Home > Vida cotidiana > Mascotas

Perros

Las mascotas y las dietas vegetarianas

Naturalmente las necesidades alimenticias de las mascotas son diferentes a las de los humanos, y no siempre lo que es bueno para los humanos lo es para perros y gatos. Y las dietas vegetarianas no son la excepción.

Muchas personas se entusiasman con la vida vegetariana, tanto por razones de salud o éticas. Por filosofía, algunas personas eligen extender su dieta vegetariana a sus mascotas, impulsadas por los avisos publicitarios de comida para perros y gatos.

 

Hay un grupo de alimentos e ingredientes que deben incluirse o excluirse de la dieta vegetariana. La mayoría de los derivados de la carne están excluidos de la dieta (como el bife, cerdo, cordero, aves y a veces pescado).

 

Una dieta más estricta también excluye alimentos derivados de animales, como el huevo y los lácteos. Quizás el caso extremo lo representa la dieta vegana (únicamente vegetales), donde todos los alimentos e ingredientes que incluyendo vitaminas y minerales, son excluidos tanto como los alimentos derivados de los animales.

 

Los alimentos deben estar combinados en proporciones apropiadas, tanto las dietas vegetarianas o veganas pueden ser nutritivas y sabrosas para las personas. Pero ¿es así para perros y gatos?

 

Para poder responder esta pregunta, debemos considerar la anatomía y psicología de un perro y un gato. Ambas especies son carnívoras, aunque el perro también puede considerar omnívoro (come carne y vegetales). Comparando las piezas dentales de los perros y gatos con las de los humanos y los herbívoros (vaca o caballo), se puede observar que las primeras están naturalmente preparadas para masticar tejido animal.

 

El aparato intestinal, comparado con el de los humanos y especialmente con el de una oveja o caballo, también indica que no está preparado para digerir grandes cantidades de vegetales. Los requerimientos nutricionales, como la necesidad de altas dosis de proteína y calcio, reflejan las limitaciones dietarias.

 

Los gatos son incluso más específicos en sus necesidades alimenticias, debido a que son carnívoros al ciento por ciento. Por ejemplo, los gatos no pueden transformar la beta-carotina, que se presenta en zanahorias y otros vegetales, en vitamina A. De hecho, precisan la vitamina A casi transformada, que poseen el hígado o los aceites del pescado. Los gatos también necesitan taurina (un aminoácido) y un “ácido arácnido”, que se encuentra principalmente en tejidos animales.

 

De todos modos, ambas especies (perros más que gatos) pueden comer vegetales, pero no solamente estos alimentos como las vacas o las ovejas.

 

¿Por qué alimentar a las mascotas con una dieta vegetariana?

 

Mucha gente considera que las dietas vegetarianas son más saludables que las tradicionales dietas americanas, que incluye alimentos derivados de animales. Y aplican ese concepto a sus perros y gatos. Sin embargo, los argumentos utilizados (comer más sano, más natural) no deberían aplicarse a las mascotas.

 

Por ejemplo, ni perros ni gatos sufren problemas como el colesterol alto ni enfermedades del corazón, así como los humanos. De hecho, una reducción de grasas saturadas y colesterol a través de la disminución del consumo de carne en las mascotas no representa un beneficio para ellas.

 

Otra preocupación puede ser la contaminación bacteriana de la carne, que puede causar enfermedades en las mascotas. Esto puede transformarse en un problema si la carne está cruda o poco cocida, pero de todas maneras representa un riesgo menor que frutas y vegetales crudos.

 

Algunas dietas vegetarianas también ofrecen la ventaja de prevenir alergias a ciertos alimentos. La verdadera incidencia de los alimentos alérgicos en las mascotas en muy baja. De hecho, las alergias pueden también ser causadas incluso ingiriendo alimentos verdes. Entonces bajar la cantidad de carne, no ayuda mucho a prevenir alguna alergia.

 

Otra razón por la que una persona alimenta a su mascota con una dieta vegetariana es porque profesan una filosofía opuesta al consumo de alimentos derivados de los animales, incluso para sus mascotas. Por más que estos sean asuntos personales, es poco natural restringir las carnes a las mascotas. Eliminar este tipo de comida en las mascotas, únicamente por convicciones personales, no es lo más recomendable para la salud de estos animales. Por fortuna, hay otras mascotas que son vegetarianas y que usted puede llevar a su casa como los pájaros, conejos, iguanas, entre otras.

 

Problemas potenciales

 

Los requerimientos nutricionales para perros y garos son muy diferentes a los de los humanos. Una dieta vegetariana puede cubrir perfectamente las necesidades nutricionales de una persona, pero no de un perro o gato. Es posible, aunque muy complicado, desarrollar dietas para perros y gatos.

 

La Asociación Americana de Control Oficial de Alimentación (AAFCO, por sus siglas en inglés) ha desarrollado una ficha de alimentación para perros y gatos (AAFCO Dog and Cat Food Nutrient Profiles) que detalla las necesidades nutricionales de estos animales. Cumplir con todos los requisitos no es tarea fácil, pero se complica más si solo se utiliza alimentos vegetarianos (especialmente la dieta vegana).

 

Por ejemplo, las proteínas y el calcio que necesitan estas mascotas son mayores al de los humanos. Estos nutrientes son más fáciles de encontrar en los alimentos derivados de los animales. Algunas plantas, como la soja, tienen un alto nivel de proteínas, pero no está balanceada con los aminoácidos como la mayoría de los alimentos derivados de animales.

 

Los perros y gatos también necesitan de vitamina B12, que no se encuentra en todas las plantas. Todos los animales necesitan de esta vitamina, pero los omnívoros como la vaca o la oveja pueden transformar su propia vitamina a través de la acción de una bacteria que funciona dentro de sus aparatos gastrointestinales, proveyendo nutrientes como el cobalto (presente en plantas).

 

Como se menciona más arriba, el gato es más complejo en sus necesidades alimenticias y tiene mayor dificultad en encontrar los nutrientes en alimentos que no son derivados de los animales. ¿Podrían estos nutrientes ser reemplazados por sustitutos sintéticos? Sí, teóricamente es posible formular una dieta que reúna las necesidades específicas con aditivos sintéticos. Sin embargo, la alimentación se volvería más cara y no es muy seguro hacerlo de esta manera. Puede que estos alimentos sean efectivos en “los papeles”, pero pueden no provocar el efecto esperado.

 

Por ejemplo, las plantas contienen fitatos, unas sustancias que “atrapan” el calcio y otros minerales, disminuyendo su “biodisponibilidad”. Por más que los minerales sean provistos a niveles adecuados, no serán debidamente absorbidos, ni utilizados por el animal. Hay algunos indicadores de las fichas de la AAFCO que muestran la disminución de biodisponibilidad de los nutrientes, pero en base a que su mascota es alimentada con alimentos derivados de animales y vegetarianos. Es imposible saber los niveles cuando la dieta es únicamente a base de vegetales.

 

De todas maneras, la mejor dieta con todos los requerimientos necesarios es mala si la mascota no come los alimentos. Si bien a los perros les encantan las galletas o las frutas y a los gatos ciertas plantas, los alimentos que no contienen nutrientes derivados de animales pueden no ser sabrosos, por lo tanto darle solo vegetales a sus mascotas puede llegar a ser imposible. Incluso si su gato o perro llevan una dieta vegetariana, no estarán comiendo lo suficientes nutrientes.

 

Dieta vegetariana

 

Antes y después de decidir si le va a dar una dieta vegetariana a su mascota, considere estos factores:

 

1.     ¿Por qué estoy eligiendo esta alimentación para mi mascota? Debería hacer un balance entre los beneficios y los riesgos para la salud de su perro o gato. El dilema ético de alimentar a una mascota con productos derivados de animales debería ser menos fuerte que el dilema de alimentar correctamente su animal.

 

2.     ¿Esta dieta completa las necesidades nutricionales de mi mascota? Muchas dietas son poco serias o no están balanceadas. Los testimonios o las historias exitosas no tienen un sustento científico. Deje de lado los productos comerciales que no tengan los requerimientos exigidos por la AAFCO. La etiqueta debería decir que está aprobado por la AAFCO.

 

3.     ¿Cómo está resultando? Luego de un mes o dos de dieta, observe cómo está su mascota y compare su estado con el período anterior de la dieta. ¿Perdió peso? ¿Cómo está su piel o la cola? ¿Está desganado? Consulte a su veterinario para que le brinde una visión profesional.

 

Fuente: FDA (USA)

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Para Geraldine y Andreita!!

Por SUPERTIGER


Las mascotas y dietas vegetarianas

Por AURORA_MX


Me parece bien...

Por CINTY977


no creo en lo que dicen

Por GERALDINE1979


Mas notas del autor:

La Redacción

Evita errores con el seguro del coche

Evita errores con el seguro del coche

¿Estás realmente seguro con el seguro de tu auto?

Ensalada de lechuga y gladiolos

Ensalada de lechuga y gladiolos

Las flores también tienen un lugar en la mesa moderna, como lo demuestra esta ensalada de lechuga y gladiolos

Seguridad total en el mar

Seguridad total en el mar

El mar es sinónimo de diversión, frescura, e incluso poesía, pero puede también esconder grandes peligros. En esta nota, todas las medidas de prevención que debe conocer un bañista antes de entrar en él, y cómo reaccionar ante una emergencia.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: