Home > > 70+

Viajes y actividades en la tercera edad

Los hombres de gris que aún creen y esperan

Un alegato por la dignidad y el respeto de los derechos de quienes estamos en la llamada, a veces despectivamente, “tercera edad”.

Pagina nueva 1

Lo que a continuación se transcribe, no pretende ser una lección de cultura cívica, tal vez tenga la humilde pretensión de recordar la LETRA inspirada y tomada por aquellos hombres que un día abrevaron en la fuente de toda Sabiduría, con palabras tal vez dictadas por algún ser sobrenatural y grabadas por los siglos en la conciencia de otros hombres que debieron, deben y tendrán que interpretar, administrar y sentenciar en un todo de acuerdo a esos principios de Derecho y Justicia: LOS JUECES.

DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Art. 1). Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Desde la concepción voluntaria en vientre, los derechos a la vida, el de libertad e igualdad, fueron mal interpretados o negados por hombres y sistemas que se sintieron amenazados por estos naturales y legítimos derechos.

En el comienzo de la vida en sociedad o en comunidades, el hombre fue elaborando ciertos ordenamientos que rigieran el cotidiano devenir de sus acciones, normas que se transformaron en usos y costumbres, hasta que un día se conforma la Institución de La Justicia y las mismas se convierten en Leyes, administradas por hombres probos, cuya primera cualidad era, la IMPARCIALIDAD de sus fallos.

Durante muchos años los ciudadanos de la Argentina fuimos obligados a adherirnos y a mantener un SISTEMA DE JUBILACION, CAUTIVO, (hoy existen alternativas), lejos estuvo de aportarle al mismo el principio de Propiedad Individual (negación de un Derecho) falto de equidad y protección, tributó a las arcas fiscales, sin la seguridad de una JUBILACION RAZONABLE.

¿Qué mejor garantía que la continuidad Jurídica del Estado?

Hasta ese Derecho Internacional fue olvidado, postergado, ciertamente NEGADO, cuando gobiernos y administraciones, carentes de sensibilidad y de límites en sus gastos, se apropiaron de los fondos acumulados en las etapas nacientes y medias de las Cajas de Jubilaciones, provocando la destrucción de ese sistema, que pasó así a convertirse en un mero mecanismo fiscal de reparto con el final ya conocido.

Es evidente que los aportantes (cautivos), no hemos tenido responsabilidad alguna en la destrucción del sistemas, por ende nuestros legítimos DERECHOS ADQUIRIDOS, son reconocidos por los Jueces (como era de esperar) y fallan pero no SENTENCIAN (así pienso) por que aún no se sabe cuando y como, es decir: El cúmplase en plazos perentorios.

Si recordamos que el tiempo es el único bien NO RENOVABLE ( tal vez el de mayor valor por ser el mas escaso) que posee el hombre, y los que legítimamente esperamos, nos encontramos en la TERCERA EDAD, no disponemos de tiempos para buscar y encontrar responsables del quebranto del sistema, pero podemos distraer algunos en la búsqueda de posibles , inmediatas y futuras.

La actual Administración tiene el ineludible e impostergable DEBER de convocar a los representantes de los ciudadanos postergados, restablecer con ellos el Derecho, (apelado) hasta hoy denegado, encarar un Plan de ajustes y reintegros, basado en actualizaciones y retroactividades.

El Estado a través de la Administración de turno es el sujeto ejemplarizador del cumplimiento del mandato de los Jueces, si así no fuera, el ciudadano común se arrogaría ese mismo Derecho de Impunidad, negándose al cumplimiento de sus obligaciones para con el Estado, quebrando un régimen de derechos y obligaciones de un sistema civilizado.

No se puede postergar lo impostergable, ya no se cree en los decretos de necesidad y urgencia que motivaron la apelación, la falta de los recursos (argumentada) para las posibles soluciones, aparecen para gastos superfluos que sería demasiado extenso de enumerar.

Si los Jueces se expresan a través de sus fallos, actualmente, deberíamos pensar que sus Sentencias tendrían implicancias políticas, entonces descreeremos de la Administración de Justicia, de los Principios de Libertad e Igualdad, la Balanza y la Venda que simbólicamente porta cada Juez como atributos de Imparcialidad.

El Imperio de La Justicia es el principio y basamento de toda Sociedad Civilizada que se precie de tal, que convive bajo la Ley y el Orden, mientras se mantenga el equilibrio de Poderes, pero si uno o mas de ellos, haciendo abuso de la Autoridad de la cual están investidos, sus actos se verán en desmedro de su propia Autoridad.

La única Esperanza que nos queda, es la comprensión de los que tengan que decidir, nuestra fuerza es la expresión oral o escrita, tal vez si cincuenta o sesenta mil voces y voluntades nos expresáramos al unísono, alguien se dignaría a escuchar, recordando que en algún tiempo, en algún lugar, las voces de los silenciosos, derrumbaron los muros de la Injusticia.

 

 

Alberto G. Alvite

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Alberto G. Alvite

El stress en el trabajo

El stress en el trabajo

Sobre riesgos, estrés y salud laboral

Una reflexión sobre el “control mental” durante la relación sexual

Una reflexión sobre el “control mental” durante la relación sexual

Si el hombre durante el acto sexual “debe” estar “mentalizándose” y “concentrándose” en los diferentes “niveles” de control eréctil, ¿acaso no se estaría “perdiendo” esa ocasión de placer subliminal de la relación?

Gracias por ayudar

Gracias por ayudar

Relato de una experiencia solidaria, como incentivo para imitarla o darles una mano...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: