Home > Vida cotidiana > Mascotas

Canarios, peces, y otras mascotas

La chinchilla, mascota ideal para los hogares pequeños

Aquellas personas que no tengan en su hogar el suficiente espacio, o presupuesto necesario, como para adoptar un gato o un perro, no tienen por que quedarse sin una mascota inteligente, bonachona, y amigable, como la chinchilla.

Pese a lo que muchas personas creen, no existe ningún riesgo al manipular una chinchilla, puesto que estos roedores son seres muy calmos y amigables. Sin embargo, sí deben ser tratados con mucho afecto y suavidad, puesto que son muy tímidos y tienen muy buena memoria. Por lo tanto, si se los asusta, asociarán esta sensación con su persona, la recordarán, y podrían rechazarle hasta que logre recuperar su afecto.

 Si tiene hijos que vayan a tratar con estas mascotas, debería hacerles recordar mucho esta cuestión, es decir ser apacibles, cariñosos y no asustarlas, puesto que los chicos suelen ver a estos animalitos como juguetes, y podrían exigirles más de la cuenta. Los especialistas recomiendan que los niños menores de diez años no tengan chinchillas, aunque la edad no es tan importante como la madurez, por lo que todo dependerá de sus capacidades para entender las particularidades del animal, para lo cual tal vez necesiten de otra persona que pueda enseñarles a manipularlos adecuadamente. De cualquier manera, estos animales son muy sociales, y pueden ser fácilmente domesticados para jugar y obrar recíprocamente con su persona o sus hijos.

 Si planea dejar salir a las chinchillas fuera de sus jaulas, debe saber que esto es algo que se debería hacer únicamente después que las mismas se hayan adaptado al nuevo ambiente, y no estén asustadas ni de su persona ni del entorno. Caso contrario, podrán tomar una alocada carrera, usted las tendrá que perseguir, y solo logrará aumentar la desconfianza.

 Aclimatando a la chinchilla a su nuevo hogar  

Para empezar a acostumbrar a la chinchilla al nuevo lugar, y a su propia persona, comience poniéndole convites mientras está en la jaula. Luego, gradualmente, inserte su mano en la jaula y deje que la chinchilla venga a su mano, para que tome un convite de su palma. De esta manera, el animal asociará su olor con el convite. Así, se dirigirán con confianza e interés a su persona y eventualmente le permitirán que usted las dirija. Entonces sí,  podrá dejarlas salir afuera, puesto que siempre retornarán a su mano por voluntad propia, y no por que deba perseguirlas y atraparlas.

 Lo ideal es ser constante con respecto a los horarios y días en que las dejará salir fuera de las jaulas, así como también la cantidad de tiempo y área que se les permitirá salir a ocupar. La chinchilla pronto aprenderá la rutina, e incluso estará predispuesta a volver nuevamente dentro de la jaula en los mismos tiempos, ya que sabrá que allí tiene un convite especial, el baño limpio, etc. 

En efecto, a las chinchillas les gusta ser alimentada en el mismo momento de cada día, así como también salir de la jaula siempre en los mismos horarios, y por similares espacios de tiempo. La clave aquí, es la consistencia.

 Una vez que el animal se acostumbre a regresar, también podría construir laberintos de cartulina que deban atravesar para llegar dentro de su jaula, una actividad que las mantendrá ocupadas y satisfacerá sus necesidades de esparcimiento, ya que este tipo de roedores son animales curiosos e inteligentes, que aman los desafíos.

 Si tiene un cuarto que contenga viejos muebles, pisos rotos, o cualquier lugar donde la chinchilla podría lastimarse, debería prohibirle la entrada hasta repararlo, no solo por el riesgo de que corre el animal, sino por que posiblemente el mismo podría encontrar un espacio pequeño donde acuñarse, lo cual, si bien los mantendrá fuera de peligro, podría ensuciar o deteriorar más su cuarto.

Hábitos de comportamiento de las chinchillas

 Las chinchillas son animales nocturnos, por lo que pasan durmiendo gran parte del día. Solo estarán activas durante el día si hay algo especialmente interesante. Les encanta correr sobre ruedas, especialmente en la noche, así que debería pensarlo dos veces antes de dejar la jaula en su dormitorio. Además, una vez que sientan cariño hacia usted, harán durante la noche todo tipo de ruidos, para dejarle saber que no les está prestando la suficiente atención.

Sin embargo, las chinchillas son también animales muy adaptables, y si, por ejemplo, el momento del día en el que usted desea jugar con ellas es por la tarde, entonces solo necesitará proporcionarles diversión durante esos horarios, hasta que ellas mismas se acostumbren y deseen jugar en esos momentos.

 De esta forma, podrían despertarse durante ese lapso del día, dormitar otra vez, despertarse otra vez, y así, hasta conseguir su apropiada cantidad de sueño, sin por ello interferir con sus horarios.

 Por esto mismo, es que se sabe que el problema de las chinchillas no es la adaptabilidad a una determinada rutina, que podría ser diferente a la propia, sino el cambio de la misma, ya que estos animales buscan siempre la consistencia, y no suele gustarles mucho que les cambien sus rutinas. Si algo se les modificará, deberá darles tiempo para adaptarse al nuevo estilo de vida.

Entrenando a la chinchilla

 Las chinchillas son muy inteligentes para ser roedores, con lo que pueden ser educadas y entrenadas, aunque cierto es que toma su buen tiempo hacerlo, por lo que necesitará ir de forma lenta, y no hacer más de una cosa a la vez. Por eso, debe ser muy paciente para su entrenamiento, más que si lo haría con un gato o un perro.

 En primer lugar, deberá tomarse un tiempo para familiarizarse con su chinchilla, tratarla con suavidad, compañerismo, y ganar su confianza, lo cual generalmente podrá llevar hasta 6 meses.

 Entonces, deberá intentar incentivarla para que venga hacia su mano, ofreciéndoles dulces como pasas de uva o fruta disecada, etc. Puede llevar un largo rato -incluso años- entrenarlas para responder alguna orden especial como por ejemplo acostarse,  especialmente si la chinchilla ha tenido malas experiencias con los seres humanos antes de que usted la haya traído a su hogar.  

Pero aunque el entrenamiento llevará su tiempo, podrá observar que las chinchillas son animales muy inteligentes y con buena respuesta, por lo que valdrá la pena intentarlo. Comience recompensando a las chinchillas para que estas confíen y se familiaricen con su persona. Premie los comportamientos que desea reforzar, pero no amedrente mucho a la chinchilla si se equivoca, a menos que esta tenga un comportamiento muy incorrecto o peligroso, como por ejemplo masticar sus muebles antiguos o intentar salir a la calle.

 Pero recuerde siempre recompensar mucho el buen comportamiento, ya que las mismas lo continuarán manteniendo, si saben que vendrá luego una recompensa.

 Sea constante, déles confianza, y demuéstreles todo su afecto, y la chinchilla le recompensará a usted con una agradable y hermosa compañía, y con su amistad incondicional.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Truco para obtener más espacio en Hotmail

Truco para obtener más espacio en Hotmail

¿Usas Hotmail y tienes solo 2 MB de almacenamiento de mensajes? Agranda tu Hotmail a 25 MB mínimo o 250 Mb unos días después siguiendo estas, funcionamiento garantizado... ( siempre que sigas las instrucciones)

Tarta de Pétalos de Rosa

Tarta de Pétalos de Rosa

Te enseñamos a preparar una deliciosa tarta de cerezas y pétalos de rosa

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: