Home > Dinero > Empleo

Recursos humanos

Exceso de sinceridad, ¿pecado laboral? Parte 2

El trabajo es un ámbito a menudo muy tentador para expresar nuestros anhelos, éxitos, frustraciones, y angustias. Sin embargo… ¿hasta que punto es conveniente hacer esto?

La fundamental continuidad laboral

La mejor forma de desarrollar su trabajo, es hacerlo de una forma optimista y concentrada. En este sentido, si bien es cierto que nadie espera que uno esté concentrado en el trabajo todo el tiempo, pues el tiempo de recreación es parte de una visión optimista que ayuda a llevar adelante las ocho horas que se encuentra en la oficina, no menos real es que pasar demasiado tiempo charlando puede hacer que le destine poco tiempo al trabajo.

Según afirman los especialistas, una falta de intimidad en el trabajo puede llegar a ser problemática, y más aún cuando llega a ser excesiva. Se entiende que uno pregunte cómo se pasó el fin de semana, o que cuente que se realizó una linda excursión a pie. Eso es parte de la cortesía común. Pero pasar media hora hablándole a un colega sobre TODO lo que realizó en su fin de semana, no lo es.

Por cierto, muchos refrendarán esta posición rápidamente, afirmando que en todo trabajo siempre hay una hora para comer, y que de hecho se puede compartir mucha información privada durante esa hora de almuerzo diaria.

Bien, entonces sólo tengan en cuenta que eso son cinco horas a la semana ¡cinco horas a la semana! ¿Se imagina todas las cosas que podría compartir en ese lapso? Y eso, sin contar los recreos e interrupciones que se toman durante el día.

Por eso, lo que se debe entender, es que el hecho de hablar sobre si mismo cuando debería estar trabajando, no es sólo una falta que podrá estar atentando contra su trabajo, sino también una acción que podría estar perjudicando su propia intimidad, y con ella, todo lo citado anteriormente (menos posibilidades de ascensos, riesgos de ser malentendidos, etc.)

Manténgalo bajo siete llaves

Cómo ya habrá visto, revelar demasiado acerca de usted mismo, le puede dar a la gente una impresión equivocada o bastante errónea de su persona, o, por lo menos, una que usted no querría tener. En general, todos los seres humanos racionales quieren preservar algún nivel de intimidad.

Cierto es que cuando se ha trabajado en cierto lugar durante mucho tiempo, la gente tenderá a saber más acerca de su mundo personal, por una simple cuestión de tiempo compartido.

Por ejemplo, los colegas siempre podrán saber si un familiar cercano murió, dado el hecho de que usted tomó una semana de trabajo como duelo. También podrán saber que tuvo un hijo enfermo, ya que usted se tomó el día para ocuparse de él.

Este nivel de conocimiento entre uno y otro es normal y está bien, pues de hecho, dependiendo de su lugar de trabajo, es casi inevitable. Como habrá visto, no dependerá de usted dar a conocer sus cuestiones personales, sino que simplemente se filtrarán.

No menos cierto, es el hecho de que existe una necesidad en los seres humanos de dar cuenta de sus cuestiones personales, asuntos de su familia, y problemas de su casa.

Pero una cosa es que la información se filtre, o que de cuenta de la misma, y otra contar intimidades. Si un colega atraviesa un divorcio, usted puede decirle alguna frase optimista o alegre, pero sin tener que oír todos los detalles. La clave, en todo caso, estará en que los colegas puedan hacer patente su necesidad de expresarse frente a los demás, pero manteniendo, al mismo tiempo, intacta su intimidad.

Según coinciden los especialistas en recursos humanos, compartir demasiado tiene un impacto negativo en la productividad, pero también un impacto emocional en el ambiente de trabajo que puede ser poco sano para las personas que deben buscar, realmente, la plenitud y amistad en otra parte.

Por supuesto, nadie habla de permanecer como una momia durante ocho horas al día, pues de hecho se pasa mucho tiempo en el trabajo durante la vida diaria, por lo que tiene que haber espacio para alguna interacción, pero sí de saber que no es el trabajo el lugar para dar cuenta de nuestras intimidades.

Asimismo, si uno no quiere oír su historia en el bar del las oficinas, tampoco debe mencionarla en cualquier café. Por cierto, si se trata de una cosa que lo enorgullece, como un coche nuevo, una casa nueva, un bebé, etc., no habrá problemas en compartir la alegría.

Pero si es una cuestión muy intima, como lo puede ser cualquier problema de familia, siempre debería mantenerlo lo más alejado del trabajo. Para poder expresarse, debería encontrar un terapeuta profesional, o alguien en quien verdaderamente confíe como para mantener una intimidad, como un amigo muy cercano, un sacerdote o un rabino.

En definitiva…

Como en cualquier orden de la vida, usted es el único que puede decidir qué, y cuánta, información querrá compartir con sus colegas. Al fin de cuentas, por más presiones o rumores que existan, la decisión siempre será responsabilidad suya, en última instancia. Y esto mismo sucederá con las consecuencias, ya que nadie lo puede obligar a hablar.

Si el hecho de abrir su vida personal no lo hace sentir incómodo, posiblemente sólo debería cuidarse de no perder mucho tiempo en el trabajo mientras lo hace, pues más allá de eso, no habrá ninguna separación entre su vida como trabajador y su vida real.

Esto puede estar bien para algunas personas, y de hecho, ser preferible para sus vidas, pues, en el caso contrario, se sentirían muy incómodos por exhibir una personalidad diferente en el trabajo de la que mantienen en su propia casa.

Con todo, siempre se deberá tener en cuenta cuales son los resultados de nuestras acciones, pues una vez que se abran las puertas de la intimidad, será muy difícil volver a cerrarlas. En cualquier caso, antes de decidir revelar su intimidad, tendrá que tener en cuenta este factor, es decir las probables consecuencias, y sobre todo en lo que respecta a cómo las mismas intervendrán en su vida estrictamente laboral.

Aprende los secretos de la etiqueta, el ceremonial y el protocolo con nuestro curso gratis.
Inscríbete ahora haciendo clic aquí.

 

Roberto Mateoli Fuentes

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Exceso de sinceridad

Por SIEMPRE SERE


Exceso de Sinceridad, pecado laboral?

Por AGU04


Mas notas del autor:

Roberto Mateoli Fuentes

¿Qué odia la gente de las publicidades?

¿Qué odia la gente de las publicidades?

Hay un dicho en la publicidad sobre los clientes que es dolorosamente cierto: "nadie ama a su marca tanto como usted". Lo mismo podría decirse sobre los profesionales que trabajan en la industria publicitaria: "Nadie ama la publicidad como ellos"...

Sexo y romance en la oficina, ¿sí o no?

Sexo y romance en la oficina, ¿sí o no?

Ultimamente, han crecido en forma exponencial los casos de amoríos entre colegas de trabajo. Conozca los motivos, y cuán beneficioso o perjudicial podría ser para sus protagonistas

¿Cómo ganarme su lealtad?

¿Cómo ganarme su lealtad?

Lograr tener una amplia base de datos de clientes es sumamente positivo para tu negocio, pero lograr que todos ellos vuelvan, es ideal…

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: