Home > Tus raices > Genealogía

Genealogía: cómo buscar

Orientándose en el laberinto de los nombres

Los apellidos pueden tener numerosas variaciones. Si no estamos atentos, podemos terminar en un callejón sin salida.

 

 

Usted ya puso su casa y la de sus parientes cabeza para abajo, ya revolvió todos los armarios y baúles viejos y ya entrevistó a todos sus familiares.

A esta altura, debería al menos tener lo básico para comenzar la exploración de archivos: el nombre y apellido de sus antepasados inmediatos, y su lugar de origen. Sin embargo, es posible que pronto se de cuenta que ni siquiera eso es tan seguro como cree.

Aquellos cuyas familias residen desde hace siglos en su país o descienden de inmigrantes que hablaban la misma lengua que la oficial del país de recepción (como los españoles en América Latina), probablemente no tengan mayores problemas.

Para todo el resto, imaginen esta escena: Un inmigrante entre miles llega a un país desconocido, cuya lengua no conoce, y es recibido por un atareado funcionario de inmigración que a su vez no conoce el idioma del recién llegado y tiene poder discrecional para confeccionar los documentos como mejor le parezca.

Resultado: muchos inmigrantes terminaron con un apellido que se escribe de manera diferente al que tenían cuando salieron de su lugar de origen.

En muchos casos, el funcionario no revisaba los documentos del inmigrante sino que le preguntaba su nombre y anotaba la respuesta como la había entendido, con las consiguientes variaciones cuando igual fonema se escribe de manera diferente en los dos idiomas.

Por ejemplo, en muchos idiomas europeos “ge” se pronuncia “gue” y por lo tanto el apellido que contenía “ge” pasa a escribirse “gue”.

Otras veces, copiaba mal o no entendía lo que le decían. En ocasiones más raras, decidía cortar por lo sano y “asimilar” el apellido de motu propio.

El caso más extremo que conocemos (y es real) es el de un inmigrante polaco de apellido Blancovsky. Al llegar a la Argentina, el funcionario de migraciones dijo “¡qué covsky ni covsky!, ¡Blanco!”. Y el polaco Blancovsky quedo transformado en el muy castizo Blanco.

Si uno trata de remontarse muy atrás en el tiempo, tampoco debe olvidar que la inmigración a América no fue la primera de la historia. Muchas familias tuvieron a lo largo de la historia una extensión geográfica muy grande, con las consiguientes variaciones en la escritura del apellido.

Una atención especial merecen los apellidos con un significado particular en el idioma de origen, que al emigrar fueron traducidos literalmente. Como ejemplo se puede citar el de un Wolf que, al inmigrar a Cuba, pasó a ser el señor Lobo.

 Un caso aún más complicado es el de los apellidos originados en un alfabeto diferente al que está en uso en el país de recepción. Las variaciones en estos casos pueden ser numerosas, por lo que hay que tratar de averiguar la escritura y pronunciación original del apellido y considerar como eventualmente emparentados a todas las versiones en nuestro idioma.

El caso más habitual es el de los apellidos judíos, pero también deben considerarse los apellidos de origen eslavo (si se escribían en alfabeto cirílico), árabe, japonés y chino.

 

 

 

 

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mario Casale

Cómo generar responsabilidad en tus hijos

Cómo generar responsabilidad en tus hijos

Creando responsabilidad en nuestros hijos a través de las tareas escolares

Para todos los Padres y Madres del mundo...

Para todos los Padres y Madres del mundo...

Y para todos aquellos que algún día lo serán...

Información Genealógica On-Line. Continuación.

Información Genealógica On-Line. Continuación.

La Web ofrece una base de datos que permite a los familiares descubrir cualquier tipo de información y estar actualizado vía E-mail.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: