Home > Familia > Padres e hijos

Cómo ayudar a nuestros hijos

Explicando lo inexplicable

Cuando sucede algo que nos afecta mucho, tememos que los niños sufrirán aún más. Esto no tiene por qué ser así, mientras sepamos cómo reaccionar frente a ellos

Los adultos (padres, abuelos o maestros), somos el espejo donde los niños se miran y obtiene sus percepciones del mundo. En nosotros buscan guía y comprensión, respuesta a sus preguntas y ayuda para verbalizar sus inquietudes y elaborar las situaciones que viven o presencian.

Pero, por sobre todo, necesitan reasegurarse en nosotros que todo está bien, que están (estamos) a salvo, que todo lo que escuchan y ven en la televisión y en los medios es terrible y muy triste pero que, aún así, es posible encontrar seguridad y estar a salvo.

En el mundo de hoy, es imposible ocultar nada. Lo que ocurre a miles de kilómetros es como si ocurriera a la vuelta de la esquina. Y cuando ocurren estos hechos traumáticos, es fundamental lo que les decimos y COMO se los decimos.

Todos sabemos, porque lo hemos experimentado a diario, lo perceptivo que son los niños. Están atentos a nuestras reacciones, y a lo que transmitimos sin palabras (¡y vaya si lo hacemos y ellos se dan cuenta!).

Si el temor y el pánico son contagiosos entre los adultos, más aún lo serán con los niños. Para transmitirle calma y seguridad a un niño, necesitamos mostrar (y mejor aún, sentir) calma.

Esto no significa mostrarnos insensibles, ni ocultar nuestros sentimientos. Si sentimos tristeza, o tenemos ganas de llorar, no tenemos por qué ocultarnos de los niños. Lo que importa es lo que hagamos después: si pese a la tristeza y las lágrimas, seguimos adelante todo estará bien para ellos.

Además, les estaremos enseñando algo imprescindible: a expresar sus sentimientos, y a saber que eso no impide seguir funcionando en la realidad, seguir trabajando, cuidando de nuestra familia y haciendo lo que podamos por ayudar a los demás.

¿Qué hacer?, ¿qué decir?

Cada niño es diferente y es necesario conocer las necesidades de cada uno, pero pueden plantearse algunas estrategias generales.

Para los niños más chicos, de menos de ocho años, es mejor no hacer hincapié en los detalles y detenerse más en las cuestiones más generales. Use figuras simples, pero remarque que estas cosas son muy raras.

Responda sólo lo que le preguntan pero anímelos a expresarse y a saber que es normal, y está bien, que se preocupen o tengan miedo. Acompáñelos, hagan que sientan que están con ellos, y reafirmen que los quieren y que están para cuidarlos.

Los niños más grandes y los adolescentes, en cambio, necesitan mayor información. Esta es de suma importancia para ayudar a elaborar el trauma, y pueden necesitar hablar mucho y en forma repetitiva. ¡Paciencia!

Esté preparado para escuchar, y escuchar mucho. Los niños o adolescentes más retraídos, o que hablan menos, estarán probablemente muy atentos a lo que se habla en el entorno. Inclúyalos aunque más no sea hablando en su presencia sin ocultarse ni secretear. No hay nada mejor para incentivar las peores fantasía que el secreto y el misterio.

Sobre todo, dé afecto y comprensión. Recuerde que pueden estar ansiosos y bajo estrés, y que tiene menos recursos que los adultos para hacerles frente. O, mejor dicho, tienen un recurso: nosotros (padres, abuelos, maestros).

Los adultos debemos filtrar la cantidad y naturaleza de la información. En términos generales, cuando menos visual la información, mejor.

Tenga en cuenta que no es lo mismo que ver una película aunque lo parezca: falta el elemento de ficción, ese que en el fondo nos tranquiliza al pensar que al apagarse la pantalla todo será igual que antes y sin amenaza para nosotros.

De alguna manera, ese mismo elemento de ficción es el que está presente en el juego de los niños, y en parte explica por qué es tan importante el juego en la elaboración de los sucesos traumáticos para los niños.

¡Déjelos jugar!, permita el juego y las condiciones para que se produzca, y juegue con ellos. Muchas veces el juego de los niños puede llegar a angustiarnos a los adultos, pero ese es un problema nuestro y para nada un motivo para interrumpir el juego de los niños.

No olvide, tampoco, que los niños son los niños y los adultos son los adultos. No está mal buscar un poco de paz en nuestros niños, pero no olvide que somos nosotros los que debemos darle refugio y no a la inversa.

Por más que un niño parezca grande (y aunque sea un adolescente), o suela tener actitudes muy “maduras”, o sea muy serio, siguen siendo niños y necesitando de nosotros lo mismo que cualquier niño.

Somos nosotros quienes debemos contenerlos a ellos, y no hay nada peor que dejarse engañar por las apariencias (o la propia angustia) y cargarlos con una tarea que no podrán cumplir.

 

 

 

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Mario Casale

Claves para encontrar sus antepasados ingleses

Claves para encontrar sus antepasados ingleses

¿Sabía que a partir de 1837, Inglaterra tiene registrados todos sus nacimientos, matrimonios y defunciones? Esto, sumado a las nuevas posibilidades que brinda Internet, nos pueden facilitar mucho la búsqueda de nuestro ancestro inglés.

Cómo investigar las tradiciones familiares

Cómo investigar las tradiciones familiares

Los antropólogos han encontrado que cuando la tradición se transmite por medio de la cultura y los antecedentes familiares, la palabra hablada es un elemento de bastante exactitud. Desafortunadamente, no todas las tradiciones contienen la suficiente veracidad para ser tenidas en cuenta. No es infrecuente que las historias menos creíbles, sigan un patrón, quizás de separación, de riqueza perdida, o de oportunidades frustradas.

Cómo encontrar información genealógica en las iglesias latinoamericanas

Cómo encontrar información genealógica en las iglesias latinoamericanas

Si su familia data de largo tiempo en América Latina, podría saber más sobre sus ancestros –y hallar a familiares desconocidos- ubicando sus expedientes en las iglesias

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: