Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

Límites y padres que crían solos a sus hijos: cómo mantener la armonía

Ser la única persona a cargo de la crianza de un hijo puede ser un inconveniente a la hora de poner límites, ya que no hay con quien compartir esta responsabilidad. Por eso, aquí te proponemos algunas efectivos consejos para obtener resultados concretos.

Todas las parejas de padres tienen su propia metodología para infundir disciplina en sus hijos, la cual van a aprendiendo juntos a medida que el mismos crece. Sin embargo, la situación es mucho más dificultosa si llegara a acontecer una separación, una viudez, o simplemente el padre decide adoptar a la criatura soltero, pues comenzará en estos casos un extraordinario desafío que tendrá que ver con disciplinar al hijo sólo por sí mismo.

 En efecto muchos padres solteros (especialmente quienes son padres adoptivos), separados, viudos, o aquellos que tienen hijos que por alguna otra razón no tienen contacto con su otro padre, encuentran realmente muy dificultoso ser los únicos encargados de promover la disciplina, lo que puede hacerlos sentir como verdaderos déspotas hasta descubrir algunas técnicas efectivas para su nuevo rol.

 En este sentido, se debe saber que las técnicas que más funciona, suelen ser generalmente el resultado de mucho tanteo de prueba y error, lo que se traduce en enfatizar, negociar, dar, recibir, y tener un mayor diálogo padre-hijo.

 Los padres solteros cuyos hijos pasan también un tiempo viviendo con el otro padre, pueden encontrar que, a pesar de que los mismos mantengan un buen nivel de comunicación entre sí, podría haber grandes discrepancias entre los métodos de disciplina utilizada por cualquiera de los dos padres. 

Por eso, los padres de este tipo de familias separadas, probablemente tendrán más dificultad para aplicar la disciplina, debido al desequilibrio causado entre dos diferentes conjuntos de reglas. Sin embargo, siempre es bueno tener un propio sistema de disciplina, al margen de lo que suceda en otras casa, y estableciendo claramente las diferencias entre los hogares.  

Conociendo la diferencia entre castigo y límites

 Los términos “límites” y “castigo”, se utilizan muchas veces como sinónimos, lo cual lleva equivocar el diferente significado entre cada uno de ellos. De hecho, el castigo podría ser tan sólo uno de los métodos que los padres pueden aplicar para inculcar límites a sus hijos.

 Básicamente, límites significa: 

1. Enseñar mediante la instrucción y la práctica, fundamentalmente para lograr un autocontrol por parte del niño.

 2. Enseñar a obedecer las reglas o aceptar la autoridad.

 3. Castigar sólo para tener el control en la relación, o imponer la obediencia.

 4. Imponer orden a la vida, como por ejemplo disciplina para los hábitos de estudio del niño.

 Básicamente, castigo significa:

 1. El acto de castigar.

 2. Una pena impuesta por una transgresión de las normas (en este sentido, los especialistas piensan que la severidad del castigo debe ser de acuerdo a la clase de obligación que se ha violado). 

Así, podemos ver que el castigo es simplemente un método por el cual un padre, tutor, o maestro, suelen transmitir una disciplina a un niño, de manera que este aprenda a comportarse apropiadamente por sí mismo, con autonomía y autocontrol.

 Otras medidas disciplinarias efectivas en la instrucción de los niños, además del castigo, son las recompensas, los premios, la consistencia, el ponerlos de ejemplo, y el elogio. Pero esto, nos puede llevar a otra duda…

 Eligiendo la opción más eficaz: ¿Recompensas o Castigos?

 Algunos padres piensan que un sistema de recompensas es muy efectivo para generar y alentar una buena conducta. Otros, en tanto, rechazan estos premios para sus hijos por considerar que el chico debe actuar como se supone que debe actuar, sin esperar nada a cambio, y en su lugar creen que, en todo caso, deberían ser castigados por una conducta inaceptable.  

En realidad, no existe ninguna fórmula mágica ni ciento por ciento eficaz. De hecho, los castigos y las recompensas pueden funcionar o fallar, dependiendo de la situación y el contexto, el temperamento del niño, la relación del mismo con el padre, y el grado de consistencia que tenga este último para aplicar los métodos de disciplina.

 Enseñar a un chico a querer hacer lo que se supondría que efectivamente debería hacer, puede ser logrado de manera rápida y directa si simplemente se sigue una progresión natural, y se utilizan los elementos más apropiados de instrucción disciplinaria para cada situación. Para esto:

 Se debe ser claro en lo que se espera, con órdenes y directas y sin ambigüedades. Por ejemplo: Es tiempo de prepararse para ir a la cama. Apaga el televisor, cepíllate los dientes, y apaga la luz del velador.

 Si el niño responde positivamente a sus órdenes, podría recompensarlo con el  reconocimiento y el elogio, pero no con un gusto o premio, ya que lejos de incentivarlo, lo estará haciendo actuar por una relación causa (la orden) efecto (la recompensa) y cuando no la obtenga, no se manejará de la misma forma. Por ejemplo: Has hecho un gran trabajo preparándote solo para la cama. ¡Eso demuestra que ya eres más adulto! Las "recompensas" cariñosas tales como los abrazos y los besos, aumentarán el amor propio de su niño y lo motivarán y alentarán para querer triunfar y complacerlo a usted y a él mismo.

 Si su hijo o ignora o rechaza sus pedido, entonces será tiempo de realizar una advertencia de forma clara e inmediata. Por ejemplo: Te voy a decir sólo una vez que es tiempo de prepararse para la cama.

 Si la advertencia no ha sido tomada en cuenta, entonces se deberá relacionar rápidamente su instrucción con un castigo apropiado. Por ejemplo: No habrá postre durante la cena si en el día anterior no te preparas para ir a la cama cuando yo te lo pida. Por su puesto, por más dolor que le causen, será esencial que cumpla estas amenazas: sólo así le estará haciendo un bien a la educación de su hijo.  

Cuándo un chico aprende que usted sabe muy bien lo que dice, comenzará a entender que lo mejor, tanto para él como para sus padres, es complacer sus instrucciones, y lo peor, es no hacer caso de las mismas.

Seguramente, tener su aprobación y una respuesta amorosa y pacífica llegará a ser toda la recompensa que su hijo esté esperando, y evitar acciones que lo lleven a tener castigos efectivos de su parte será otro de sus anhelos. Esa será la disciplina en la que todos ganarán.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo hacer cajas decoradas con fotos

Cómo hacer cajas decoradas con fotos

Sepa hacer delicadas cajas decoradas con fotos para guardar recuerdos y mantenerlos en perfecto estado por mucho tiempo...

Postizos para verse más bella

Postizos para verse más bella

El postizo está en su mejor momento. Desde extensiones de pelo hasta pestañas postizas, estos recursos que disimulan carencias y muestran lo mejor de nosotras están ganando cada vez más adeptas...

Hot yoga

Hot yoga

En qué consiste esta práctica ideal para el invierno y cuáles son los beneficios de esta variante del yoga 

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: