Home > > Internet para todos

Internet: Websites, navegación y buscadores

Objetos mágicos

Conozca los libros digitales (e-books)

Cada semana leo y admiro los artículos de Eduardo Dahl   en el suplemento de Informática del diario La Nación.

En mi opinión, es uno de los técnicos más versados en su materia, con que cuenta nuestro país.

La columna de fecha Lunes 23 de Julio pasado, se titulaba “Los objetos mágicos no se pueden digitalizar” (¿por qué el libro sigue subyugándonos?) En varios conceptos estoy muy de acuerdo por ejemplo que “lo importante del libro es su contenido”

“Que no solo es un objeto sino que tiene un espíritu al que se conectan sentimientos”.

A continuación se pregunta...Los libros digitales...pueden ser como mínimo una herramienta útil, para leerlos en la fila del Banco o el consultorio del dentista?

Y aquí fue que reaccioné, como firme entusiasta que soy de los libros digitales y creyente en su brillante futuro.

A diferencia de los impresos sobre papel, en los libros digitales el soporte  es un dispositivo lector tipo Palm, esos libros fríamente electrónicos, almacenan el espíritu que inyectaron los autores a su contenido.   

Si partimos de la idea de Dahl de que hay objetos “mágicos” con espíritu, yo concuerdo en que uno muy importante es el libro, al que se conectan mucho nuestros sentimientos. También me resultan especiales muchos otros objetos que usamos en nuestro pasado,  como  aquellos inolvidables teléfonos negros con boquilla para hablar, pié redondo, horquilla y tubo que aún se fabrican como art deco.

Por aquellos teléfonos hablábamos con nuestras personas queridas y su imagen se asocia con los recuerdos. Creo que el termino “colgar” para desactivar o interrumpir una llamada telefónica, extendido a estos tiempos de celulares donde no hay nada colgable, prueba algo del afecto que le teníamos a aquellos primitivos teléfonos, cuyos vestigios solo quedaron en nuestro léxico.

Si, le teníamos cariño a ciertos aparatos por sus connotaciones afectivas y recuerdo bien una tracamina que tuve  con un escape demasiado sonoro y muy peculiar carrocería, que nos era fiel como una mascota y siempre nos llevaba salvos a destino. Por todo eso, lo queríamos y nos dolió mucho el día en que lo vendimos para cambiarlo por otro vehículo más moderno. Nunca olvidaré aquel estrafalario autito inglés de marca Vauxhall.

Y durante mi vida percibí muchas otras cosas materiales con “espíritu” como prendas de vestir, sabores de comidas inolvidables, vinos saboreados en momentos cumbre, aromas de perfumes y hasta la canción aquella que fue declarada “nuestra” en un momento romántico.

Por tanto, concuerdo en que eran todos objetos o cosas “mágicas”, lo que no obstó para que fueran reemplazados por otros objetos aunque sin sacarlos de la memoria.

Los que ahora son jóvenes, a su tiempo verán los libros digitales como “mágicos” ya que también tendrán su espíritu propio, por guardarles sus libros más queridos u otras circunstancias personales..

Supongo que esa es la razón por la cual algunos fabricantes de dispositivos lectores como Handspring ofrece ya en su serie VISOR media docena de increíbles colores y una silueta perfilada, además de una pantalla mono o policromática según el modelo y precio, para almacenar libros, diarios y revistas o cualquier otro material hasta ahora solamente disponible en formato tradicional.

LibrosenRed es el portal pionero que regala o vende libros digitales y hasta ofrece la opción de entregarlos “a pedido” impresos de forma tradicional.

Mi Kiosco Librería asociada es www.librosenred.com/ld/echorno/ 

Pero hete aquí que los lectores de libros digitales no solo ofrecen almacenar nuestros libros o material impreso de cualquier tipo, sino que como eran  al comienzo de Palm Pilot  “Agendas personales” con agregados actuales  que van desde música MP3 de alta fidelidad obtenible gratis desde Internet,  hasta conexiones con la red y casilla de correo electrónico.

Nokia que es una firma de Finlandia importante productora de celulares, ya presentó un modelo con un pequeño teclado y teléfono que abarca todas las funciones   especificadas en un solo aparato de bolsillo.

Posiblemente compraré un lector Ebookman marca Franklin para contener hasta 8 libros, con buena pantalla sensible al tacto, monocromática con iluminación trasera y regulación del tamaño y tipo de letra cuyo precio ronda los $130 en EE.UU y podré leer hasta en los colectivos de luz mortecina, mientras escucho mi música preferida por los auriculares.

Claro que el Nokia arriba nombrado o los Palm Handspring, con pantallas tamaño libro y nítidos colores, cuestan bastante más, pero es solo cuestión de tiempo para  que estos productos electrónicos bajen su precio como ya lo vienen haciendo desde hace un año.

Gracias a esta nueva  capacidad lectora digital:

Imaginen los niños yendo al colegio sin cargar  mochila ni arrastrando el carrito para llevar sus libros.

Piensen en los técnicos leyendo sus manuales in situ.

Los maestros con bibliotecas de bolsillo y sus lecciones del día, clasificaciones etc.

Y cada persona según su actividad tiene  una aplicación particular.

No es un sueño del futuro,  ya que desde www.LibrosenRed.com  he bajado sin costo, el Martín Fierro  o desde  el site de la Biblioteca Gutenberg,  “La República” de Platón   entre muchos otros títulos disponibles.

También visité www.Amazon.com para adquirir un libro agotado y encargar que me lo impriman solo 1 ejemplar que me remitirán por correo (Books on demand)

Asimismo como Agente Literario he traducido el libro de una autora norteamericana y gracias a  LibrosenRed que lo aceptó, está allí en venta.

Ya ofrecen dispositivos con lectores de libros digitales: Handspring, Franklin, Palm, RCA, Hewllett Packard, Casio, Nokia, Microsoft, Sony, TRG-HandEra, Phillips-TDA y otras marcas.

Como lo menciona Eduardo Dahl, el cintillo matrimonial nos emociona más allá del objeto anillo,  pero quien puede asegurar que el actual joven de 15 años chateando con su novia por Internet, después de quizás consagrar su matrimonio dentro de unos años, tendrán un afecto especial por ese dispositivo electrónico a través del que compartía  románticos  poemas con su novia.

Ya conozco casos reales de matrimonios gestados a través de la charla electrónica.

Hace poco tiempo, me prestaron unos libros muy especiales de ediciones totalmente agotadas guardados  desde hace muchos años y al tratar de leerlos, tuve que superar lo quebradizo de sus ajadas y amarillentas páginas.

Era tan noble el contenido, que seguí adelante y llegué al extremo de tener que usar una banda elástica para retener esas hojas cuyos cuadernillos se separaban con el hilo de encuadernar ya débil y vencido.

Gocé con esas joyas literarias y al terminar su lectura  junté cuidadosa y respetuosamente las tapas con sus cuadernos, los puse en orden y usé nuevamente la banda elástica para devolverlos a su dueña con sus “espíritus” intactos,  no así sus pobres cuerpos debilitados por el tiempo y desarmado por mi lectura.

El espíritu de Mozart, seguramente moraba en mis viejos Long Playing, pero llegó la cinta magnetofónica y el Compact Disk y ahora los archivos digitales que descargo desde Internet.

Mozart está y seguirá presente en los medios, a medida que se vaya renovando la tecnología.

Y después de todas estas digresiones, mi entusiasmo sincero por los libros en primer lugar y los digitales ahora, no puedo dejar de pensar en el paralelo de nuestro cuerpo físico y     propio “espíritu” y  creo que los “objetos son mágicos” solo en la medida en que les transferimos nuestras emociones.

Ayer fueron las tabletas cuneiformes en Egipto, los papiros, o los pergaminos, hasta que llegó el soporte de papel y Gutenberg con sus tipos móviles y ahora casi todo es digital, excepto el contenido, que es fruto del espíritu de algún ser humano. Los soportes cambiaron,  son magnéticos u ópticos y quién sabe de que serán dentro de un siglo!

Nunca se detuvo a pensar como llegamos a las computadoras? La humanidad construye y cada uno pone su ladrillito que será usado por otro, para seguir avanzando no se sabe en que oportunidad. Cuando el  matemático inglés George Boole 1815-1864, desarrolló su álgebra binaria, esta no tuvo ninguna aplicación inmediata, ni el soñaba con una computadora.

Siglos después, alguien la usó para sus primeras aplicaciones sobre una máquina que pudiera computar números. Tenía la base de los ceros y unos y las “tablas de la verdad” de Boole.

Aparecen  nuevas ciencias, como la Optoelectrónica o la Bioingeniería y seguramente influirán para que las computadoras actuales den paso a otras diferentes que quizás ya  traduzcan bien los lenguajes humanos o hagan realidad a la siempre inminente Inteligencia Artificial.

 

Enrique Chornogubsky

Recomendar a un amigo:

enplenitud.com - Autor Enrique  Chornogubsky
Mas notas del autor:

Enrique Chornogubsky

Cómo combatir el miedo a las computadoras

Cómo combatir el miedo a las computadoras

El miedo a las computadoras es totalmente infundado, y tampoco es real el temor “a romper algo” ya que no hay nada que el principiante pueda romper en una PC

Cómo usar la PC para lograr una correcta pronunciación en inglés

Cómo usar la PC para lograr una correcta pronunciación en inglés

Un mini-curso para aprovechar al máximo todo lo que Internet y el ordenador le ofrecen para aprender pronunciación en inglés.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: