Home > Salud y Bienestar > Nutrición

Alimentos funcionales

Nutrición y cáncer de próstata

El cáncer de próstata es un gran miedo de muchos hombres. Para terminar con algunas confusiones, le explicamos la relación entre lo que usted come y este tipo de cáncer

Nutrición y cáncer de próstata

El cáncer es, como probablemente sabemos, una proliferación acelerada, desordenada e incontrolada de las células de un tejido que invaden, desplazan y destruyen, localmente y a distancia, otros tejidos sanos del organismo.

 

Por otro lado, la próstata es un órgano glandular del aparato genitourinario, exclusivo de los hombres, con forma de castaña, localizada enfrente del recto, debajo y a la salida de la vejiga urinaria.

 

Es una glándula, que contiene células glandulares que producen parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides que contiene el semen. Justo encima y a los lados de la glándula prostática se encuentran las vesículas seminales que producen la mayoría del líquido seminal. La próstata rodea la primera parte de la uretra, un conducto por el que circula la orina y el semen hasta el pene.

 

En particular, de lo que nos interesa hablar en este momento es de cual es la relación que existe entre la alimentación, la dieta que estamos acostumbrados a consumir de forma habitual y las posibilidades de que se genere un cáncer de próstata.

 

Porque constantemente estamos siendo bombardeados por informes y nuevas investigaciones que nos marcan que existe algún tipo de relación directa entre lo que consumimos y el cáncer.

 

De esta forma, escuchamos hablar de alimentos cancerígenos, de otros que nos ayudarán a evitar desarrollar algún tipo de melanoma maligno y de toda una serie de informaciones que probablemente no tenemos del todo claro y que solo pueden servirnos para dejarnos aun más confusos.

 

La ciencia medica, lamentablemente, no esta tan avanzada en la investigación de estos temas como seria útil que lo estuviese. No es que no sepamos nada (hay bastante que se sabe y mucho de eso lo estaremos hablando a lo largo de este articulo) pero la verdad es que hay que reconocer que estamos en los comienzos nada mas de todo lo que en algún momento podemos llegar a saber.

 

Los científicos investigadores continuamente están realizando nuevos descubrimientos en esta área, así que es común estar un poco desactualizado. Uno de los grandes problemas que esto nos genera es una cierta partición en los conocimientos que tenemos, que provienen de diferentes fuentes y de diferentes artículos que vamos leyendo, sin que en realidad haya una unidad de todo que nos permita ponerlos en funcionamiento de forma productiva.

 

Lo único que es absolutamente seguro y que esta siendo confirmado continuamente por todos los estudios médicos que se realizan, es que existe alguna relación directa entre lo que comemos, la forma en que nos nutrimos y con que; y la inclusión o no en un grupo de riesgo con respecto al cáncer.

 

En este articulo, entonces, apuntamos a eso, a hacer un repaso de todos estos conocimientos y datos que se encuentran dando vueltas, para despejar todas las dudas que podamos con respecto a la relación exacta que existe entre la dieta, los alimentos que consumimos, nuestro estilo de vida en general y la posibilidad, mas o menos certera, de que podamos en algún momento desarrollar un tipo de cáncer de próstata.

 

Una aclaración importante a hacer es que toda esta información esta constantemente sometida a cambios, a medida que nuevos datos salen a la luz. Aun así, es útil y puede hacernos mucho bien.

 

Simplemente hay que mantenernos conscientes de que existe la posibilidad de que el día de mañana nos enteremos que algunas cosas son ligeramente distintas o totalmente diferentes y no es que esto que estamos por decir sea erróneo, sino que siempre esta abierto a la posibilidad de expansión, cambio y agregado de nuevos datos complementarios.

 

Fijémonos, sino, en que ya desde el tiempo de nuestras abuelas se nos recomendaba comer vegetales y seguir ciertas rutinas para tener una mejor salud.

 

Podemos considerar que eso estaba bien, sólo que ahora se sabe mucho más y esto permite que tengamos más cosas a las que prestar atención y mayores posibilidades de realmente estar actuando de una forma que nos resulte beneficiosa.

 

El programa

 

Lo primero que nos sentimos en la obligación de decir, para no estar creando falsas expectativas ni creando la idea de que las cosas van a ser muy distintas de lo que en realidad van a ser, es que no es simplemente cuestión de hacer un cambio en nuestra dieta.

 

No nos vamos a encontrar en este articulo tan solo una larga lista de alimentos que son buenos y alimentos que son malos (de hecho, más que una lista, lo que vamos a tener un poco más adelante es una serie de consejos prácticos que nos permitirán acomodarnos más correctamente en cuanto a la nutrición) sino que también hay toda una serie de consejos e ideas a las que hay que prestar atención, que van más allá de que es lo que consumimos específicamente.

 

Una dieta no es, en sí misma, una solución. Todas necesitan ser acompañadas de un cambio de actitud, de nuevas formas de enfrentarnos al día a día. Por lo tanto esto se trata mas de una especie de programa que nos permita cuidarnos de la forma correcta.

 

En esta primer parte del articulo, y antes de introducirnos en los alimentos específicamente, lo que vamos a ver es una serie de consejos relacionados con esto que anteriormente definíamos como “programa”.

 

Son bastante comunes a la mayor parte de las dietas, más allá de que sean por motivos de salud (como en este caso) o de aquellas dietas pensadas exclusivamente para perder peso. Igual, hay algunas que son bastante especificas de la necesidad a la que nos estamos dedicando en este momento y sino nos enfocaremos en aquello que nos interesa para el tema de este articulo.

 

Veamos estos consejos:

 

Ejercicio: El ejercicio es vital para cualquier tipo de intento de mejorar nuestro estado. El mejor que podemos hacer en este caso es simplemente caminar, por lo menos cincuenta/sesenta minutos por día, con ritmo mantenido y haciéndolo, obviamente, de forma regular, no solo una vez cada tanto.

 

Ingreso de calorías: La idea es limitar el ingreso de calorías en el organismo. El exceso de calorías, se ha demostrado, es terriblemente perjudicial, ayudando al crecimiento de tejido cancerígeno. Nunca hay que comer por comer, empacharse de comida tan solo por hacerlo, sino que la idea es consumir la cantidad de calorías que realmente necesitamos para llegar a la siguiente comida. Ni muchas mas, ni muchas menos. Siempre habrá otra comida, no hay que comer como si estuviésemos disfrutando de la última de nuestra vida.

 

Energía solar diariamente: Es importante recibir un poco de luz solar, un poco de energía proveniente directamente de su fuente principal, todos los días. También deberemos tener en cuenta que aquellas personas que tienen la piel más oscura siempre necesitan de una mayor exposición a la luz solar por día.

 

Siempre moderación: Nunca hay que caer en los excesos habituales de aquellas personas que recién empiezan a seguir con un programa como este que estamos planteando. Moderación es la palabra clave siempre. Nunca hay que exagerar con el fanatismo con que seguimos ningún reglamente de conducta ni ningún consejo. El exceso siempre, en todos los ordenes de la vida, es malo.

 

Salud del corazón: La salud cardiaca siempre es algo que tenemos que tener en cuenta. Los problemas de tipo cardiaco siguen siendo la mayor causa de muerte entre los hombres, aun entre aquellos que tienen cáncer de próstata, así que nunca hay que descuidar al corazón por concentrarnos en otros aspectos de nuestra salud, ya que puede ser un esfuerzo absolutamente inútil.

 

La variedad es vital: La variedad en los alimentos que consumimos, en su pertenencia a diferentes grupos y en su variedad dentro de estos mismos grupos es vital. Cada alimento puede proveernos de diferentes sustancias que pueden ser vitales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Así que hay que aumentar la diversidad todo lo que podamos.

 

Uso de suplementos: El uso de suplementos dietarios se esta volviendo cada vez más comunes y se populariza su utilización como, justamente, un complemento para la alimentación. Pero la palabra clave es “complemento”. De ninguna forma se puede pensar que un suplemento dietario puede reemplazar absolutamente a una dieta inteligente y bien planeada. Pueden ayudarnos a mejorar aun más, en su calidad y en los beneficios que nos trae, la dieta que ya tenemos. Ese es, por otro lado, el propósito de este tipo de productos. Los suplementos son una pobre alternativa al consumo real de alimentos que posean los nutrientes necesarios. Nunca podemos olvidarnos de eso o terminaremos haciéndonos mucho más daño que si simplemente no estuviésemos consumiendo una dieta cuidadosamente planeada.

 

Ver al médico: Siempre, siempre, como con cualquier cosa que se relacione directamente con el estado de nuestra salud, siempre debemos consultar al medico. El es el que mejor puede guiarnos. Hay que ser proactivos, no reactivos. Esto quiere decir que no hay que esperar necesariamente que aparezca algún tipo de síntoma. El cuidarnos y hacernos los análisis necesarios puede salvarnos la vida. La detección temprana es siempre, en el caso del cáncer, la mejor arma que tenemos para que tengamos altas posibilidades de recuperarnos.

 

Haz clic aquí para conocer los alimentos y suplementos que conviene consumir para ayudar a prevenir
el cáncer de próstata, y los que es mejor evitar

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Hazlo y volvera contigo

Por EDGARSEV


Cancer de Prostata

Por CARLOSPAPE


Nutrición balanceada

Por HELEIN


Mas notas del autor:

La Redacción

Optimismo, la mejor arma contra la depresión

Optimismo, la mejor arma contra la depresión

Una actitud optimista no solo hará que su día sea más placentero, también puede volverlo más sano y ayudarle a vivir más tiempo

Cómo proteger su información privada

Cómo proteger su información privada

Gobiernos y empresas tratan en forma constante de obtener nuestra información privada. Pero así como es malo darla sin mayores recaudos, también lo es encerrarse y negarse siempre a brindarla. En esta nota, algunas claves para saber usar su información privada con inteligencia y seguridad.

Cómo lidiar con los conflictos en el trabajo

Cómo lidiar con los conflictos en el trabajo

Los conflictos son parte de la naturaleza humana. De los conflictos surgen nuevas ideas, nuevas fuentes de energía. Pero es necesario que los conflictos se resuelvan para lograr todo esto.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: