Home > Tus raices > Cuéntanos tu vida

Cuéntanos tu vida

Los countries de mi infancia

¿Hubo un country en mi infancia?

Domingo soleado. Son las 10 de la mañana y tomo un café en el Club House. El día se despereza lentamente; los golfistas ya salieron hacia su verde y ondulado paraíso, los ciclistas pueblan los caminitos y los aerobistas corren sudorosos mientras algunas mujeres se dirigen presurosas hacia su clase de yoga.

Es un domingo clásico en un country contemporáneo...

Contemplo mi taza de café y retrocedo treinta, cuarenta, cincuenta años atrás...

A veces mis nietos me preguntan:

-"A qué country ibas cuando eras chica, abuela?..."

-"¿Tenías videocable? ¿Qué canales de TV mirabas ... ?"

Me pierdo en mis ensoñaciones... Llego a los años 50, al 45...

Veo una vereda soleada con un grupo de nenas jugando a la rayuela... El domingo era esperado con ansiedad porque era el único día que no íbamos a la escuela (los sábados teníamos clases como cualquier otro día).

Nos levantábamos tarde, tomábamos un copioso desayuno y a la vereda ... !

Nos encontrábamos con los otros chicos de] barrio y elegíamos a qué jugar.

No nos poníamos de acuerdo con los varones: ellos preferían irse al baldío a hacerse un "picado". Nosotras corríamos a buscar una tiza y dibujar en el piso una rayuela: infierno, 1, 2, 3, 4, 5, 6 y luego el cielo.

Jugábamos por turno, tirando el tejo con emoción; luego saltábamos en un pie y.. a recogerlo.

Cuando nos cansábamos, a las Estatuas, la Mancha Venenosa, Antón Pirulero, la Farolera, mantantirulirula.

Lo más emocionante, eran las figuritas: la tapadita, el puchero...

Al avanzar la mañana, salían algunas mamás con una asadera cubierta con un repasador.

Llevaban el asado con papas al horno de la panadería. Los más pudientes tenían horno, pero la mayoría no.

 Parte 1

Parte 2

Parte 3

 

 

 

 

Diana Rubel

Recomendar a un amigo:

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: