Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Homeopatía

La homeopatía y la soledad de los mayores

Los adultos mayores son más propensos a la depresión y otros problemas relacionados con la sensación de soledad. ¿Cómo puede ayudarlos la homeopatía?

Responder en que difieren sentimientos, emociones y actividades en los grupos etarios, es suponer que se trata de seres humanos a los cuales les han ocurrido cambios y transformaciones físicas, sociológicas y afectivas sujetas al tiempo vivido, lo que implica evolutivamente el tránsito a través de edades o etapas; entonces es lógico pensar que para continuidad del individuo, cada uno de esos períodos deberá guardar relación con los otros, conformando un proceso vital integrado.

 

De ese logro depende la apertura a nuevas adquisiciones o el alcanzar, al fin, la clave de la propia existencia.

 

La vida de todo individuo cursa a través de alternativas y desafíos signados por el tiempo, que generan crisis o desorientaciones, ya que la necesidad de adaptación y cambio son en sí mismos conflictivos, porque cuestionan la posición a la cual estaba uno acomodado.

 

Resuelta la integración de lo nuevo y distinto, estabilizada la etapa, un tiempo después llegarán otras exigencias, nuevas crisis, otra vez la estabilidad y así sucesivamente.


Muchos son los adultos que intentaron ordenar y caracterizar estas etapas, con las diferencias teóricas que están vinculadas a la concepción que tiene cada autor de lo que constituye el núcleo evolutivo de la personalidad. Los hay que establecen como fundamental la idea del conflicto, otros enfatizan la realización y otros que favorecen la consecuencia.


Cada persona vive de manera diferente y con distinta suerte los pasajes de su existencia. En los primeros estadíos confluyen las disposiciones constitucionales con los aspectos del entorno, las experiencias vitales se van sucediendo en tanto que la evolución de la personalidad se complica de tal manera, de sujeto a sujeto, que ocurre con verdadero “fenómeno de dispersión”.

 

Lógico corolario es evitar generalizaciones sobre las características del adulto mayor. El criterio de dispersión señala que a medida que pasa el tiempo, es mayor la disparidad de comportamientos o de rasgos entre las personas, por lo tanto, es posible computar estadísticamente las conductas infantiles, no así las de los adultos mayores, ya que en esta edad la variabilidad será mayor.

 

No sería adecuado caracterizar a un adulto mayor con un patrón genérico, cada uno será en su vejez un poco como ha vivido y aprendido. “El envejecimiento, como todo lo humano, siempre lleva el sello de lo singular, de lo único, de lo individual”.

 

Por otra parte, y complicando aún más las cosas, algunos estudios han demostrado que los rasgos de la personalidad no necesariamente se mantienen estables en la edad adulta.

 

Es muy posible que con el avance de la vida, muchos se liberen también de los condicionamientos negativos y se abran a una mayor comprensión de la vida y a sentimientos que trascienden los rasgos estereotipados de la personalidad.

 

Convengamos entonces, que la etapa de vida de los adultos mayores, no presenta un tipo caracterológico único. Sus integrantes no constituyen un grupo homogéneo, sino más bien depende de la caracterología individual y del desarrollo espiritual, la posición que cada uno tome frente a las problemáticas con que lo enfrentan los años.

 

El grado de conflicto que representa para cada uno llegar a “viejo” y las conductas defensivas que se adopten para evitarlo, estarán determinadas por la historia personal, el sedimento de experiencias, fantasías y represiones que, aunque permanezcan inconscientes, condicionan habitualmente la ideología y la forma de reacción.

 

Siempre ha existido la tendencia a adjudicar a todo un grupo las características que llaman la atención en algunos de sus miembros, actitud generadora de prejuicios sobre la tipología de un grupo etario.

 

Samuel Hahnemann recogió en sus patogenesias numerosos síntomas psíquicos, subrayó su valor en la observación del enfermo y el interés por la prescripción del remedio.

 

La Materia Médica Homeopática es rica en síntomas psíquicos y de su lectura atenta surgen como significados del síntoma de soledad:
 

  • · La sensación de estar solo, abandonado.
  • · La sensación que no lo quieren, que ha perdido afectos, amigos.
  • · El temor al abandono.
  • · El temor a la soledad, “a quedarse solo en la vida” expresado en el temor a la muerte de sus allegados.


Al buscar en el Moderno Repertorio de Kent (Eizayaga) el rubro de soledad, éste nos remite al rubro de Sentimiento de Abandono y presentamos los medicamentos que, en nuestra consideración, describen más ampliamente la sensación de soledad.

Si quieres conocer las hierbas medicinales y cómo usarlas para la preservación de la salud y la belleza en forma natural, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Fitoterapia y Hierbas Medicinales, haciendo clic aquí.

 

Adriana Saldaña Lozano
Gloria Molina Pérez

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

homeopatia . para achaques de viejos

Por FREDY20032


Mas notas del autor:

Adriana Saldaña Lozano

El viejazo, o: ¿por qué somos como somos?

El viejazo, o: ¿por qué somos como somos?

Sobre todo después de cierta edad...

Madurez madura e inmadura

Madurez madura e inmadura

Hay maneras mejores, y otras peores, de ser “maduro”. ¿Cuál es la suya?

Tipología de los adultos mayores

Tipología de los adultos mayores

Te explicamos -entre otras cosas- por qué algunos mayores están siempre añorando el pasado...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: