Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Alimento para el alma

Lo que aprendí y tu también debes aprender

Dime qué edad tienes, y te diré lo que te falta aprender

A los 9, aprendí que mi profesora solo me preguntaba cuando yo no sabia la respuesta
A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo
A los 12, aprendí que, si tenia problemas en la escuela, los tenia mas grandes en la casa
A los 13, aprendí que, cuando mi pieza quedaba del modo que yo no quería, mi madre me mandaba a ordenarla
A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque mi padre tenia frustraciones mayores y la mano mas pesada
A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños
A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer
A los 27, aprendí que el titulo obtenido no era la meta soñada
A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera
A los 30, aprendí que cuando mi esposa y yo, teníamos una noche sin los hijos, pasábamos la mayor parte del tiempo, hablando de ellos
A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente si no hay un motivo especial
A los 34, aprendí que se cometen menos errores con la boca cerrada
A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa
A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y ella elige la mas pequeña
A los 42, aprendí que si vas por la vida sin fracasos o preocupaciones, quizás no estas preparado para resolver adecuadamente los problemas o riesgos

A los 44, aprendí que puedes hacer grato el día de otras personas con solo hacer una llamada telefónica, mandar un e-mail o enviar una postal
A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales
A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar unos kilitos
A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en el
A los 64, aprendí que no puedo cambiar lo que paso, pero que si puedo dejarlo atrás
A los 65, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden
A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, perdiste demasiado tiempo
A los 71, aprendí que nunca debes acostarte sin resolver una pelea y reconciliarte
A los 72, aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por que ir fatalmente junto a ellas
A los 76, aprendí que envejecer es importante
A los 91, aprendí que ame menos de lo que hubiera debido y podido

Y hoy,
A los 96, aprendí que todavía tengo mucho por aprender...

Enviado por Luisa. ¡Muchas gracias!

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Lindas reflexiones

Por ANTIGUO


Algo de lo cual no todos podemos decir

Por YAMYELSY


Lo que aprendi y tu tambien debes aprender

Por MACOYITA


Me encantó

Por BETTYWAIN


Mas notas del autor:

La Redacción

El ladrón de bancos más idiota del mundo

No hace falta saber el idioma, esto pasa en cualquier país...

Cómo quitar las manchas

Si quitar las manchas fuera así de fácil

Nunca compre acciones “ganadoras”

Nunca compre acciones “ganadoras”

Es cierto, este consejo parece lo contrario de lo que indicaría el manual del buen inversor. Pero vale la pena pensarlo dos veces...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: