Home > Salud y Bienestar > Psicología

Mente y cuerpo

La crisis familiar ante el diagnóstico de diabetes

El diagnóstico de diabetes es un verdadero shock para toda la familia. Sepa cómo afrontarlo.

El inicio de esta enfermedad suele ser repentina, por lo que es frecuente que los padres no tengan tiempo de elaborar la situación y se sientan confundidos o desconcertados. “¿Por qué nos tocó a nosotros? ¿Qué habremos hecho para que nos pase esto?“ son algunas de las preguntas que se formulan ante la angustia que provoca la noticia.

Es normal que suceda, porque las personas tienen una capacidad para soportar presiones hasta un cierto limite variable de acuerdo con cada caso más allá del cual se entra en crisis. Eso no sólo les pasa a los padres, sino también a los otros hijos que no tienen diabetes.

Ellos, ante el cambio del panorama familiar, a su vez se desorganizan y comienzan a preguntarse: “¿Qué tienen mis padres? Desde que mi hermano se enfermó, esta casa ya no es como antes...”.

La familia se desorganiza

Para el núcleo familiar, no siempre es simple la aceptación de un miembro enfermo. Esos padres que hasta el momento se “repartían” entre las demandas de sus hijos, se ven de pronto muy requeridos por el que está enfermo. Los lugares se trastocan. Los privilegios por ser el mayor o el hijo menor dejan de tener relevancia. Ya nada es como antes.

A los padres y hermanos les resulta difícil lograr un equilibrio: no abrumar con cuidados al chico enfermo, pero tampoco hacer “como si no pasara nada” negando el problema.

Otra posible respuesta al diagnostico de la enfermedad suele ser la culpa. Cada padre, por ejemplo, se siente culpable de que el hijo se haya enfermado o termina por culpar al otro, adoptando actitudes agresivas y sin sentido. A menudo también se les oye decir: “No coman delante de su hermano, él también va a querer y se va a salir de su régimen”.

La trasgresión al tratamiento es vivida por los padres y hermanos con culpa. Por su parte, el niño con diabetes siente lo mismo: “Por mí, ellos no pueden comer cosas dulces”. Los hermanos sanos, suelen sentir contradictoriamente: “Qué suerte que no me tocó a mí”, y por otro lado, se preocupan: “¿Por qué le tocó a mi hermano?”.

Surge así un sentimiento de que algo “divino” los sacó del lugar del enfermo, porque a veces les cuesta comprender que en algunas personas existe una predisposición hacia esta enfermedad.

Sobreproteger no es ayudar

Otro de los sentimientos que experimenta con frecuencia la familia es el miedo. Pero no un miedo razonable y lógico ante lo que está viviendo, sino un miedo exagerado que lleva a los padres a mostrarse excesivamente ansiosos y por lo tanto proclives a caer en la sobreprotección. Esta actitud puede engendrar en los chicos una reacción de rebeldía o sometimiento.

Es necesario reconocer que resulta dificultoso no sobreproteger al niño diabético, muchas veces accediendo a sus menores caprichos o, por el contrario, insistiendo en un régimen demasiado severo. Esto puede convertirse en un “boomerang” que acentuará en el chico su incapacidad para tomar decisiones, ya que la sobreprotección casi siempre implica una pérdida de libertad.

Rebeldía adolescente

Los adolescentes se rebelan ante la perspectiva de tener una enfermedad crónica. No están preparados para soportar algo “para siempre”. Además, se encuentran en una etapa muy particular en la que son seres cambiantes, inmersos en un mundo complejizado que los desalienta y ante el cual suelen reaccionar con una falsa segu­ridad que no hace más que ocultar una profunda inseguridad.

El grupo de iguales adquiere una gran Importancia en este periodo de la vida, y para el adolescente no hay nada más terrible que ser distinto a los demás. Tener diabetes implica una diferencia con sus hermanos y amigos y lo hacen sentir “fuera de onda”.

La actitud de los padres y hermanos

Planteado el problema, entonces, ¿cuál debe ser la reacción de los padres -y de la familia entera- frente a los cambios que se generan en y por un hijo con diabetes?

En primer lugar comprender que la diabetes frustra, inevitablemente, las expectativas paternas de tener un hijo sano y feliz. Reconocer la imperfección, aceptar al chico tal como es no constituye una tarea sencilla. En la medida que los sentimientos ambivalentes que aparecen en la familia puedan ser hablados y entendidos por sus miembros, será más fácil acceder a una mayor y más rápida aceptación de la enfermedad.

Pensar de esta manera es bueno para la pareja paterna, para los hijos sanos y para el hijo enfermo porque todos están aprendiendo a vivir bien con la diabetes. Por eso resulta imprescindible recordar que obtener una victoria sobre un padecimiento crónico no es posible hasta que éste no sea admitido en su verdadera significación.

Cada individuo debe vivir su propia vida, inclusive su propia enfermedad y lo más y mejor que la familia puede hacer por él es aceptar sus posibilidades y limitaciones.

 

Berta Szapiro de Klin

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Berta Szapiro de Klin

La rebeldía del adolescente con diabetes

La rebeldía del adolescente con diabetes

-¡Odio a mi hermana cuando se como el dulce de leche. Se lo recome. Y yo sé que lo hace para hacerme enojar! Es una...

Diabetes infantil: un trabajo de a tres

Ante el diagnóstico de diabetes en un niño o un adolescente

La familia ante el diagnostico de diabetes

La familia ante el diagnostico de diabetes

Una de las situaciones más dolorosas que una familia debe enfrentar es la de saber enfermo a uno de sus miembros, más aún si se trata de un hijo...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: