Home > Tus raices > Genealogía

Genealogía e Internet

Introducción a la búsqueda genealógica en Internet

Conozca como puede ayudarle Internet a ingresar en el maravilloso mundo de la búsqueda genealógica.

Si está interesado en todo lo referente a antecedentes familiares y genealogía, pero aún no tiene un buen dominio de Internet… ¡es tiempo de comenzar! Hay una gran cantidad de recursos que puede utilizar en el ciberespacio para obtener información sobre su familia, y muchos de estos servicios son gratuitos.

En los motores de búsqueda, es sencillo encontrar Web pages que posean datos referentes a la genealogía familiar. Luego, debe seguir los siguientes cuatro pasos básicos.

1. Prepárese para la búsqueda

Antes de comenzar la investigación, es necesario crear una lista de nombres e información para buscar. Anote todo lo que usted sabe sobre su familia, tal como nombres completos (incluido apellidos de mujeres solteras), fechas y ciudades de residencia.

Todo esto debe ser ordenado en forma de árbol familiar, para ir averiguando según las diferentes correspondencias. Luego, muestre todos estos datos recolectados a sus parientes, ya que ellos pueden agregar información vital para su búsqueda, que le ahorrarán mucho trabajo.

2. Conectándose con la familia

Internet es una formidable manera para comunicarse con sus parientes, sobre todo con aquellos que viven en el exterior. El primer recurso son los motores de búsqueda genéricos, como www.google.com, www.yahoo.com, o www.altavista.com, donde puede poner su apellido para saber si existen personas registradas en Internet con ese mismo apellido.

Si ya sabe como contactarlos, puede conversar con ellos vía e-mail o por chat, para averiguar cualquier cuestión relacionada con sus antecedentes familiares.

Y si aún no ha logrado contactarse con ellos, puede utilizar las tarjetas de mensaje, donde se encuentran apellidos, lugares, e información, que ayudan a entrar en contacto e investigar en colaboración con otros miembros, lejanos o cercanos, de su familia.

Luego, debe revisar las tarjetas para ver si algún otro miembro de su familia ya publicó algún mensaje que tenga relación con su búsqueda.

Si quiere saber más sobre estas tarjetas, puede visitar el sitio www.genealogygenforum.com (en inglés). En el caso de que todavía nadie haya publicado nada al respecto, puede ser usted quien “ponga el primer ladrillo” de la investigación genealógica de su familia.

Recuerde siempre ser claro y sintético en las consultas de sus tarjetas, para que los demás sepan cual es el motivo concreto de su búsqueda. Además, debe incluir toda la información que usted ya posee.

3. La búsqueda

Con la enrome cantidad de sitios genealógicos que existen en Internet, es posible que no sepa por donde empezar. En esta misma página, puede poner la palabra “genealogía” dentro del buscador, y obtendrá una gran cantidad de artículos e información relacionada al tema.

En inglés, también existen portales especializados. Uno de los más sencillos, que además tienen una gran cantidad de recursos gratuitos, es www.genealogy.com. Si bien no es en castellano, tiene la ventaja de ser muy claro en todas sus instrucciones, y de proveer una gran base de datos.

También puede leer los artículos escritos por genealogistas profesionales, que incluyen una gran variedad de temas y tipos de migración. Por otra parte, muchos sitios ofrecen una amplia diversidad de bases de datos en forma gratuita, listas de suscripciones, y dictan pequeños cursos de genealogía on-line.

Además del portal citado, www.genelogylibrary.com es uno de que mayores gama de posibilidades le ofrece. En este última, también es posible crear un árbol genealógico virtual, donde los miembros de su familia puedan colaborar “subiendo” documentos escaneados de los diferentes ancestros.

Dicho árbol es supervisado por investigadores y genealogistas profesionales, que dictan correcciones y sugerencias para su buen funcionamiento.

4. ¡Diviertase on-line!

La investigación genealógica requiere de una combinación de paciencia y persistencia. Buscar información en Internet es un largo proceso, al igual que cualquier otro tipo de investigación.

Sin embargo, también puede ser tan fácil como incluir su apellido en uno de los sitios anteriormente mencionados, aunque no obstante debe verificar que los datos que obtiene correspondan a su familia y no a otra homónima.

Una investigación más exitosa, se logra trabajando de atrás para adelante, es decir empezando por las últimas generaciones para luego adentrarse en las más antiguas.

Pera esto, es fundamental revisar también todo tipo de fuentes originales, como registros civiles, registros de iglesia, documentos de censo y otros tipos de materiales que en muchos casos no podrán ser encontrados en Internet.

Recuerde registrar el lugar en donde usted encontró esos datos, para que pueda dirigirse nuevamente por cualquier otra consulta.

La búsqueda genealógica puede divertirnos y hacernos aprender al mismo tiempo, e Internet la hace mucho más fácil y cómoda.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mario Casale

¿Cómo detectar el autismo?

¿Cómo detectar el autismo?

Los primeros meses de vida son claves para el desarrollo de nuestros hijos. Como padres debemos estar alertas a cada cosa que suceda porque puede ser un síntoma…

¿Como bañar a tu bebe?

¿Como bañar a tu bebe?

Mira este video y quítate todas las dudas y preocupaciones que puedes tener antes de bañar a un recién nacido…

Cómo hacer que un bebé duerma solo

Cómo hacer que un bebé duerma solo

El secreto para que los bebés duerman solos es no adquirir un mal hábito desde el nacimiento, para que el proceso se vaya dando con la mayor normalidad posible. Consejos clave para lograrlos...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Busquedas genealogicas:

Postales de vida

Hubo un tiempo en que la gente utilizaba las postales al igual que nosotros usamos el e-mail, es decir, para realiz

 

La primera postal fue introducida en Austria, en 1869, por el Dr. Emanuel Hermann. En una de sus caras, tenía un espacio para redactar un mensaje, mientras que en el otro, había un lugar para inscribir la dirección.

 Sin dudas, eran mucho más prácticas que la carta, ya que no requerían sobres, su franqueo era más barato, y brindaban la oportunidad de mostrar el lugar en el que se estaba residiendo o visitando. Para 1900, las postales ya se contaban por miles, y no había persona que no tenga una colección de ellas.

La evolución de las postales

 Al analizar la evolución de las postales, se pueden descubrir 7 etapas diferentes

 1. La era pionera, 1893-1898: Para 1893, las postales empezaron a comercializarse en Estados Unidos, más precisamente en la Columbia Exposition Chicago, y rápidamente se propagaron por toda América. Estas postales, que suelen aparecer con las estampillas de los presidentes de aquel entonces, se dividían en tres categorías: “Souvenir Card”, para entregar como obsequio, y “Mail Card” para enviar cualquier tipo de mensaje.

2. La era de las postales privadas, 1898, 1901: Se empezó a oficializar en toda América el permiso para imprimir postales con sello postal propio. Estas postales solían tener la inscripción “Private Mailing Card” o “Tarjetas de Correo Privadas”.

 3. La era del mensaje delantero, 1901, 1907: Por esos años, se comenzó a utilizar una postal que poseía un espacio a la izquierda del frente para escribir el mensaje, y otro detrás, solo para incluir la dirección.

 4. La era de la dirección y el mensaje trasero, 1907, 1915: Aquí, ya se podía incluir el nombre y la dirección en el reverso del cartón.

 5. La era del borde blanco, 1915, 1930: Para ese entonces, comenzaron a importarse postales de Alemania, que por su baja calidad, eran retocadas en los Estados Unidos.

 6. La era de las “económicas”, 1930, 1945: Durante ese lapso, se empezaron a masificar por su bajo precio.

 7. La era del fotocromo, 1939 al presente: parecidas a como las conocemos ahora, con mucho color y brillo. Se comenzaron a utilizar para hacer propagandas de hoteles, moteles, motos, automóviles, o negocios, y se empezaron a entregar gratuitamente en estaciones de servicios, restaurantes, hoteles, teatros, y estadios.

Esta masificación en el uso de las postales, produjo que casi todas las personas enviaran o recibieran alguna, por lo que en la actualidad, a través de ellas, se pueden rastrear muchos vínculos familiares.

 Introduciéndose en las postales

Tomas Glus, un empresario de Estados Unidos, no estaba tan interesado en sus raíces genealógicas, puesto que no tenía familiares perdidos, como sí en conocer en el pueblo donde ellos habían vivido. Esto pudo ser resuelto por una postal enviada por su abuelo, que tenía inscripta la frase “esta es mi ciudad” en el frente, en donde se podía observar una estación con el nombre de la ciudad.

 Es que en ese entonces, era muy común que las postales posean la fotografía de las estaciones de tren, de las escuelas, parroquias, calles, negocios, u otras instituciones.

De hecho, es muy posible que se sorprenda de la gran cantidad de postales que había sobre su pueblo o ciudad, sobre a partir de 1900, cuando se masificó la fotografía, mostrando inclusive sus rincones más escondidos. Esas postales, se pueden comprar hoy en día por pocos centavos.

 Las postales suelen ser entonces una excelente manera de ver el paso del tiempo, comparando la fotografía del lugar tomado décadas atrás, con ese mismo sitio en la actualidad.

Familia y amigos

Las postales también le permiten identificar a miembros de la familia y amigos. Son varios los casos de personas que tuvieron en sus manos postales firmadas con el nombre y apellidos de quienes las enviaban, y que luego se comunicaron con personas que poseían ese mismo apellido en la guía telefónica, ofreciéndoselas así a quienes deseaban tener objetos de sus antepasados. También, pueden ser recontactados familiares de amigos de nuestros ancestros, o parte de su familia política, ya que los nombres y apellidos de los parientes de estas personas, figuraban en alguna de nuestras postales.

Encontrando postales

El primer lugar para encontrar postales es en las cajas de fotografías y/o cartas que guardamos en nuestros roperos. Pero además, y por unos pocos centavos, podemos conseguirlas en las casas de antigüedades, ferias, puestos de venta de revistas y libros usados, e internet.

 Los investigadores afirman que no es muy difícil conseguir postales usadas, y tampoco dar con la de un familiar si es que ésta todavía existe, ya que la red de ventas es relativamente pequeña, y un vendedor suele contactar, en caso de no poseer lo que se busca, con otro vendedor.

 Muchas personas evalúan las postales por el estado en que se encuentran. Pero nosotros pensamos que las mejores son aquellas que tienen inscriptos mensajes, ya que tienen más vida, son más interesantes, cuestan menos, y pueden otorgarnos mucha información. Por lo tanto, revise su alrededor y fíjese que postales puede encontrar... para ilustrar su pasado.

Para buscar en internet

En internet, existe una gran cantidad de sitios (en inglés) destinados a las postales:

Internet Postcards and Collectibles Club: www.web-pac.com/mall/club/default.htm

Jim Mehrer´s Postal History: www.postal-history.com

Metropolitan Postcard Collectors Club: www.metropc.org

Postcard International: www.vinagepostcards.com

Web-Pac Antiguedades, Postales, Autógrafos, estampillas, y todo lo relacionado al correo: www.web-pac.com/mall/


 

 

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: