Home > Salud y Bienestar > Psicología

Pareja y Familia

La violencia en la familia

Las distintas formas de violencia que solemos sufrir tienen resonancias emocionales personales en cada uno de nosotros y forman parte de nuestras experiencias cotidianas en las más disímiles circunstancias.

El Diccionario de la Real Academia Española explica que “violentar” es “la aplicación de medios sobre personas o cosas para vencer su resistencia”.

Así, se ha definido a la violencia como “el uso de una fuerza, abierta u oculta, con el fin de obtener de un individuo o de un grupo lo que no quieren consentir libremente”, y según el Consejo de Europa la violencia familiar es definida como “Toda acción u omisión cometida en el seno de la familia por uno de sus miembros, que menoscaba la vida o la integridad física o psicológica, o incluso la libertad de uno de sus integrantes, que causa un serio daño al desarrollo de su personalidad”.

Así entendida , la violencia siempre es una forma de ejercicio del poder mediante el empleo de la fuerza (ya sea física, psicológica, económica, etc.) e implica la existencia de un “arriba y un abajo”, reales o simbólicos.



Para que la conducta violenta sea posible tiene que darse un cierto desequilibrio de poder, que puede estar definido culturalmente o por el contexto, o producido por maniobras interpersonales de control de la relación.

Podemos afirmar que si bien a lo largo de la historia la familia ha sido concebida como lugar de ”refugio, remanso y bienestar para los sujetos que la componen; célula básica afectiva que moldea a los individuos, les otorga sentido de pertenencia y ayuda a formar la subjetividad y donde se aprende la reciprocidad social”, también es portadora de núcleos generadores de violencia y autoritarismo que atentan contra el individuo.

La violencia dentro del núcleo familiar (violencia hacia la mujer, maltrato de los padres hacia sus hijos, maltrato de los hijos adultos a sus padres ancianos), no constituye un problema ni moderno ni reciente, y por el contrario ha sido una característica de la vida familiar desde tiempos remotos.

Es sólo recientemente que comienza a concientizarse como fenómeno muy grave y que daña la salud de la población y el tejido social.

El reconocimiento del fenómeno se debe a múltiples factores.
En primer término, la familia ha dejado de ser un reducto privado infranqueable, sujeto a las decisiones internas y a la autoridad de quien la gobierna. Las políticas estatales mundiales tienden a la protección integral de la familia y de los miembros que la componen, la autoridad del "Padre de familia” ha declinado, se ha modificado la posición de la mujer en la sociedad y el niño es considerado sujeto de derechos.

La neutralidad del poder público desaparece ante circunstancias que ponen en peligro la integridad de las personas en el seno familiar.

El resguardo de la intimidad doméstica no excluye el apoyo o auxilio de la comunidad. Para eso deben conocerse los conflictos y problemas que afectan la dinámica familiar.

Se ha debido luchar muy duramente para correr la imagen idílica que portaba el concepto de familia, y que oscurecía el reconocimiento de hechos aberrantes cometidos en el seno de la misma.

La observación clínica, la investigación empírica, las noticias periodísticas, y los boletines informativos, nos describen dolorosos actos de violencia entre esposos, de adultos hacia los niños a su cuidado, y hacia los ancianos dependientes en el núcleo familiar.

Todos estos hechos han acrecentado la conciencia pública y nos han obligado a reconocer que la violencia en el interior de la familia es un fenómeno común de nuestra sociedad moderna y que atraviesa todos los niveles socioeconómicos y culturales.

Algunos datos extraídos de realidades de varios países nos ponen a tono con la magnitud del problema.

Noticias de Gran Bretaña basadas en archivos policiales y de la Corte indican que el 42% de los asesinatos incluyen “disputas domésticas” y un tercio de las víctimas de la violencia doméstica son niños. La Sociedad Nacional para la prevención de la Crueldad hacia los Niños (Reino Unido) informa que de tres a cuatro niños mueren por semana víctimas de malos tratos por parte de sus padres.

En los EE.UU., aproximadamente el 40% de los homicidios son el resultado de la violencia en el interior de la familia.

El índice de homicidios producidos por violencia intrafamiliar es similar para el Reino Unido (42%) y Australia (44%).

Cifras similares aunque no oficiales se manejan en los países latinoamericanos.

Esta compleja realidad encuentra a nuestro sistema social inadecuadamente preparado para aliviar el sufrimiento de las víctimas y sus familias.

Las disciplinas involucradas en la detección, intervención, y tratamiento (medicina, educación, servicios sociales, servicio de justicia, salud mental) no cuentan con el entrenamiento adecuado y específico.

Las políticas sociales no responden a las realidades emergentes. Los servicios sociales y de salud, el sistema de justicia criminal y civil lidian con el problema sin adecuadas medidas de seguimiento y con incompetencia técnica del personal asignado.

La comunidad en general experimenta alienación, confusión y falta de información básica acerca de cómo trabajan los distintos servicios de la red y su interdependencia.

¿Por qué la Violencia en la Familia?

La familia, como una organización social, se ordena jerárquicamente de acuerdo con principios que varían históricamente.
Sin embargo, hay uno que se ha mantenido estable a través de los siglos: el de la estructuración jerárquica en función de la edad y del sistema de “género”.

Esto es, las creencias y valores sostenidos culturalmente acerca del comportamiento de hombres y mujeres, de las relaciones entre ellos y de las características de los sexos.

Las consideraciones valorativas acerca de lo que es predominantemente masculino y femenino, determinan los modelos sociales acerca del lugar del hombre y de la mujer, de las relaciones en el seno de la familia, del lugar de los hijos.

Así se forman supuestos implícitos que subyacen a la organización familiar, y que regulan la distribución del poder entre sus miembros. Algunos de estos supuestos implícitos culturalmente son:

1) La familia está organizada en jerarquías de poder desiguales entre hombres y mujeres.

2) La desigualdad proviene de un ordenamiento biológico entre los sexos que otorga superioridad al hombre.

3) Las mujeres están destinadas a ejercer funciones maternales, más allá de su capacidad reproductiva.

4) Es esta condición natural la que les otorga características de debilidad, pasividad y sensibilidad.

5) Los hombres dominan la naturaleza por medio de la intrusión, la acción y la fuerza.

Hay otro conjunto de supuestos implícitos que gobiernan las relaciones con los hijos, que "legitiman” socioculturalmente las acciones violentas hacia ellos:

a) Los hijos son propiedad privada de los padres.

b) La aceptación del uso de castigos físicos como método educativo.

c) Todo lo que pasa entre las cuatro paredes del hogar es de incumbencia exclusiva del ámbito privado.

Según algunos autores, el grado de potencialidad de violencia en una familia está dado por:

I) El grado de verticalidad de la estructura familiar

II) Grado de rigidez de las jerarquías

III) Creencias en torno a la obediencia y el respeto

IV) Creencias en torno al valor de la disciplina y el castigo

V) Grado de adhesión a los estereotipos de género

VI) Grado de autonomía de los miembros

Todos estos supuestos, implícitos y consensuados socialmente, corresponden a un modelo autoritario de familia, donde el respeto no es entendido como reciprocidad entre los miembros, sino que es definido a partir de una estructura de poder vertical.

La dependencia de los más débiles frente a los más fuertes se refuerza, y la autonomía se vuelve un derecho no reconocido igualitariamente para todos los miembros del sistema familiar.

Para aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

La familia patriarcal fomenta la violencia

Por BLANESTROD


hola

Por SOY CHIDA


hola

Por SOY CHIDA


violencia , las encubiertas son las peores

Por ROSAPISANU


Mas notas del autor:

Mario Casale

Cosas imprescindibles para recibir a un bebé

Cosas imprescindibles para recibir a un bebé

El entusiasmo y la ansiedad pueden llegar a jugar una mala pasada. Antes de lanzarse a comprar cosas para el bebé que no son necesarios, lo mejor es identificar analizar con calma las que son básicas y que no pueden faltarle...

Como mantener tus amistades luego de ser madre

Como mantener tus amistades luego de ser madre

4 consejos para que las madres mantengan sus amistades después de tener hijos...

La genealogía no es sólo un hobbie: restitución de propiedades en Europa Oriental

La genealogía no es sólo un hobbie: restitución de propiedades en Europa Oriental

En los últimos años surgió una nueva aplicación práctica de la genealogía: el reclamo de propiedades robadas por los nazis y/o expropiadas por los gobiernos comunistas de Europa Oriental.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: