Home > Tus raices > Genealogía

Genealogía: cómo buscar

Ordene sus anotaciones luego de sus vacaciones genealógicas

En anteriores notas, hemos descrito que eran y para que podían servirle unas “vacaciones genealógicas”. Ahora, queremos contarle que debería hacer una vez que regrese a su hogar.

Section targeting

No hay nada que recompense más que unas buenas vacaciones genealogías. Usted investiga de cerca sus raíces, visita hogares de su familia, e incluso puede llegar a entablar nuevas amistades con parientes distantes. ¿Pero, al regreso…  qué debería hacer con todo lo que usted ha aprendido?

Es importante que registre cuanto antes los nuevos nombres, fechas, e historias, en su cuaderno o programa de computación genealógico. Cuando la información está fresca en su mente, es menos probable que incurra en equivocaciones o tenga problemas para descifrar sus anotaciones.

También es importante organizar todas estas anotaciones. Si usted ha recogido bastante información, asegúrese de hacer una lista de categorías, cada una con una diferente letra del abecedario, y luego asigne a cada una de ellas todas las notas que corresponden a un determinado ítem.

Más adelante, usted podrá combinar todas las notas que pertenezcan a esa letra o categoría, junto a otras que tengan relación, y estén en otra letra.  (Por ejemplo: A = Bisabuelos, F = Trabajos; AF = Trabajos de los bisabuelos).

Además, debe crear carpetas "para hacer" y carpetas "hechas". De esta manera, ninguna de sus notas se podrán traspapelar, ya que tendrá bien separado aquello terminado (y por ende que ya no hay retirar de la carpeta), de lo que todavía debe ser trabajado.

Por otra parte, si debe ir haciendo su trabajo en varios días, recordará más fácilmente que carpeta debe volver a utilizar. ¡Sin dudas que no desearía perder cualquier información por la que tenga que haber viajado para llegar a conseguirla!

Si está utilizando un software o programa de genealogía, sería también muy conveniente hacer copias de seguridad de sus ficheros de datos genealógicos en su computadora.

Haga también una copia en un disquete antes de incorporar nuevos datos, y otra vez después de que haya acabado de ingresar todo lo nuevo. Asegúrese de etiquetar los diferentes disquetes claramente, y guardarlos en un lugar seguro.

El ingreso de nuevos datos puede implicar revisar vieja información si, por ejemplo, usted encontró una nueva evidencia sobre la fecha de matrimonio o defunción de algún pariente, que se contradice con la anterior.

Cuando suceda esto, asegúrese de documentar su cambio cuidadosamente, registrando no solo que se ha corregido la vieja información, sino también la fecha y el ítem en el cual se agregaron los nuevos datos a sus expedientes genealógicos.

Esto ayudará a evitar la confusión en el futuro. Este atento también de documentar cualquier cambio, de forma que otros miembros de su familia no piensen que son errores y vuelvan a cambiarlo.

Guarde sus notas, copias de documentos, y fotos, una vez que haya copiado la información de sus notas de viaje en su cuaderno o computadora. Póngalos en carpetas apropiadas, preferentemente en aquellas que puedan cerrarse con cierre.

Ésta es otra tarea que será mucho más fácil de realizar antes de que haya pasado demasiado tiempo. Si espera mucho, puede tener que necesitar leer todo otra vez antes de poder calcular en donde clasificar cada información.

Si usted tiene copias de fotos o documentos, o si tomó fotos de los hogares de su familia o de las lápidas, éste es el momento para integrar estos ítems en sus antecedentes familiares. Es importante guardar cualquier fotografía nueva correctamente.

Clasificar y guardar la nueva información será su primera tarea. Una vez que logre esto, puede comenzar a disfrutar de su nueva información familiar de otras maneras.

Primero, puede desear mostrarla a otras personas. Si usted tiene un boletín de noticias de su familia, o si usted comparte la información genealógica con otros miembros de la familia, hágales saber sobre sus nuevos descubrimientos. Probablemente estarán impacientes por oír hablar sobre ella, así como de la forma en que usted la descubrió.

Y, si posee alguna pregunta sobre cualquier parte de su investigación, o si alguna parte de la información que usted encontró era ambigua o contradictoria, los demás podrán ayudarle mucho más fácilmente.

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

INVESTIGAR

Por VALEVALE


Mas notas del autor:

Mario Casale

Control de los niños Internet

Control de los niños Internet

El avance de la tecnología y el contacto que los jóvenes tienen con las redes sociales, obliga a los padres a pensar en alternativas que permitan seguir cada uno de los pasos de sus hijos. ¿Hasta qué punto se puede considerar una violación de la libertad y un modo más para quebrar la confianza entre padres e hijos?

Cómo hablar con tus hijos del divorcio

Cómo hablar con tus hijos del divorcio

Cuando llega el momento de una separación matrimonial, contárselo a los hijos es uno de los mayores motivos de estrés para los padres. Consejos prácticos para que nadie salga lastimado:

La difícil tarea de adoptar a un nieto

La difícil tarea de adoptar a un nieto

La siguiente, es una muy completa guía para saber como hacerse cargo de chicos que llegan con varios problemas sobre sus espaldas, y con tiempos muy distintos a los nuestros.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Busquedas genealogicas:

Postales de vida

Hubo un tiempo en que la gente utilizaba las postales al igual que nosotros usamos el e-mail, es decir, para realiz

 

La primera postal fue introducida en Austria, en 1869, por el Dr. Emanuel Hermann. En una de sus caras, tenía un espacio para redactar un mensaje, mientras que en el otro, había un lugar para inscribir la dirección.

 Sin dudas, eran mucho más prácticas que la carta, ya que no requerían sobres, su franqueo era más barato, y brindaban la oportunidad de mostrar el lugar en el que se estaba residiendo o visitando. Para 1900, las postales ya se contaban por miles, y no había persona que no tenga una colección de ellas.

La evolución de las postales

 Al analizar la evolución de las postales, se pueden descubrir 7 etapas diferentes

 1. La era pionera, 1893-1898: Para 1893, las postales empezaron a comercializarse en Estados Unidos, más precisamente en la Columbia Exposition Chicago, y rápidamente se propagaron por toda América. Estas postales, que suelen aparecer con las estampillas de los presidentes de aquel entonces, se dividían en tres categorías: “Souvenir Card”, para entregar como obsequio, y “Mail Card” para enviar cualquier tipo de mensaje.

2. La era de las postales privadas, 1898, 1901: Se empezó a oficializar en toda América el permiso para imprimir postales con sello postal propio. Estas postales solían tener la inscripción “Private Mailing Card” o “Tarjetas de Correo Privadas”.

 3. La era del mensaje delantero, 1901, 1907: Por esos años, se comenzó a utilizar una postal que poseía un espacio a la izquierda del frente para escribir el mensaje, y otro detrás, solo para incluir la dirección.

 4. La era de la dirección y el mensaje trasero, 1907, 1915: Aquí, ya se podía incluir el nombre y la dirección en el reverso del cartón.

 5. La era del borde blanco, 1915, 1930: Para ese entonces, comenzaron a importarse postales de Alemania, que por su baja calidad, eran retocadas en los Estados Unidos.

 6. La era de las “económicas”, 1930, 1945: Durante ese lapso, se empezaron a masificar por su bajo precio.

 7. La era del fotocromo, 1939 al presente: parecidas a como las conocemos ahora, con mucho color y brillo. Se comenzaron a utilizar para hacer propagandas de hoteles, moteles, motos, automóviles, o negocios, y se empezaron a entregar gratuitamente en estaciones de servicios, restaurantes, hoteles, teatros, y estadios.

Esta masificación en el uso de las postales, produjo que casi todas las personas enviaran o recibieran alguna, por lo que en la actualidad, a través de ellas, se pueden rastrear muchos vínculos familiares.

 Introduciéndose en las postales

Tomas Glus, un empresario de Estados Unidos, no estaba tan interesado en sus raíces genealógicas, puesto que no tenía familiares perdidos, como sí en conocer en el pueblo donde ellos habían vivido. Esto pudo ser resuelto por una postal enviada por su abuelo, que tenía inscripta la frase “esta es mi ciudad” en el frente, en donde se podía observar una estación con el nombre de la ciudad.

 Es que en ese entonces, era muy común que las postales posean la fotografía de las estaciones de tren, de las escuelas, parroquias, calles, negocios, u otras instituciones.

De hecho, es muy posible que se sorprenda de la gran cantidad de postales que había sobre su pueblo o ciudad, sobre a partir de 1900, cuando se masificó la fotografía, mostrando inclusive sus rincones más escondidos. Esas postales, se pueden comprar hoy en día por pocos centavos.

 Las postales suelen ser entonces una excelente manera de ver el paso del tiempo, comparando la fotografía del lugar tomado décadas atrás, con ese mismo sitio en la actualidad.

Familia y amigos

Las postales también le permiten identificar a miembros de la familia y amigos. Son varios los casos de personas que tuvieron en sus manos postales firmadas con el nombre y apellidos de quienes las enviaban, y que luego se comunicaron con personas que poseían ese mismo apellido en la guía telefónica, ofreciéndoselas así a quienes deseaban tener objetos de sus antepasados. También, pueden ser recontactados familiares de amigos de nuestros ancestros, o parte de su familia política, ya que los nombres y apellidos de los parientes de estas personas, figuraban en alguna de nuestras postales.

Encontrando postales

El primer lugar para encontrar postales es en las cajas de fotografías y/o cartas que guardamos en nuestros roperos. Pero además, y por unos pocos centavos, podemos conseguirlas en las casas de antigüedades, ferias, puestos de venta de revistas y libros usados, e internet.

 Los investigadores afirman que no es muy difícil conseguir postales usadas, y tampoco dar con la de un familiar si es que ésta todavía existe, ya que la red de ventas es relativamente pequeña, y un vendedor suele contactar, en caso de no poseer lo que se busca, con otro vendedor.

 Muchas personas evalúan las postales por el estado en que se encuentran. Pero nosotros pensamos que las mejores son aquellas que tienen inscriptos mensajes, ya que tienen más vida, son más interesantes, cuestan menos, y pueden otorgarnos mucha información. Por lo tanto, revise su alrededor y fíjese que postales puede encontrar... para ilustrar su pasado.

Para buscar en internet

En internet, existe una gran cantidad de sitios (en inglés) destinados a las postales:

Internet Postcards and Collectibles Club: www.web-pac.com/mall/club/default.htm

Jim Mehrer´s Postal History: www.postal-history.com

Metropolitan Postcard Collectors Club: www.metropc.org

Postcard International: www.vinagepostcards.com

Web-Pac Antiguedades, Postales, Autógrafos, estampillas, y todo lo relacionado al correo: www.web-pac.com/mall/


 

 

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: