos, pretenden enseñarle a una a ser madre cuando ni siquiera fueron padres: Insólito pero real.

5) Separado con hijos


Allí ya estamos arrimando el bochín, al menos hablamos el mismo idioma.  No se va a sorprender ni horrorizar, si en el transcurso de alguna visita o intercambio familiar se nos escapa un: mocoso de… (Rellénese con el adjetivo personal que más le resuene), cuando el mocoso en cuestión casi nos mató de un infarto con su última aventura. 

Pero si por fortuna, para entendernos mejor nosotros, tiene hijos adolescentes de la misma edad pero diferente género, agarráte Catalina, porque querida correrá el riesgo que su hijo de 17 y nuestra hija de 15 se concentren en desparramar hormonas juveniles por la casa, lo que implicará tener que dejar la puerta de nuestro cuarto entre abierta ante el primer murmullo descuidado y dejar nuestras feromonas en default y en remojo hasta aclarar el panorama.  No por ellos precisamente ya que de tanto aclarar, oscurecen, sin duda alguna.

6) Viudos






 Ahí sí, DANGER.  Inevitablemente no escaparemos de la comparación con la difunta, podemos llegar a escuchar: ¿Por qué no te peinas así o asá?  ¿Y si te vestís así?  Indicadores natos de que algo extraño pasa.

La duda se disipa cuando plantean: ¿por qué no vamos donde íbamos con Juanita?  Ahí tomamos súbita conciencia, que espero no nos mate de un susto, que nuestra relación está condenada al trío psi, o alguna versión de conviviendo con un fantasma de él, por ende si sentimos un escalofrío no será como diría el guatemalteco Arjona de pingüinos en la cama, sino más bien un frío de necrópolis mezclado con el más allá.

Pero a no desesperar que a toda naranja le llega su medio naranjo, el o la que busca, encuentra.  Además si Sigmund Freud nunca logró decodificar: ¿qué pensamos las mujeres?, no tenemos que ser nosotras la que lo descubramos. 

Y si reincide en estos tópicos a pesar de los no de neón, olvídese de esta lista negra pero nunca olvide que el amor es más fuerte.

Anterior: Tipos de hombres para contraer matrimonio (o no)

¿Quieres conocer los Pasos para Encontrar a la Pareja Perfecta?
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis y comienza a buscar la pareja ideal, haciendo clic aquí.
Y luego, aprende cómo usar la ley de la atracción para encontrar a la pareja ideal


 

Mónica Beatriz Gervasoni

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mónica Beatriz Gervasoni

Manías femeninas

Manías femeninas

Este menjunje de palabras que viste y calza es para explicar que hay cosas que son de exclusivo, aunque, a veces no del todo excluyente, dominio femenino…

Analizame

Analizame

Basta que una anuncie al mundo su intención de ir a terapia y más exactamente comunique sus ganas de analizarse, bah, de hacer psicoanálisis, más precisamente hablando, ahí se arma...

¿Los vengadores? No, ¡¡mis hijos!

¿Los vengadores?  No, ¡¡mis hijos!

La venganza para ellos es como un efecto retráctil. Cientos de deseos vengativos se le acumulan y los ejecutan ipso facto

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: