Home > Dinero > Empleo

Empleo después de los 40

La Segregación de la Sabiduría

La discriminación que aqueja a las personas mayores, la exclusión laboral por edad, y los roles que cumplen el Gobierno y la sociedad, fueron los temas de conversación con José Manuel Martínez en vísperas de las jornadas denominadas “La Cuestión del Otro: Discriminación y Grupos Vulnerables”.

Pagina nueva 1

Tema correspondiente el programa de En Plenitud

Tema correspondiente al programa de En Plenitud

Los teléfonos suenan y él se acomoda entre sus papeles y tarjetas

Los teléfonos suenan y él se acomoda entre sus papeles y tarjetas, para comenzar la charla con EnPLenitud:

“Estamos tratando de elaborar un nuevo enfoque...apenas llegamos al instituto (INADI), uno de los ejes con que empezamos a trabajar fue con los problemas de las franjas sociales, la de los menores de 20 y la de los mayores de 65... esto es la discriminación por edad”, relata Martínez desde el otro lado del escritorio.

-¿Qué pasa con los mayores de 65?

Los mayores no tienen una categoría...la que tienen los saca del proceso de serialización. Cuando se tiene más de 65, se pasa a ser “pasivo”. A estar fuera del sistema productivo que está acotado dentro del sistema.

Lo que sucede es que están fuera del proceso de serialización, destinada a las personas de entre 20 y 65. ¿Qué cosas se serializan?... esencialmente el sistema laboral.

-¿Que rol tiene la sociedad en este problema?

La sociedad hace mucho más de lo que debería hacer por los adultos mayores. En la Argentina hay un índice muy bajo de institucionalización de las personas mayores -la utilización de geriátricos- ¿por qué?

Porque hay resistencia, o sea, una familia no está feliz con internarlo en un geriátrico, prefiere primero ver la posibilidad de que una mujer vaya a cuidarlo a su casa, se tratan de buscar soluciones previas.

-¿Por qué cree que se olvida a una generación que en términos prácticos, es la única fuente de memoria, continuidad y sabiduría?

Nadie se pregunta acerca de la sabiduría. Lo importante hoy, es estar informado. Se es sabio recién cuando se puede hacer la síntesis entre el conocimiento y la experiencia, y un prerrequisito de la sabiduría es la edad... no se puede ser sabio a los 20 años. A esa edad se puede ser muy inteligente, muy informado, muy capaz, pero nunca sabio.

-Ante esta exclusión de los valores y de las personas según su edad ¿Qué puede hacer el INADI?

EL INADI denuncia públicamente estas situaciones y esta organizando jornadas como las del 4 y 5 de diciembre. En segundo lugar, denunciamos que muchas personas quedan fuera del sistema, simplemente por estar dentro de un ciclo biológico inevitable.

Es una determinación arbitraria al punto de que por ejemplo en el Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), se produjo un terrible conflicto, porque querían jubilar a los investigadores, a los 65 años...cuando a los 65 están en la plenitud de su capacidad de investigación, teniendo por delante 10 o 15 años más, en donde comenzarán a dar resultado los conocimientos acumulados en la etapa anterior.

Pero puede pasar cualquier cosa en un país en donde el Ministro de Economía mandó a los investigadores científicos a lavar los platos.

-Ante este desconcierto generalizado en la organización de las estructuras de apoyo para los adultos mayores ¿no es posible volver a la cultura de respeto y consideración que reinaba antes?

La sociedad todavía no ha perdido su capacidad de reflejos, lo que si tenemos, es una sociedad permeable a los discursos de penetración cultural. Imagínense una familia de 1930... constituida en torno al núcleo familiar: las lecturas, que en esa época se daban mucho porque no había televisión; las radios -aunque no todo el mundo tenía una- pero tampoco era objeto de reunión en las cenas.

La familia charlaba durante las comidas. O sea, había una cultura de transmisión oral y de interacción, mucho más rica. En ese espacio, el adulto mayor tenía un lugar predominante. Era la experiencia y se la respetaba, su voz tenía autoridad y su figura era preeminente. Se le pedían consejos.

En la cultura moderna, que está invadida por la televisión, los ruidos, los mensajes bomba, la cena no es un lugar de reflexión o de charla y el adulto en ese esquema perdió su lugar, pasa a estar relegado.

Aparte, la cultura de la admiración de lo moderno, también funciona como disparador de la relegación del mayor.

-¿Qué espacios existen y cuales podrían crearse, a favor de los adultos mayores?

En realidad, no existen lugares de apoyo a personas que sufren la discriminación. Nosotros estamos tratando de poner en movimiento a toda esa enorme masa de gente que tiene una fuerza impresionante y sobre todas las cosas tiene un valor importantísimo: tienen todo el tiempo del mundo, y ese tiempo hoy por hoy es poder, que pueden utilizar para ganar espacios dentro de la sociedad.

-¿Cómo tienen que reaccionar los adultos ante este fenómeno discriminatorio instalado?

Deben revelarse sin negar su identidad, sino con el fuerte impulso de lograr un legítimo espacio propio, que no sea el deformado por los más jóvenes.

La humanidad deberá tender a recuperar los valores perdidos, para poder hacer al mundo viable nuevamente. Tenemos que crear conciencia en torno a la magnitud del problema.

-¿Qué temas se tratarán en las jornadas “La Cuestión del Otro: Discriminación y Grupos Vulnerables”, los próximos 4 y 5 de diciembre en la Cámara de Diputados?

Serán jornadas de discusión sobre la problemática de la discriminación en nuestra sociedad, pero fundamentalmente se presentan en escena los 4 programas de prevención: “Discriminación contra Inmigrantes Refugiados y Poblaciones Indígenas”; “Discriminación a las Personas con Discapacidad”, “Discriminación a Adultos Mayores”; y “Prevención de la Discriminación por Género”.

Esos son los sectores de mayor vulnerabilidad a la discriminación. Están condicionados culturalmente para aceptar la discriminación como una cosa natural. Y como repito es fundamental comenzar con este movimiento de personas, en búsqueda de un país que luche por un espacio para cada una de las franjas sociales, y por su puesto, por un país viable para todos.

 

 

 

 

Gustavo Pereira

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

EXCELENTE ARTICULO

Por AKHENATON


Mas notas del autor:

Gustavo Pereira

Los problemas de los mayores homosexuales

Los problemas de los mayores homosexuales

Muy pocos estudios han examinado las experiencias de las personas mayores bisexuales y transexuales. Las investigaciones existentes sugieren que están satisfechas con sus vidas y que las preocupaciones que manifiestan sobre el envejecimiento son a menudo las mismas que expresan otras personas mayores, pero también destacan varios temas que son de particular importancia para las personas mayores LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales)

¿Cómo combatir la artrosis de rodilla?

¿Cómo combatir la artrosis de rodilla?

La artrosis en las rodillas es una enfermedad muy común que aparece con la edad. Conoce como evitar y reducir esos dolores…

¿Cómo combatir los efectos de la menopausia?

¿Cómo combatir los efectos de la menopausia?

La sudoración es uno de los efectos más comunes y molestos en la posmenopausia. Aprende a disminuirlo con remedio naturales…

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: