Home > > Humor

Chistes Feministas y machistas

Las mujeres nunca mienten

Un día, una ama de casa buscaba unos palos para su cocina de leña con el fin de hacer el almuerzo para su familia...

Un día, una ama de casa buscaba unos palos para su cocina de leña con el fin de hacer el almuerzo para su familia.

Estaba cerca del río, cortando una rama de un árbol caída, cuando se le escapó el hacha  de la mano y fue a parar dentro del río.

La mujer suplicó a Dios y  Él apareció. Le preguntó:

¿Por qué estas llorando, querida mujer? La mujer le respondió que su hacha se había caído al río. Dios entró  en el río, sacó un hacha de oro y le preguntó: ¿Es ésta tu hacha? La noble mujer le respondió: No, Dios, no es ésa. Dios entró nuevamente en el río; esta vez sacó  un hacha de plata y volvió a preguntar:

¿Ésta es tu hacha,  mujer?

No, Dios, tampoco es ésa. Dios volvió nuevamente al río, sacó un hacha con cabo de madera y de nuevo preguntó:

¿Es ésta tu hacha?

Sí, respondió ella, ésa es. Dios estaba tan contento con la sinceridad  de la mujer  que la mandó de vuelta a su casa, regalándole las otras  dos hachas, la de oro y la de plata.

Otro día, la mujer y su amado marido estaban paseando por los campos cuando él tropezó y  cayó en el río. La infeliz mujer, que no sabía nadar, se puso a suplicar a Dios, Él  apareció y  le preguntó:

Mujer, otra vez tú, ¿por qué estás llorando? La mujer  respondió que su esposo había caído en el río y  se había ahogado.

Inmediatamente, Dios se tiró de cabeza al río, sacó de los pelos a Brad Pitt y le preguntó a la mujer: ¿Es éste tu marido? Sí..., sí, asintió la mujer.

Entonces Dios se enfureció: Eres una mujer mentirosa, exclamó. Pero rápidamente la mujer le explicó: Dios, Usted perdone, pero fue un malentendido. Si yo hubiera dicho que no, entonces Ud.

me habría traído a Mel Gibson del río, y si le hubiera vuelto a decir que  tampoco era él, Ud. me habría traído a mi marido, y cuando dijera que sí, Ud. me mandaría para mi casa con los tres hombres.

Mas yo soy una humilde mujer y no podría cometer trigamia. Por eso es por  lo que dije sí  al primero de ellos. Dios halló justo el comentario de la mujer y la perdonó.  

Moraleja de esta historia: "Las mujeres mienten tan bien que hasta  Dios les cree"

Enviado por Augusto. ¡Muchas gracias!

Si quieres agregar más sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestros libros gratis de chistes judíos haciendo clic aquí.
O inscríbete gratis en nuestro Taller de la Risa y Curso de Risoterapia, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Islas Galápagos

Islas Galápagos

Situadas a 900 kilómetros de Ecuador, las Galápagos están conformadas por trece islas volcánicas, seis pequeñas islas y más de cien islotes. Aunque la estrella del archipiélago es la tortuga de mar, hay muchas especies que merecen ser descubiertas...

Autónomos: La Importancia de la Planificación Previsional

Autónomos: La Importancia de la Planificación Previsional

La brecha previsional entre el autónomo y el empleado en relación de dependencia es en general muy grande y, consecuentemente, también lo es su necesidad de ahorro y protección.

Que hacer cuando un impostor roba su identidad

Que hacer cuando un impostor roba su identidad

Le puede suceder a quien sea. El mercado se niega a aceptar sus cheques porque usted tiene un historial de cheques rebotados. Pero usted tiene un historial de crédito perfecto y siempre paga sus cuentas a tiempo. ¿Qué pasó?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: