Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Alimento para el alma

Lo que aprendí en estos años.

A los 5, aprendí que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina.

En Alemania I


A los 8

A los 8, aprendí que mi padre podía decir un montón de palabras que yo no podía.

A los 9, aprendí que mi profesora solo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.

A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.

A los 11, aprendí que mi mejores amigos eran los que siempre me metían en líos.

A los 12, aprendí que, si tenia problemas en la escuela, los tenia mayores todavía en casa.

A los 13, aprendí que, cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me
mandaba a ordenarlo.

A los 15, aprendí que no debía descargar mi frustraciones en mi hermano menor, por que mi padre tenia frustraciones mayores y la mano mas pesada.

A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.

A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre, cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.

A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.

A los 30, aprendí que cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.

A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.

A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.


A los 36, aprendí que existen dos cosas esenciales para un buen casamiento: cuentas bancarias y baños separados.

A los 38, aprendí que siempre que estoy viajando quisiera estar en casa y siempre que estoy en casa me gustaría estar viajando.

A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama, cuando sobran dos croquetas y elige la menor.

A los 41, aprendí que nunca se conoce bien a los amigos, hasta que se comparten vacaciones.

A los 42, aprendí que si estas llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.

A los 44, aprendí que puedes hacer a alguien disfrutar el día, con solo enviarle una pequeña postal.

A los 46, aprendí que la calidad del servicio de un hotel es directamente proporcional al grosor de sus toallas.

A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales.

A los 49, aprendí que si cuidas bien de tus empleados ellos cuidaran bien de tus clientes

A los 51, aprendí que solo llego tarde al trabajo cuando mi patrón llega temprano.

A los 54, aprendí que el objeto más importante de un escritorio es la papelera de reciclaje.

A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.

A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él y además que no puedo cambiar lo que pasó pero puedo dejarlo atrás.

A los 64, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden.

A los 66, aprendí que las personas que dicen "el dinero no es todo", generalmente tienen mucho dinero.

A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.

A los 71, aprendí que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.

A los 72, aprendí que si las cosas van mal, yo no tengo por que ir con ellas.

A los 76, aprendí que envejecer es importante, si eres un queso.

A los 92, aprendí que todavía tengo mucho por aprender.

 

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

HE APRENDIDO Y ME FALTA POR APRENDER

Por ZPINILLAGU


Mas notas del autor:

La Redacción

Tés e infusiones tranquilizantes

Tés e infusiones tranquilizantes

Te enseñamos a preparar té e infusiones con las principales plantas medicinales que son sedantes naturales…

Dormitorios según el Vastu

Dormitorios según el Vastu

Te contamos cómo ubicar y decorar tu dormitorio según las enseñanas del Vastu Shastra, el Feng Shui de la India

México: placer e historia

México: placer e historia

Cuando uno se decide visitar México, hay algo que tiene que dejar de lado a la hora de pensar el viaje. Es la cuestión de ver si se quiere disfrutar de playas o visitar un lugar con historia arqueológico. ¡Pues en la ruta maya de México se puede hacer todo a la vez!

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: