Home > Tiempo libre > Taller literario

Poemas y cuentos

La historia de al lado

Bienvenidos Egresados!...

Nos reencontramos después de 35 años de egresados de la Escuela Secundaria. En realidad hacía “sólo” 10 años que nos habíamos visto casi todos la última vez. Como antes, esta vez también faltaban los sin entusiasmo de siempre. Algunas cosas han cambiado.

Estamos más viejos? Algunas cabezas más blancas, algunos abdómenes más prominentes, algunas patas de gallo....Algunos divorciados más, algunas viudas... Pero también más hijos profesionales, en países lejanos, casados y, maravilla de la vida, más nietos.

Todos nosotros, la vida en Argentina, con stress, colesterol, meno y andropausia, necesidad de ir a caminar y hacer aeróbicos, por el corazón, no?

Y de pronto esa compañera, esa, la morochita, la que era seriecita, me pregunta: Cómo va tu libro de historias de amor? Porque te puedo contar una, la mía...

En el último año del secundario me enamoré como uno solo se enamora a los 17 años. El estaba siempre cerca mío.

Nos sentábamos juntos en clase, venía a estudiar a mi casa, íbamos a los bailes, hablábamos de nuestros sueños, de nuestros problemas, de nuestras ilusiones, como los adolescentes no?. Su máximo anhelo era seguir en la Universidad y ser profesional para tener una “posición desahogada”.

Prefería las chicas morochas y delgadas. Como de estas dos condiciones yo cumplía una, me puse a dieta y bajé 5 kilos. Pero nunca, nunca avanzamos en el tema de estar enamorados.

Hasta que decidí, precursora entre las mujeres de nuestra época, hablar yo del tema. Y la contundente respuesta fue: te quiero mucho, me gustas mucho, pero no puedo, Y no por vos, sino por mi. Tengo que estudiar, recibirme, tener una posición y después tener novia.


La secundaria terminó y la magia se esfumó. La vida nos llegó por distintos caminos.

Una tarde, cinco años después, tocaron el timbre de mi casa. Era él que me venía a buscar, con sus sueños cumplidos, para retomar donde habíamos dejado....

Y entonces? Pregunté intrigada.

Esa mañana me había casado con mi marido, mi querido compañero de estos 30 años.

Me quedé pensando en cómo el destino tejió su trama. En las historias de las personas que estaban a mi lado que no supe, ocupada como estaba en mis propias historias de amor.

Julio/2002

 

Dobba Bertholet

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Dobba Bertholet

Negociaciones de Paz

Negociaciones de Paz

La guerra estaba declarada, en la pelea por el dominio del mercado habíamos usado todos las armas a nuestro alcance pero por ahora, las violentas batallas no habían definido la guerra ni para nosotros ni para nuestra competencia...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: