Home > Tiempo libre > Solidaridad

Voluntariado

Héroes entre nosotros

Amigos que vuelan

Pagina nueva 1

Hacía dos meses que Andrés Hillbricht se había recibido de piloto privado cuando un par de  amigos del Club de Leones de San Martín, en Buenos Aires, lo invitaron a llevar unas donaciones de alimentos y ropa a dos reservas mapuches de Aluminé, en la Patagonia argentina. A Hillbricht le entusiasmó la invitación, pero puso la condi- ción de ir hasta el lugar en avioneta.

Siempre que podía, Andrés, que llegó desde Polonia con solo 17 años, compraba pares de zapatillas o pinturas para dibujar y las regalaba al Club de Leones. Cuando le propusieron llevar él mismo esas donaciones, no lo dudó. Además de ayudar a personas carecientes del sur argentino, vio la posibilidad de realizar su primer vuelo largo a bordo de su avioneta Cessna 170. Todo un desafío.

“Aquella misión fue única. La emoción de ver las sonrisas de los chicos cuando les daba un juguete me desbordaba. Además, me probé a mí mismo que podía hacer un viaje largo”, recuerda Andrés de aquel vuelo en marzo de 1992, en el que recorrió en total unos 2.000 kilómetros.

“Fue muy intenso lo que viví en el sur —continúa—, volver a ese lugar era un reto personal”. Así, al poco tiempo de su vuelta, empezó a pedir a sus amigos y familiares ropa en desuso y telefoneaba a las empresas en busca de alimentos. De a poco, “el polaco” fue reuniendo, y convenciendo, a otros pilotos civiles que compartían la pasión por volar y ayudar. “No fue fácil juntarlos. Todos tenían sus trabajos, sus familias y esta travesía iba a durar entre tres y cuatro días”.

El 25 de marzo de 1993, trece avionetas estaban formadas una detrás de otra en la pista del aeródromo de San Fernando, preparadas para partir a Aluminé. “Cada uno de los avioncitos estaban repletos de ropa y comida, algunos tuvimos que dejar en tierra a los familiares”, asegura Andrés. Era el nacimiento de los Aeroamigos.

Desde aquella primera misión hasta hoy han realizado 74 travesías, recorriendo el país de punta a punta. “Visitamos lugares de difícil acceso como El Impenetrable, en el Chaco, e inhóspitos como Laguna del Desierto, en el sur”, explica Marilú Dobal, vicepresidente de Aeroamigos. Con el tiempo, nuevos aeroamigos se unieron a esta cruzada y calculan que participan unos 140 pilotos, pero detrás de ellos también están sus familias que ayudan a llevar y entregar las donaciones. Cada uno de ellos se hace cargo de los gastos del avión, que van desde 1.000 pesos por viaje.

Por año llegan más de 200 cartas y de éstas surgen los lugares para una nueva misión. “Es la manera más democrática que encontramos. Tratamos de no repetir los lugares y nos guiamos de acuerdo con nuestras posibilidades y necesidades de cada pueblo”, asegura Dobal, que está en los Aeroamigos desde su creación. 

Una de las vivencias que a Hillbricht, de 57 años, más le conmueve ocurrió en De la Garma, un pueblito de la provincia de Buenos Aires, hace cinco años. “Cuando estábamos llegando, los chicos formaron la palabra ´bienvenidos´ con sus propios cuerpos en el piso para que la podamos leer desde el aire”, cuenta Hillbricht, que participó de todas las misiones.

“Como no había ningún hotel, —agrega Marilú— algunos vecinos se fueron a vivir por ese fin de semana a otras casas del pueblo y nos dejaron sus viviendas. Nos vinieron a buscar al aeródromo y nos llevaron a cada uno a sus propias casas”.

En Estación López, Santa Fe, los aeroamigos construyeron tres bibliotecas que un tornado había destruido y en Apóstoles, Misiones, transportaron camas ortopédicas e instrumental médico para armar un quirófano y dos consultorios odontológicos.

Además de la ayuda, son muchos los chicos que ven por primera vez un avión de cerca, y mejor aún, tienen la posibilidad de hacer su vuelo de bautismo.

“Los chicos se suben una y otra vez, no se cansan nunca de volar”, dice entusiasmado Hillbricht quien, a bordo de su Cessna 182, llegó a volar 12 horas seguidas con chicos que lo hacían por primera vez.

Aunque intentan no repetir los destinos, Aluminé es el único lugar al que siempre vuelven. "Es nuestro talismán. Ahí empezó todo", explica Marilú.  

En el décimo aniversario de los Aeroamigos, Andrés Hillbricht sabe que aún le quedan muchos sueños por cumplir bajo el lema del grupo, “Ponele alas a nuestras mejores intenciones”. 

Para comunicarse con los Aeroamigos pueden ingresar en www.geocities.com/capecanaveral/hangar/2859/ o enviar un mensaje electrónico a:

aeroamigos@hotmail.com

Material cedido por Selecciones del Reader''s Digest

 

Leonardo Schiano

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Leonardo Schiano

Juan Carlos Campana

Juan Carlos Campana

Una mesa compartida en la Antártida

¿Ser padres o ser amigos?

¿Ser padres o ser amigos?

¿Está pagando el precio de tratar a su hijo de igual a igual? Es posible retomar el camino.

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: