Home > Dinero > Emprendimientos

Management

Frente a un informe de crédito negativo

Una consecuencia lógica de no poder afrontar un crédito personal, es tener un informe crediticio negativo. Sin embargo, nada de lo que está escrito es imposible de borrar, si tiene voluntad de cumplir sus compromisos (y vive en un país normal...)

Actualmente, en nuestra sociedad, es casi imposible comprar o alquilar una casa, un coche, o incluso reservar una habitación de hotel sin crédito. Pero tampoco es muy difícil que ese crédito se convierta en una pesadilla. Unos pocos pagos atrasados lo harán exponerse a un interés aún mayor al tomado, y luego, a consecuencia de esto último, a la posibilidad de quedar “marcado” al intentar recibir nuevos créditos.

 Es posible, que en efecto, ya se encuentre en esta situación, y deba soportar todo el perjuicio de haber tenido un informe negativo de situación crediticia, quedándose así sin ningún tipo de crédito. O, quizás esta viviendo algunas circunstancias desgraciadas e impredecibles, que posiblemente le harán imposible continuar con sus pagos, como enfermedades, heridas, despidos, cesantías, etc.

 Todas estas situaciones pueden sucederle a cualquier persona. Pero cuándo a la gente buena le suceden cosas malas, existen pasos que se pueden tomar para protegerse y reparar su estado de crédito.

 Reparando el informe crediticio  

  1. Obtenga una copia de su informe de crédito. Cerciórese, junto a un abogado y escribano, de que el informe este actualizado en cuanto los pagos efectuados, desde el primero hasta el último centavo. Revíselo completamente. Detenidamente, revise las fechas de pagos, las sumas pagadas, el historial del pago y cualquier comentario particular de consideración que se pueda incluir. Si encuentra cualquier inexactitud o tiene alguna pregunta, no deje de consultar a la agencia o banco, de forma inmediata.

  1. Presente personal y claramente su caso a la compañía de informe crediticia y exhiba cualquier argumento que tenga, con cualquier prueba o evidencia disponible, para justificar su atraso. Una llamada telefónica podría ser suficiente en la mayoría de los casos, pero es más recomendable presentar también una carta documento con esta información. Ponga todo lo que pueda por escrito. Sea directo, cortés y profesional. Y siempre incluya la fecha, en cualquier correspondencia que realice a la compañía. Tenga presente que en la mayoría de los casos, las compañías de informe de crédito estarán dispuestas a trabajar con usted. Su negocio no es hacerlo ver mal, sino proporcionar información exacta y concisa acerca de su situación, a sus prestamistas potenciales.

  1. Reduzca el crédito todo lo posible. Cualquier monto que abone, será bien considerado por las agencias, además de reducir los altos pagos que deberá efectuar en el futuro a causa de los intereses. También, muchos prestamistas y organizaciones de crédito podrán escuchar una oferta suya para restituir los pagos. Pero, asegúrese de hacer su propia investigación previa. Averigüe como serán tomados los pagos que efectúe. Examine, estudie y compare todo lo posible, el beneficio que obtendrá por hacer un determinado pago, junto con cualquier plan o programa que ellos le ofrezcan para recomponer su situación.

  1. Si se encuentra incapaz de modificar las inexactitudes de su informe de crédito, será hora de dejar de lado la negociación y recurrir a un abogado. Debe saber que casi siempre funciona más ser cooperativo y oportuno que tratar con un abogado, al margen de que los honorarios de un abogado podrían llegar a costarle más que su crédito… Sin embargo, si no ha tenido éxito para reparar su situación crediticia, posiblemente no tenga otro remedio que recurrir a una asesoría legal.

  1. No extienda demasiado el proceso de reestructuración de la deuda. Los intereses siguen sumándose, y la suma a la que se llegue, podría ser totalmente imposible de saldar. Use el sentido común, y revise detenidamente sus gastos actuales. ¿Cuánto de lo que gasta se podría ahorrar para aliviar el crédito tomado?

Frente a un nuevo crédito

Haya o no solucionado sus problemas referentes a los informes de crédito, seguramente no querrá volver a pasar por la misma situación. Para eso, siga estas sugerencias:

  1. ¿Puede pagar al contado en vez de con cheque o tarjetas de crédito? Siempre inclínese por la primera opción, la única que puede darle la seguridad de saber cuanto terminará pagando por su artículo. En el caso del crédito, podrá llegar a tener que pagar sumas increíbles por cualquier objeto, las cuales podría no poder afrontar…

  1. Mantenga un límite de gastos mensual. Si una compañía de tarjetas de crédito le ofrece aumentar ese límite de gasto, y usted sabe que difícilmente podrá afrontarlo, no dude en rechazarlo. Para muchos, el simple hecho de tener la disponibilidad de un límite más alto de gastos, es una tentación suficiente como para gastar sin medida, lo que lo podría llevar a repetir el problema.

  1. Mantenga la mínima cantidad de tarjetas de crédito que le sea posible. Generalmente, no se deberían necesitar más de una o dos. Mantenga una sólo para emergencias, como por ejemplo la reparación de coche, los gastos médicos, etc.

  1. Tenga cuidado, sea austero, y esté muy atento a todas las trampas del mundo del crédito.

 

Recomendar a un amigo:

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: