Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Alimento para el alma

Lo que aprendí y tu también debes aprender

Dime qué edad tienes, y te diré lo que te falta aprender

A los 9, aprendí que mi profesora solo me preguntaba cuando yo no sabia la respuesta
A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo
A los 12, aprendí que, si tenia problemas en la escuela, los tenia mas grandes en la casa
A los 13, aprendí que, cuando mi pieza quedaba del modo que yo no quería, mi madre me mandaba a ordenarla
A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque mi padre tenia frustraciones mayores y la mano mas pesada
A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños
A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer
A los 27, aprendí que el titulo obtenido no era la meta soñada
A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera
A los 30, aprendí que cuando mi esposa y yo, teníamos una noche sin los hijos, pasábamos la mayor parte del tiempo, hablando de ellos
A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente si no hay un motivo especial
A los 34, aprendí que se cometen menos errores con la boca cerrada
A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa
A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y ella elige la mas pequeña
A los 42, aprendí que si vas por la vida sin fracasos o preocupaciones, quizás no estas preparado para resolver adecuadamente los problemas o riesgos

A los 44, aprendí que puedes hacer grato el día de otras personas con solo hacer una llamada telefónica, mandar un e-mail o enviar una postal
A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales
A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar unos kilitos
A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en el
A los 64, aprendí que no puedo cambiar lo que paso, pero que si puedo dejarlo atrás
A los 65, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden
A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, perdiste demasiado tiempo
A los 71, aprendí que nunca debes acostarte sin resolver una pelea y reconciliarte
A los 72, aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por que ir fatalmente junto a ellas
A los 76, aprendí que envejecer es importante
A los 91, aprendí que ame menos de lo que hubiera debido y podido

Y hoy,
A los 96, aprendí que todavía tengo mucho por aprender...

Enviado por Luisa. ¡Muchas gracias!

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Lindas reflexiones

Por ANTIGUO


Algo de lo cual no todos podemos decir

Por YAMYELSY


Lo que aprendi y tu tambien debes aprender

Por MACOYITA


Me encantó

Por BETTYWAIN


Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo aprender a ser feliz

Cómo aprender a ser feliz

¿Se puede ejercitar la felicidad? Un profesor de la Universidad de Harvard asegura que es posible. Su revolucionario enfoque habla de la importancia de la dicha cotidiana y de encontrarle un sentido a la vida...

¿Qué son los Chakras?

¿Qué son los Chakras?

Existen puntos de su cuerpo, distribuidos a lo largo de la columna vertebral, que están conectados con niveles de conciencia y estados emocionales. A estos puntos se los llama Chakras.

Hacia una vejez activa

Hacia una vejez activa

La mejor definición de vejez saludable, ¿no es -acaso- poder hablar y decir con esa vitalidad como Celia Cruz: “La Vida es un Carnaval”?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: