Home > > Viajes y turismo

Destinos turísticos

Masada, el último bastión contra los romanos

La epopeya de Masada y su desesperada resistencia a los romanos sigue viva en el desierto de Judea. Aquí te invitamos a conocerla



Descripción Geográfica


Masada
es una montaña aislada que se encuentra en Israel, en los bordes orientales del desierto de Judea cerca del Mar Muerto, a una altura de 440 metros sobre el nivel del Mar Muerto (50 metros sobre el nivel del Mar Mediterráneo).

La meseta tiene una longitud de 600 metros y un ancho de 300 metros. Masada se encuentra cerca de dos caminos antiguos: uno que cruzaba el desierto de Judea hacia Moav en la costa oriental del río Jordán.

El otro camino conectaba Edom, Moab y Arava con Ein Guedi y Jerusalem. Las ventajas de Masada como fortaleza se deben a su posición geográfica y topográfica, alejada de cualquier lugar poblado; su aislamiento y sus defensas naturales.

La Historia de Masada

Según los documentos de Josefa Flavio (Iosef Sen Matitiahu, historiador judío, uno de los líderes de la rebelión que luego se pasó a las filas romanas) fue Ionatan el hasmoneo (El Gran Cohen), quien construyó una fortaleza en Masada.

En el año 66 d.c., al comienzo de la gran rebelión judía contra los romanos,  un grupo dirigido por Menahem ben lehuda el Galileo atacó la fortaleza de Masada.

Después de la muerte de Menahem, el resto de los luchadores huyó a Masada. Entre ellos estaba E!eazar ben lair, que se convirtió en comandante de Masada.

Después de la destrucción de Jerusalem en el año 70 d.c., los últimos combatientes huyeron a Masada y se establecieron en los palacios construidos por Herodes, y levantaron otros edificios para sus necesidades religiosas: baños rituales y sinagoga.

Tres años después de la destrucción de Jerusalen, los romanos se dirigieron a Masada y trataron de conquistar la fortaleza.

Sitiaron Masada durante largo tiempo con la intención de obtener su rendición manteniéndolos sedientos y hambrientos.

El número de sitiados era de mil personas entre hombres, mujeres y niños. Los romanos contaban con 10.000 soldados.

Con el objeto de derribar las murallas de Masada los romanos construyeron una rampa improvisada de madera y barro. Cuando la encendieron, los luchadores judíos comprobaron que no les quedaba esperanza alguna.

En aquel  momento decisivo, el líder Eleazar ben lair se dirigió a ellos exhortándolos a un sorteo de elegidos para realizar la tarea que Josefa Flavio describe así:

"Una vez sorteados diez de ellos a los que se les encargó acabar con los demás se tendieron junto a los cuerpos de sus seres queridos ...

Estos últimos decidieron sortear su propio destino también entre ellos. El elegido tenía que matar a los otros y por último a sí mismo. Cuando lograron los romanos abrirse camino a la montaña se admiraron de su entereza y fuerza de decisión."

Maravillas técnicas de la Antigüedad

El Sistema de Agua

Debido a su ubicación en la zona desértica donde se encuentra, Masada, siempre tuvo problemas de fuentes permanentes de agua.

A pesar de eso el rey Herodes construyó un gran sistema de agua con el que pudo proveer de ese líquido elemento a las obras que construyó sobre la montaña (piletas y salas de baño).

Los diques que construyó el rey a lo ancho de los arroyos cercanos a Masada, desviaron las aguas de las lluvias invernales hacia canales construidos donde corrían las aguas en declive al sistema de piletas talladas en la montaña.

Las piletas llegaron a contener 4000 cúbicos de agua y desde allí, con ayuda de animales, transportaban las aguas hasta la cima de la montaña.

El Sistema de Sitio Romano

El ejército romano encabezado por el gobernador romano Flavio Sila, se componía de diez mil soldados que incluía la Décima Legión y prisioneros judíos.

Las fuerzas estaban distribuidas en 8 campamentos alrededor de Masada. En el lugar se prepararon para una larga estadía en la zona: construyeron depósitos de comida y provisiones y abrieron caminos entre los campamentos, todo esto mientras mantenían el sitio a los que se encontraban sobre la montaña.

La conquista de la fortaleza requería la toma previa de las murallas y posterior irrupción. Para ello construyeron los romanos una enorme rampa de tierra al oeste de la montaña, que les permitió un más rápida ascensión a la misma. Con piedras y por medio de ballestas atacaron el campamento judío en lo alto de la montaña.

Los celotes se defendieron tirando piedras para impedir así la conquista. Tras 7 meses de sitio consiguieron los romanos quebrar la muralla. Fue entonces cuando los judíos cercados decidieron suicidarse.

Descubrimientos arqueológicos

En las excavaciones se descubrió un sistema admirable de construcciones que fue realizada enteramente en la poca de Herodes.

Al mismo tiempo se encontraron vestigios de la vida diaria de los celotes en Masada. En las construcciones de los tiempos de Herodes que comprenden palacios, depósitos, casa de baños y servicios, se destaca la planificación minuciosa, la imaginación creadora, y la decoración arquitectónica (pinturas, murales, pisos de mosaicos, columnas).

Entre los restos de los tiempos de los celotes se han encontrado objetos destinados al uso de la vida cotidiana (hornos de cocina, depósitos de agua y baños rituales).

Pero el más sobresaliente de los edificios, es, sin duda, la sinagoga, una de las pocas que han quedado en Israel del tiempo del Segundo Templo.

Cómo llegar a Masada

A Masada se puede llegar tanto del este como del oeste. La ruta que llega del este (Sodoma - Jericó, No. 90), corre a lo largo del Mar Muerto.

Diez y ocho kilómetros al sur de Ein Guedi la ruta se desvía hacia Masada (12 Kms.) y llega hasta el parque de estacionamiento que está al pie de la montaña. En el lugar se puede encontrar restaurantes, servicios y negocios de souvenirs.

A la montaña se puede ascender de dos maneras, a las que se accede por dos caminos distintos (hay que decidir con antelación, luego no se puede cambiar de uno a otro porque no hay comunicación entre ellos):

1. Cable carril hasta la estación superior; de allí 80 escalones hasta la cima.

2. Caminando por el "camino de la serpiente", cuyo trayecto dura aproximadamente 45-60 minutos. La ruta occidental pasa por la ciudad de Arad hacia la zona de los hoteles y de allí continúa hasta la ruta No. 3199, hasta el pie oriental de Masada.

También aquí se pueden encontrar restaurantes, servicios y parques de estacionamiento. Una rampa permite la ascensión (15-20 minutos) hasta la cima.

Esta alternativa implica de por sí una exigencia física importante, a lo que se agrega el intenso calor la mayor parte del año.

En caso de decidirse por esta opción, lo mejor es comenzar bien temprano en la mañana y jamás olvidarse de llevar agua suficiente y tomarla en forma regular, aunque no se sienta sed.

Atención: No es posible cruzar con vehículos del lado occidental hacia el lado oriental de la montaña sino por una ruta alternativa (70 Kms.) a lo largo de la ruta de Arad - Shefej Zohar.

La visita a Masada

Para los que ascienden del oeste (por la rampa), es recomendable comenzar desde la primera estación en la entrada del "camino de la serpiente", y recorrer el camino indicado por las flechas blancas.

El ascenso desde el este nos lleva hacia el portón del camino de la serpiente (25) donde se pueden ver bancos originales a lo largo de las paredes y, también, un mapa de orientación.

Desde aquí seguimos al cuarto en la muralla oriental. Aquí se han encontrado piedras rodantes que fueron arrojadas por los combatientes de Masada en defensa del camino de la serpiente. También se han encontrado segmentos del Libro de los Salmos (Tehilim).

Continuamos hasta el observatorio del camino de la serpiente, donde se puede observar los campamentos Romanos, el baluarte, el Mar Muerto y el Monte Moav.

Tras dejar el observatorio volvemos al oeste, el conjunto de los almacenes, que  cuales fueron descriptos en la escrituras de Flavio Josefo. En algunos se han encontrado cántaros de almacenamiento.

Luego llegamos al gran baño público, que fue parte integral del palacio norte. Construido en estilo romano, incluye un gran patio con columnas (pilastra) para gimnasio, un cuarto de entrada y vestuario, pileta escalonada, cuarto tibio (Tapitarium), y cuarto caliente (Caldarium).

El baño estaba decorado por mosaicos y frescos (dibujos murales). Pasamos al palacio norte, formado por 3 partes escalonadas y un observatorio con vista hacia el este.

Aquí se encontraban: la entrada al palacio, dormitorios, la sala central y un balcón semicircular rodeado por columnas. Del balcón es posible observar los dos niveles bajos del palacio y también los arroyos Zeelim, Mishmar y Hever.

 Asimismo es posible observar el camino romano que unía las fuentes de Zeelim con las bases romanas. A partir de este punto volvemos a la entrada de los baños públicos. De aquí es posible bajar al nivel medio del palacio, 100 escalones.

Pasaremos por un pozo de agua y baño ritual y llegaremos (probablemente) a una sala circular rodeada de columnas, de las cuales solamente sus bases se han conservado.

Del nivel medio es posible descender al nivel bajo del palacio, 65 escalones. Aquí estaba la sala rectangular rodeada de columnas en su lado este.

En el sótano se ha descubierto un baño público de estilo romano; entre las ruinas se han encontrado también un cadáver de hombre y una trenza de mujer. Terminamos el recorrido en el palacio y volvemos por los escalones al patio del sorteo.

Cabe destacar que este palacio fue utilizado para recibir huéspedes y para la acicalación del rey. En este mismo lugar se han encontrado escrituras sobre arcilla (ostracaot), entre ellos 11 nombres, uno de los cuales era ben Yair, quien fue el líder de los defensores de Masada.

Probablemente eran los billetes del sorteo que habían hecho los combatientes de Masada antes de suicidarse. De aquí es recomendable subir al techo del gran baño público, donde hay una buena vista de la entrada del palacio.

De allí seguiremos al edificio de administración que fue construido por Herodes. Mas tarde levantaron aquí los celotes un baño ritual.

A los que eligieron quedarse en la parte superior del palacio, les recomendamos acercarse al punto de observación del palacio, desde donde se puede observar el desierto de Judea, parte de los campamentos romanos, piscinas y los canales de agua.

Seguiremos hacia el sur, camino a la sinagoga, una sala rodeada de bancos. Debajo del piso, en el rincón noroeste se han descubierto segmentos de rollos manuscritos y varios artículos que pertenecían a los celotes: (segmentos del Libro de los Salmos, papiro, taled y cantidades grandes de monedas.

Además se han encontrado cientos de catapultas que fueron capturadas por los romanos cuando conquistaron la montaña. De la sinagoga nos dirigiremos al punto de la irrupción, desde donde asaltaron los romanos el monte.

Seguiremos hacia el palacio occidental, que contiene un magnífico flanco. La parte real incluía varios cuartos y baños que se han conservado casi completos y un piso de mosaico decorado.

Salimos del palacio occidental y volvemos al norte para visitar la iglesia que fue construida por los monjes bizantinos.

Seguiremos a la restaurada torre de guardia que en su origen se había construido con la finalidad de proteger los almacenes y la fortaleza entera.

De este lugar volveremos al comienzo, o podemos seguir el recorrido de la siguiente manera:

Ampliación del Recorrido

De la torre del observatorio nos dirigiremos hacia el sur, camino a la pileta de inmersión que probablemente fue construida por los celotes.

Seguiremos hacia la torre de Columbarios construida en la época de Herodes y utilizada en su parte inferior como criadero de palomas y como torre de guardia en su parte superior. Seguiremos caminando hacia el pozo de agua excavado en la roca.

Es recomendable bajar los escalones con el fin de recibir una impresión del sistema de agua y su dimensión. A continuación de la orilla oeste del monte, llegaremos a la fortaleza sur, la cual tenía por finalidad impedir la ascensión a la montaña por ese lado.

Desde la fortaleza se puede observar el arroyo Masada y los campamentos romanos. Un poco mas al norte de la fortaleza se encuentra la gran piscina construida en la época de Herodes.

De aquí continuaremos hacia el norte y visitaremos una parte de las murallas, la cual incluía una puerta que se utilizaba como pasaje a las cuevas y a los pozos de agua que se encontraban fuera de las murallas. Inmediatamente, el baño ritual que fue construido por los celotes dentro de una de las torres de la muralla.

Volveremos hacia el punto de partida, la puerta del camino de la serpiente. Los interesados en ver el sistema de las cisternas de agua podrán bajar al occidente de la rampa y, doblar por el camino de las cisternas hacia el norte de acuerdo a las señales.

Datos prácticos

El Parque Nacional de Masada está abierto todo el año (excluyendo Iom  Kipur), de las primeras horas del día hasta una hora antes de anochecer. Está prohibido quedarse en el parque durante la noche.

El cable-carril funciona todo el año (excluyendo Iom Kipur), desde las 8:00 Hs hasta las 16:00 Hs. Los viernes y vísperas de fiestas funciona hasta una hora antes del cierre del lugar.

El lugar está considerado como parque nacional con antigüedades de valor histórico. Está prohibido dañar las antigüedades.  Está prohibido recoger “souvenirs” de los restos que se encuentren en el terreno.

Las partes reconstruidas en el lugar están marcadas por una línea negra. Todo lo que se ha encontrado debajo de la línea es original.

Espectáculo Audiovisual

El espectáculo audiovisual nos presenta la forma de vida, la lucha y a los héroes que formaron parte en la historia de Masada hace mas de 1900 años, comenzando por la construcción del palacio de Herodes y finalizando con el suicidio de los defensores de la montaña en la gran revolución.

La duración del espectáculo es de 50 minutos y comienza media hora después de la puesta del sol detrás de las montañas de Judea.

Tiene lugar en un anfiteatro en el lado Occidental de Masada. Para llegar al lugar es conveniente tomar el camino que baja de Arad a Masada. El espectáculo se transmite en hebreo con traducción simultánea a los siguientes idiomas: francés, alemán, inglés, ruso y español.


 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

La halitosis (mal aliento), un mal que tiene remedio

La halitosis (mal aliento), un mal que tiene remedio

Millones de personas padecen de este problema, que muchos consideran “menor” pero que puede llegar a influir intensamente en nuestra vida social y autoestima. Sepa qué hacer para combatirlo.

3 pasos para el fracaso, ¡evítalos !!

3 pasos para el fracaso, ¡evítalos !!

Existen 3 pasos que te llevarán al fracaso, aprende cuáles son... y evítalos siempre

Cómo tener más visitas en un sitio web

Cómo tener más visitas en un sitio web

4 soluciones para empresarios insatisfechos con las visitas que reciben a su sitio web de negocios

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: