Home > Familia > Padres e hijos

Cómo ayudar a nuestros hijos

Los jóvenes con dificultades de aprendizaje

La resistencia a los aspectos “reglamentados” de la vida, es un síntoma claro de la adolescencia. El fracaso en el aprendizaje no siempre se debe a una falta de capacidad del joven, muchas veces son responsables el desgano y la rebeldía.

Un niño con un trastorno del aprendizaje es por lo general un niño inteligente, que inicialmente trata de seguir las instrucciones, de concentrarse y de tener buen comportamiento en la casa y la escuela. Sin embargo, el joven no domina las tareas escolares y comienza a rezagarse. Algunos, tienen dificultad en permanecer quietos o prestar atención.

La estimulación no es sinónimo de la persecución, y en estos casos se recomienda incentivar a través de la charla constante y el convencimiento de que el saber mas sobre diferentes aspectos de la vida, es un beneficio y no una perdida de tiempo.

Sin embargo, muchas veces estos problemas son consecuencia de algún trastorno nervioso o emocional. Algunos de estos niños son hiperactivos y/o distraídos con un lapso de atención corto.

Los psiquiatras de adolescentes indican, que estos niños pueden ser ayudados, pero que si su condición no se detecta y se trata a tiempo, el problema puede aumentar y complicarse rápidamente.

El desconocimiento de esta clase de conflictos, puede arrastrar a un mal mayor, afectando progresivamente su autoestima y su versatilidad en la capacidad de entender.

Otro fenómeno relacionado es el de la mala conducta. Los jóvenes prefieren parecer “malos” a “ignorantes” y prevenir este tipo de repetición de frustraciones es imprescindible para una rápida recuperación.

Si uno nota que el joven tiene dificultad en atender o seguir instrucciones, en recordar lo que se le acaba de decir. Si tiene fracasos académicos como consecuencia del poco dominio de destrezas de la lectura, escritura y/o aritmética, en la coordinación cuando camina, en los deportes, en actividades manuales sencillas como sostener un lápiz, amarrarse los zapatos o hacer un lazo, entonces deberá consultar con un especialista.

El psiquiatra de adolescentes trabajará en colaboración con los educadores y otro personal de la escuela, para hacer pruebas que puedan detectar la razón de la dificultad en el aprovechamiento y la presencia de problemas específicos de aprendizaje.

El profesional evaluará la situación y hará las recomendaciones adecuadas a su ubicación escolar. Quizás sea necesario también algún tipo de terapia especial o académica y se ocupará de conseguir la mejor forma de ayudar al joven en su desarrollo mental y recomendar cual es la mejor solución para que el adolescente pueda desarrollar plenamente todo su potencial.

 

 

 

Recomendar a un amigo:

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: