Home > Amor y sexo > Sexualidad

A cualquier edad

La rutina matrimonial, ese arma de doble filo

“Si no vamos del talle a la cama, del beso a la vida… el amor se acaba”, sentencia con mucho tino una canción de moda. ¿Estamos a tiempo de evitarlo?

La rutina diaria y la pareja 

Una de las cuestiones más importantes en nuestra vida es cuidar y multiplicar nuestros afectos; ser cariñosas y atender a  las personas que amamos para que, a su vez, seamos atendidas y queridas.  

En la esfera íntima, todo el mundo sabe la categoría que alcanza en nuestra calidad de vida las gratificaciones de un buen sexo, de una vida en armonía. Entonces ¿qué pasa? ¿Por qué no nos preocupamos más por esas parcelas de nuestra vida?   

El psicólogo Ángel Roca Perara, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana,  tiene el criterio de que muchas veces la costumbre y el desgaste cotidiano vencen la ilusión.  

Entonces, los antes amorosos amantes ya no se besan, desconocen los más íntimos deseos de su pareja; ni siquiera  preguntan y de igual manera tampoco piden gratificar los propios. Quizás porque esperan una negativa o una formal complacencia que tal vez sea peor. Las fantasías se acaban y el repertorio de intercambios verbales en torno al ámbito erótico llega a su mínima expresión.  

Cuando se alcanza  este punto, se está muy cerca del fin del amor, y se aterriza en un matrimonio árido, sin los chistes cómplices que tanto mitigan los conflictos, el cansancio del trabajo y las luchas de la vida. De a poquito, se entra en una rutina perneada por el agotamiento, como  cuenta Isabel, una maestra retirada:  

“ Son 30 años de matrimonio, y en vez de estar feliz por haber pasado tantos años junto a un hombre bueno, que aún está a mi lado a pesar de mi mal genio y mi obesidad, me siento triste. Casi 20 pasamos criando a tres hijos varones, pero ahora los chicos se fueron de casa, viven su propia vida, pero yo no logro vivir las mía.  

Darle algún ritmo a mi matrimonio, sino a compás de salsa, al menos de danzón. Parece que cuando se descuida el matrimonio, no se mantienen ciertos cuidados como vacacionar solos de vez en cuando o mandar a los niños a casa de la abuela, el espacio entre él y tú termina por llenarse de telarañas. Y ahora no hallo el plumero para deshacerlas”.  

Aburrimiento y rutina, enemigos de la pareja 

La moraleja de la experiencia de Isabel queda clara: La primera razón de existir de una pareja es su comunidad, su íntima satisfacción –independientemente de los hijos--y si esta se acaba, todo lo demás es formal.  

Muchos desencuentros y rupturas se pueden evitar poniendo atención y dedicando tiempo a nuestra pareja, especialmente buscar siempre la manera que fluya diáfano el intercambio, tanto verbal como afectivo.  

Cuando la comunicación forma parte del código de la pareja, y gracias a ella se comprenden,  respetan; no se agreden ni se lanzan dobles mensajes contradictorios, pueden escucharse, es obvio que esto  favorece un mejor desempeño sexual de ambos.. Un buen día en armonía,  facilita en la noche un gran encuentro sexual.  

Esposas aburridas, esposos incomunicados... y viceversa 

Cuando hay desavenencias, fricciones propias de todo matrimonio, es mejor ventilarlas en algún sitio fuera de la casa, donde el propio hecho de permanecer en público, contenga las emociones y no se desaten las soberbias.  

No es recomendable usar el lecho como ring de boxeo. Algunas parejas se injurian en la cama y luego quedan en el recuerdo de ambos esos malos momentos. 

En la cama, sólo debe crecer el amor.

Una buena oportunidad para mejorar tu vida sexual, es realizar un Taller de Sexualidad y Erotismo como el que puedes realizar gratis haciendo clic aquí.

También puedes encontrar otros cursos gratis que te ayudarán a mejorar tu sexualidad y tu relación de pareja en:

Sexo y comida: el Tantra del amor
Cocina afrodisíaca

 

Aloyma Ravelo

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Q funcione

Por AMGA24


¡Ojo con la ortografía!

Por PINOR2


"que triste es la rutina en la que habeses cae el matrimonio"

Por MILDREY


Mas notas del autor:

Aloyma Ravelo

Adicciones femeninas: manía por las pastillas

Adicciones femeninas: manía por las pastillas

¿Qué hay en tu botiquín?... o: ¿Tienes un problema de fármacodependencia con tranquilizantes y sedantes?

Conoce tu cuerpo: encuentro con el clítoris

Conoce tu cuerpo: encuentro con el clítoris

Muchas parejas todavía tienen la ilusión de creer que con amor, deseo y atracción física se garantiza un buen encuentro íntimo, enriquecedor y erotizante. Nada más lejos de la realidad...

Y después del sexo… ¿qué?

Y después del sexo… ¿qué?

Mucha gente tiene la obstinada tendencia de creer que si todo marcha bien en la cama, el matrimonio irá viento en popa. Sin embargo, vivir en pareja, en familia, de manera grata y reconfortante, requiere de otros ingredientes de los cuales hablaremos francamente

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: