Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Alimento para el alma

La vida es un momento

La vida es un momento, es un pasaje, es un recuerdo,es alegría o es un lamento.Pasa todo y el momento se borra, se empieza en un círculo y nunca queda nada.


Hoy estás y mañana quien sabe, hoy reís y mañana quien sabe,

hoy estás con alguien y mañana quizás tengas aquel

recuerdo de ese momento.

Nada y nadie va a ser eterno solo hay que vivir el momento

y disfrutar minuto a minuto el tiempo.

Un momento es la vida, un espacio que se olvida

y con una vela encendida te mirás y te hablás

y te das cuenta de la diferencia de la vida.

10/08/96.

Consejos

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya

sin que al partir te inquiete.

Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya,

porque la vida es larga y el arte es un juguete.

Y si la vida es corta

y no llega la mar a tu galera,

aguarda sin partir y siempre espera,

que el arte es largo y, además no importa.

24/5/98.

El sueño de un tren perdido

Se me fue huyendo por otro camino,

pensé que podía alcanzar el tren y se me fue, y ella también.

Perdí la oportunidad de decirle cuanto la amaba y esa oportunidad

ya no vuelve, y mis palabras ya no pueden volver atrás, todo terminó,

pero nunca empezó.

El sentirnos nuestra voz mutuamente parece descifrar enigmas importantes

pero las respuestas murieron en el intento.

Sensaciones inolvidables, horas puestas en un nuevo corazón que se borró

o que no supe aprovechar ese instante, ese momento divino

que hasta el día de hoy lamento,

pero siempre tendré la mejor imagen que yo no supe correr hasta

las vías del andén y cuando quise ya era tarde

y ese tren se había marchado.

30/11/99.

Equilibrio

En la vida se gana y se pierde, le dicen el debe y el haber.

El equilibrio se logra cuando dentro de un ola sensación energética

se refleja en el espíritu, quiere decir que hay armonía

y se encuentra bien consigo mismo.

A veces ganando se pierde, porque en la sensación de nuestro espíritu,

lo sentimos así y también perdiendo se gana, cuando nuestro espíritu

asimila el impacto sin desdoblarse, templándonos y nos sentimos bien.

Es el balanceo de la energía positiva y negativa que maneja

nuestras vidas para poder equilibrar nuestras emociones que están

llenas de angustias y alegrías.

El equilibrio pasa cuando aprendemos a conocer, cuando estamos

sobrecargados de energía, sea esta positiva o negativa,

que son las que determinan nuestras actuaciones frente a los demás

sin pensar que también tienen el déficit del debe y el haber.

Cuando aprendemos a armonizar nuestra energía positiva y negativa,

es cuando logramos que aquellos que nos rodean se relacionan con ella

y por transmisión convivan con uno y la gracia espiritual que se logró.

El equilibrio lo encuentra uno cuando lo busca, sino se vive en la nebulosa

de la crisis emocional, llorando siempre el bien perdido sin valorar aquello

en que la vida nos ha gratificado, dando lugar a la energía negativa

que se apodere de nuestro espíritu y lo lleve por el camino de la depresión

que no es más ni menos la enfermedad del espíritu.

16/03/98.

 

 

 

 

 

 

Compartir |

 

Fernando Hugo De Renzi

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Fernando Hugo De Renzi

Mostrar al otro yo

Mostrar al otro yo

Déjate llevar por tus impulsos, dejá que tu corazón sienta que decida y sientas un descargo a vos mismo...

Perdiendo un amor

Perdiendo un amor

Indiscutiblemente la marea se la está llevando...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: