Home > Tus raices > Nostalgia

Nostalgia

Los viejos videojuegos no han muerto… tan sólo se han vuelto coleccionables

Aún puedo oír los gritos de muerte de esos pequeños astronautas a los que no pude rescatar de las naves invasoras del espacio. En realidad, no se de cuantas muertes fui responsable 20 años atrás, mientras jugaba al “Defender” durante largas sesiones...

Gracias a sus colores fosforescentes, sus movimientos frenéticos y sus repeticiones interminables, los videojuegos se imprimen en nuestras retinas, nuestro subconsciente y nuestra memoria.

Cualquiera que se haya rendido al encanto adictivo de estos juegos lo sabe. Y fueron muchas las generaciones que soñaron con los Pac-Man, los Asteroids, los Space War, los Mario Bros y los Sonic.

Cuando los primeros videojuegos saltaron a escena a principios de los años setenta, muchos de nosotros intuimos que esos jueguitos que todo el mundo disfrutaba serían algún día un objeto de colección, al igual que los autitos de colección, las muñecas, o las estampillas.

Pero en una industria que se renueva completamente cada cuatro o cinco años, los tiempos parecen acelerarse, y hoy en día, 30 años mas tarde, ya existe toda una subcultura de los “videojuegos clásicos”, cuyos adeptos buscan comprar software de juegos en desuso y artefactos para su utilización, como ser las computadoras commodore 64, los attari, o los collecovision, con sus respectivos cartuchos, cassettes y joystics, así como adaptadores que le permitan utilizarlos en las modernas computadoras personales.

 Ahora, estos clásicos videojuegos tienen su propio libro “Supercade: La historia de los videojuegos entre 1971 y 1984”, donde se cuenta desde los primeros pasos para lograr videojuegos (Un primitivo juego de tenis fue desarrollado por el MIT en los sesenta) hasta el primer juego creado íntegramente para PC, el Space War, a los mediados del 80.

Su autor, Van Burnham relata muchos de los obstáculos que debieron saltar los programadores Steve Jobs Y Steve Wozniak para diseñar el Breakout, o como se las ingenió Eugene Jarvis para hacer caber el código entero del Defenders dentro de una memoria de sólo 24 k, así como la extraña forma en que el juego “Donkey Kong”(Burro Kong) recibió ese nombre (fue una mala traducción del original japones "Gorila Furioso") entre muchas otras anécdotas.

El libro también es una crónica meticulosa de los largamente olvidados productos de hardware para esos anticuados juegos, poniendo especial atención en las posibilidades de utilizar el software en las modernas PC.

Pero existe una cuestión mucho mas importante, a la que el libro hace una referencia implícita. En los últimos 30 años, la tecnología se desarrollo de una manera fascinante, y junto con el microchip, los videos juegos reemplazaron las imágenes crudas, lentas, y de solo dos dimensiones por otras coloridas y en 3D.

Pero esa evolución tecnológica no significa que los nuevos juegos sean mas divertidos... para jugar.

 Solemos cambiar los videojuegos, pero no el ajedrez que compramos hace varios años. Y ese ajedrez no es peor que el que podemos comprar en la actualidad (de hecho probablemente poseían mejores materiales).

Lo que "Supercade" sostiene implícitamente es que si los juegos de ayer pueden ser tan buenos (o incluso mejores) que los de hoy, tal vez estemos malgastando dinero al comprar nuevos videojuegos.

 Luego de leerse de un tirón sus páginas, que hablan de las modernosas naves Space Invaders, de las multicolores armadas del Galaxian y el Galaga, los túneles del Dig Dug, los psicodélicos cuartos del Centipede y el Millipede, todos ellos iconos visuales a los que Burnham denomina “la edad de oro de los videojuegos”, uno no puede dejar de preguntarse que hizo que los jueguitos que se desarrollaron durante esos tiempo perduren hoy en día de forma tan notable.

La respuesta es, por supuesto, subjetiva: para la mayoría de nosotros, la "edad de oro del videojuego" se desarrollo durante los años en que éramos adolescentes, mucho mas susceptibles al encanto de las novedades, y teníamos el tiempo necesario para disfrutar de esos cosas.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

El mejor cuerpo en 15 minutos

El mejor cuerpo en 15 minutos

Una rutina capaz de desafiar todos los músculos de tu cuerpo y que sólo robará 15 minutos a tu día...

Los gatos más graciosos del mundo

Aventuras y desventuras de unos mininos muy divertidos

Cómo saber si invertir en Bolsa es para ti

Cómo saber si invertir en Bolsa es para ti

Este artículo narra la experiencia de un asistente a una conferencia sobre inversiones en Bolsa y del encuentro con el inicio de una vida mejor

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: