Home > Vida cotidiana > Jardín

Jardín y plantas de exterior

Los cinco principios básicos en la decoración de un jardín

Si está pensando en construir o renovar su jardín, no debe perder de vista aquello que los expertos denominan como “los cinco principios básicos en la decoración de un jardín”. Aquí, una guía para conocerlos y comprenderlos

Matrimonio y finanzas, una relación complicada

 

Todos los buenos diseños de jardines, comparten ciertos principios básicos, sean estos ecológicos, arquitectónicos, de diseño, o de cualquier otro tipo. Estos fundamentos, son necesarios de ser considerarlos con sus respectivas interrelaciones.

En este artículo, le presentaremos lo que una gran cantidad de jardineros, diseñadores, y arquitectos, consideran como “Los cinco principios básicos en la decoración de un jardín

1- La simpleza.

2- La armonía y la unidad

3- El equilibrio

4- La proporción y la escala

5- El Interés

1- La simpleza.

 La simplicidad es un elemento importantísimo para el jardín, sobre todo si el espacio es algo reducido o limitado. Es muy cierto que, en la medida de lo posible, lo óptimo sería incorporar algunos elementos “sorpresa”, pero si el jardín posee una superficie pequeña, solo se lograra recargarlo excesivamente.

 La simplicidad debería ser el fundamento de todo el proyecto, partiendo desde el plan general hasta la más pequeña elección sobre los materiales y las plantas.

 Los proyectos complicados, quitan serenidad a la atmósfera, y obstaculizan el panorama visual. Por otra parte, podrían hacer parecer aún más pequeño cualquier jardín con medidas reducidas.

2- La armonía y la unidad

Estos dos conceptos pueden ser lo mas difíciles de lograr en el diseño de un jardín. En el caso de la armonía, es necesario destacar que ésta, al igual que la belleza, es muy subjetiva, por lo que depende mucho de la visión de quien planifique.

 De cualquier forma, en un sentido macro, es posible alcanzar una unidad y una armonía entre los diferentes elementos y grupos de plantas que conforman el jardín, así como entre el mismo jardín y todo su entorno arquitectónico.

 Si, por ejemplo, se diseña un jardín como extensión de una casa ya construida, o justamente al revés, se puede lograr la sensación de que, tanto la casa como el jardín, fueron diseñados juntos.

Esta armonía y unidad arquitectónica se puede alcanzar mediante la elección de materiales comunes en forma, color o textura dentro de ambos diseños. Así, tanto la casa como el jardín serán un sistema cohesionado.

 Con respecto a la plantación, los colores que armonizan son aquellos uniformes, por lo que se deben elegir plantas que no posean tonos que contrasten entre sí. Cierto es que algunos contrastes son muy buenos, pero cuando se transforman en una sucesión de golpes visuales, pierden su encanto y solo le dan un aspecto desprolijo al jardín.

3- El equilibrio

 En cualquier pueblo o ciudad, es muy fácil encontrar jardines desequilibrados, tanto desde el punto de vista de la estructura, como desde el color.

Al igual que un artista que planifica un cuadro y empieza basándose en el equilibrio de todos sus elementos, un buen jardinero nunca daría énfasis a un sólo lado del jardín sin tener en cuenta el otro extremo. Y es que de hecho, planificar un jardín no es más que pintar un cuadro tridimensional.

 Cuando de mantener el equilibrio se trata, los jardines que poseen una pendiente que atraviesa el centro de la vista principal, son especialmente difíciles de diseñar, ya que los rasgos del sector más elevado siempre dominarán los del lado más bajo.

Por lo tanto, es fundamental que las características del sector más bajo tengan un impacto más alto, con el objetivo de alcanzar un mejor equilibrio. 

Otro elemento muy importante, es el equilibrio de los tonos. Lo ideal es evitar los colores muy cargados o brillantes en el extremo más lejano a la vista. Dichos colores “achicarían” el jardín, y pueden llegar a desequilibrar con los tonos pastel utilizados en el centro del jardín, o cerca de la casa.

 Generalmente, el equilibrio óptimo se logra cuando los colores se degradan y enfrían a medida que se alejan, hasta llegar a una preeminencia de blancos y suaves.

4- La proporción y la escala

 Todos los elementos horizontales y verticales que compongan un jardín, deben guardar una determinada proporción con su tamaño total. Es muy común encontrar enormes sauces que dominan todo el espectro, casa incluida. Este es un claro ejemplo de una mala proporción.

 En la medida en que la superficie o el espacio lo permitan, las áreas de construcción, y las unidades que las rodeen, deben guardar una determinada proporción con el tamaño o altura de la casa con la que se asocian.

Por ejemplo, un jardín muy amplio detrás de una casa alta, se vería muy apropiado y en buena escala, pero, para la misma construcción, un jardín o un sendero estrecho darán una apariencia ridícula, mezquina, y mal proporcionada.

Las diferentes geometrías de los espacios influyen en toda la atmósfera del jardín. Por ejemplo, los cuadrados o los círculos son formas que no estimulan el movimiento, por lo que incitan al descanso y la relajación. Si se opta por los rectángulos o los óvalos, debe saber que estos estimulan los movimientos lentos o pausados, con lo que se puede contemplar mejor al jardín.

Claro está que deberá contar con elementos verticales que rodeen y ayuden a delinear estas formas, como los arbustos, los setos, los muros, etc. Todos estos elementos también deberán estar en escala y en armonía.

Para esto, debe saber que un entorno demasiado apegado al suelo da al jardín una sensación de chatura y de poco vuelo, mientras que uno demasiado alto puede encerrar y oprimir.

Por supuesto que las plantas también deberían estar en equilibrio y proporción entre sí mismas. Lo ideal, sería no colocar a las más altas enfrente de las mas pequeñas, ya que las pueden oscurecer.

 En tanto, los tamaños de los árboles deberían poseer una cierta proporción entre sí mismos, con el lugar, y con las casas adyacentes, para que no se superpongan unos con otros, no creen demasiada sombra, y no den una sensación de claustrofobia. 

Los arbustos circulares son buenos para recrear un ámbito de reposo dentro del jardín. No obstante, es algo difícil mantener sus bordes bien prolijos, aunque esto puede resolverse con un "canto de segado" de ladrillos, colocado junto al arbusto, y ligeramente debajo del nivel de la planta. De esta forma, la cortadora puede pasar por encima del mismo, sin que éste sufra daños. 

5- El Interés

Si su jardín ha logrado combinar todos los elementos anteriores, pero usted no ha podido otorgarle una cierta particularidad e interés al mismo, no tendrá un jardín logrado. Existen muchas variantes para darle “vida propia” a los jardines.

Algunos de ellos incorporan una unidad temática, o bien comprenden una serie de pequeños jardines encadenados entre sí, cada uno de ellos con un carácter o tema diferente, de modo tal que el visitante desee trasladarse de un sector a otro. Esto, provoca mucho interés y crea una sensación de exploración.

Si bien es cierto que estas ideas sólo son más factibles de llevar a cabo en los jardines más grandes, también es posible darles interés a los jardines más chicos. Lo fundamental, es que se asegure de que exista un punto de atracción, que podría ser una escultura, una fuente, o una determinada colección de plantas extrañas.

En lo posible, evite que el jardín pueda abarcarse por completo de un primer vistazo. Incluso el más pequeño de los jardines puede tener algo en reserva, oculto, misterioso, y que desee ser visitado.

En efecto, el factor sorpresa es el principal secreto de un diseño interesante. Es posible que sea difícil de lograr en un jardín pequeño, pero siempre se debe intentar incluir alguna determinada característica como punto focal.

 

 

 

Marisa Lohrsteijn

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

que tipo de plantas elegir

Por OSITO69


plantas de acuerdo a las estaciones

Por


Mas notas del autor:

Marisa Lohrsteijn

El “top ten” de las hierbas aromáticas para su jardín

El “top ten” de las hierbas aromáticas para su jardín

Sepa cuales son las diez mejores hierbas para plantar, cuanto crecen, y para que comidas se pueden utilizar

Cómo librarse de las pulgas

Cómo librarse de las pulgas

Las pulgas son transmisoras de enfermedades y pueden incomodar a los animales. Mantener a su mascota y su ambiente limpios es el factor más importante de un programa de control de pulgas exitoso.

Eutanasia en las mascotas: cómo saber cuándo es el momento

Eutanasia en las mascotas: cómo saber cuándo es el momento

Quizás el mayor acto de amor y entrega que usted puede hacer por un animal doméstico que sufre de una enfermedad terminal o está herido seriamente, es llevarlo a su veterinario para que éste le induzca una muerte sin sufrimiento y “humana”, con la eutanasia. Pero es lógico que esta decisión es muy seria, y raramente fácil de tomar.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: