Home > Dinero > Retiro y jubilación

Jubilación

¿Fracasaron las AFJP?

El régimen de jubilación privada argentino, fue creado como una alternativa de inversión al sistema público. Sin embargo, demostró tener sus mismos vicios e irresponsabilidades.

Cuando en 1993 el gobierno nacional sancionó la ley 24.241 mediante la cual se ponía en práctica el servicio de jubilaciones privadas, una gran parte de la población creyó que podría volver aportar a un sistema de repartos sin sufrir las arbitrariedades del Estado en el manejos de sus fondos.

Casi diez años más tarde, la realidad volvió a confrontarse con sus esperanzas. Hoy en día, esas Administradoras de Fondos Jubilación Pensión (AFJP), se encuentran con el 70 por ciento de sus capitales en manos de un Estado quebrado, que no sabe cuanto de la suma que le fue otorgada a préstamo podrá llegar a devolver.

Para peor, durante el último año, 800.000 clientes dejaron de pagar sus cuotas, lo que representa una perdida de 900 millones de dólares para el sistema de reparto privado.

Se estima que en el corto plazo esto no afectará a sus beneficiados, ya que aún con el bajo nivel de cobranzas que tienen en la actualidad, las fuentes consultadas afirman que las AFJP estarían en condiciones de cubrir sus obligaciones con su propia recaudación, al margen de los problemas que tienen para cobrar los títulos públicos que están en su poder. El problema se presenta en el largo plazo, donde no se sabe que cantidad del dinero prestado al Estado podrán recuperar.

Un poco de historia

Los argumentos más sólidos que tenían aquellos partidarios de las jubilaciones privadas, eran que, en primer lugar, el Estado no podría seguir utilizando el dinero de sus “afiliados” para tapar sus agujeros fiscales, una práctica recurrente que ponía en serio riesgo el futuro de los trabajadores.

Además, los clientes tendrían un mayor control de su capital, puesto que en el sistema de reparto público el dinero que aportan mensualmente se destina al pago de los actuales jubilados, mientras que en el privado esos montos se ahorran para el futuro.

En principio, la cifra descontada del sueldo del afiliado fue del 11 por ciento. Esto incluía un promedio del 3,5 por ciento sobre el salario, en concepto de comisiones, gastos administrativos, y cuotas de los seguros de vida y retiro (que en realidad habían sido creadas por las mismas AFJP, para no perder ese negocio), para que si el afiliado perdía la vida o sufría una importante discapacidad, su familia pudiera cobrar sus aportes en forma de pensión.

De esta forma, las AFJP se quedaban con una cifra equivalente al 30 por ciento de los aportes. A fines del año pasado, el ministro de economía Domingo Cavallo bajo el monto de descuento del 11 al 5 por ciento, pero las comisiones siguieron siendo las mismas, por lo que en algunos casos llegaron a representar el 45 por ciento de los aportes, lo que produjo que el monto destinado a la jubilación del ahorrista se redujera aún más.

Y como señalábamos anteriormente, gran parte de ese dinero, (el 70 por ciento), fue invertido en títulos públicos con un valor muy por debajo del nominal, con lo que además de ser poco para la jubilación, está en un gran peligro.

Futuro inseguro

¿Por qué las AFJP descuidaron tanto el dinero de sus clientes? Los expertos consultados, esgrimen dos razones para entender esto: ineficiencia e irresponsabilidad, tanto de las compañías como del Estado.

En primer lugar, los gerentes de las AFJP estaban muy a gusto con el 12 por ciento de interés anual que el Estado les pagaba por el capital cedido a préstamo.

Un interés bastante por encima del promedio mundial, y en una institución que, en definitiva, nunca quiebra. Pero tan cierto como eso, es que cada vez se hacía más evidente que el Estado entraría en cesación de pagos, y que, por más que necesitara un urgente financiamiento, las AFJP debían velar por la seguridad de sus clientes.

Por su parte, el gobierno continuó tomando prestamos sin control y de forma irresponsable, dando “concesiones” para aquellas compañías que lo financiaran, y aumentando su control con las que se negasen.

Otro concepto, la misma situación

Y como siempre, el único y verdadero perjudicado fue el ahorrista, ya que además de todo esto, existe mucha incertidumbre por saber como se van a ajustar las cuotas a la inflación, que desde el gobierno estiman en un 45 por ciento anual, y desde los privados en un 100 por ciento.

Este fracaso, fue una muestra más de la falsa disyuntiva de compañías estatales o privatizadas: cuando el Estado es ineficiente y corrupto, ninguna compañía privada puede prestar servicios con características distintas.

 

 

Julian Blejmar

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Julian Blejmar

Daniel Muchnik: “Las AFJP fueron un gran negocio”

Daniel Muchnik: “Las AFJP fueron un gran negocio”

A pocos día de publicar el libro “Las AFJP en el ojo de la tormenta”, el reconocido periodista económico Daniel Muchnik, conversó con Enplenitud.com para explicar el fracaso del sistema de capitalización privado. Versión completa de la entrevista emitida en nuestro programa de televisión.

Cómo comprar una computadora sin ser estafado

Cómo comprar una computadora sin ser estafado

Todo lo que necesita saber tanto para comprar una nueva PC sin ser estafado por un inescrupuloso vendedor, como para no sentirse disminuido durante la próxima conversación que mantenga con su hijo

Estafas legales, la forma de perder sin poder reclamar

Estafas legales, la forma de perder sin poder reclamar

Según un ranking elaborado por la Secretaría de Defensa al Consumidor, los servicios de “tiempo compartido” encabezan la lista de quejas de los consumidores. No son, Sin embargo, los únicos tipos de “estafas legales”.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: