Home > Tus raices > Genealogía

Genealogía: cómo buscar

Evitando los errores más comunes en la investigación genealógica

Los errores que se pueden cometer una búsqueda genealógica, pueden ser perjudiciales para toda la investigación, pues nos podrían hacer tomar caminos equivocados y malgastar tiempo y esfuerzo. En esta notas, le contamos cuales son las equivocaciones más comunes, y óomo evitarlas

Las investigaciones genealógicas suelen estar basadas en fuentes antiguas e imprecisas, que a menudo llevan a cometer varios errores, los cuales podrían ir empeorando a medida que avance la búsqueda, montada sobre estos datos incorrectos. Por eso, poseer métodos de investigación correctos, es esencial para localizar la mejor información acerca de sus antepasados, y para obtener conclusiones acertadas acerca de los mismos.

Como es lógico, todos podemos haber cometido errores u omisiones en nuestra investigación en alguna que otra oportunidad, pero si bien algunos de estos errores pueden ser mínimos y sin importancia, otros nos podrían hacer tomar un camino equivocado, llegando incluso a seguir el rastro de una persona que nada tenga que ver con nuestra ascendencia. Por eso, aquí le proporcionamos algunos puntos para evitarlos:

1. Cantidad no es calidad

Antes que nada, es necesario saber que se puede localizar mucha información mirando tan sólo unos pocos tipos de archivos, como los de censo, las Biblias de familia, los certificados de casamiento o los certificados de defunción, los cuales son a menudo muy buenos puntos de partida.

Sin embargo, también existen una gran cantidad de otras fuentes que podrían ser también muy buenos indicios, como por ejemplo los registros de tierra y propiedad, los de impuestos, los judiciales, las listas de pasajeros de barcos, los registros de inmigración y naturalización, de Seguridad Social y de Jubilación, así como los directorios de la ciudad, los registros del servicio militar, los de pensión, y las publicaciones de las sociedades genealógicas e históricas, por sólo nombrar unos pocos. La clave, entonces, sería no limitarse, sino tratar de estudiar todos los recursos alternativos posibles.

2. Un ojo crítico

Es también esencial que sepa que no todo lo que leerá es exacto, por lo que una pequeña y sana dosis de escepticismo, sería muy útil para su investigación. Por caso, los registros de censo son un buen ejemplo de la información que debería ser tomada con pinzas, y contrastada luego con otras fuentes. De hecho, los datos del censo son tan exactos como la rigurosidad que el censor aplicó, y si en efecto esta persona estaba algo cansada, o era bastante vaga, es posible que sólo haya preguntado a los vecinos referencias de sus antepasados para completar su perfil, sobre todo si ellos vivían en un alto piso por escalera, o en una granja alejada.

De la misma forma, las biografías y genealogías que se publican, así como otra muchísima información que se puede encontrar en Internet, podrían contener también más de una discrepancia o error. Por eso, es fundamental que, siempre que le sea posible, verifique lo encontrado, tratando de confirmar o corroborar con otra fuente los datos encontrados en cualquier lugar, especialmente en los mencionados anteriormente.

3. Un arma de doble filo: los resúmenes, sumarios, extractos, y transcripciones

Aquellos archivos o registros que hayan sido copiados o publicado por terceros, son a menudo una fuente extra de problemas, ya que son más que comunes los errores de interpretación y trascripción de los datos, sea por falta de claridad en los originales o por una interpretación errónea de un documento.

De hecho, muchas veces los errores en el deletreo de los apellidos, las omisiones de algunos nombres, o las faltas de descripciones precisas, son muy frecuentes en los abstractos y las transcripciones, y es por eso que es muy importante que, en lo posible, luego hallar uno de estos abstractos, sumarios, o transcripciones se busque una copia de los documentos originales. Cuando los encuentre, podrá ver que a menudo es factible encontrar una información adicional muy importante, y otra que contrasta con la erróneamente incluida en los resúmenes.

4. Una persona y varios nombres

Tal vez le parezca raro que alguien cambie sus nombres o apellidos, pero debe saber que en otros tiempos esto era muy común, y de hecho la gente solía modificar sus nombres sin atravesar ningún proceso legal previo. Este hecho, sumado al que muchos nombres se escribieron o fueron registrados inexactamente, -en más de una oportunidad a causa de su complejidad-, es muy importante de tener muy en cuenta, ya que muchas veces un nombre o apellido similar al suyo podrían referirse a su ancestro.

Por eso, sería importante que comience su investigación con una lista de deletreos alternativos posibles de los nombres y apellidos, y esté tan atento de estos como del que busca.

5. El mapa equivocado, el camino equivocado

Un error muy común en muchos investigadores, es malgastar el tiempo y dinero por no utilizar un mapa o guía correcto para su investigación. Sucede que a medida que los países crecieron, sus condados o provincias se subdividieron en nuevos condados y provincias, cuyas fronteras por supuesto cambiaron, también a causa de las guerras y conflictos políticos.

Por eso, si busca por ejemplo un registro de casamiento, debe asegurarse de encontrar la oficina pública en la que crea se aloja ese documento, para lo cual deberá utilizar un mapa actualizado con el fin de determinar en que ciudad actual sucedió realmente el acontecimiento, y un mapa del mismo área pero del tiempo en que ocurrió este casamiento. Así, si la ubicación actual es en un condado diferente, o en otra jurisdicción gubernamental, debería contactar o visitar, -además de la oficina actual-, aquella ubicada en la nueva ciudad, para saber si todavía tiene copias del registro.

6. El mismo lugar, un nombre diferente

Otra falencia común de los investigadores amateurs, es que se rindan cuando no encuentran el nombre de un lugar que ya no existe o, peor todavía, cuando desean seguir en base a suposiciones. Para evitar cualquiera de estos caminos erróneos, se debe saber que siempre se pueden encontrar mapas viejos u otras referencias que indiquen el nombre del lugar, y puedan llevarlo a encontrar el sitio donde se encuentran los archivos de su ancestro.

Nuevamente, utilizar el mapa correcto es fundamental y extremadamente importante para localizar estos pueblos y aldeas pocos conocidos o ya desaparecidos, en cuyas oficinas públicas se podrían localizar los registros buscados. Si los atlas o diccionarios geográficos viejos no lo pueden ayudar, trate de buscar otros registros alternativos, como aquellos confeccionados por las viejas oficinas de correos o las antiguas listas de estaciones de los ferrocarriles.

7. Otros caminos, un mismo destino

En más de una oportunidad, los investigadores amateurs desperdician mucho tiempo siguiendo caminos anteriormente tomados u otros similares, que los llevan a encontrar la misma información, pero a perder mucho tiempo. Esto sucede por los olvidos que, lógicamente, pueden presentarse en una investigación que demanda mucho tiempo e información.

Por eso, es importante tener anotado los recursos que ya ha investigado en el pasado, incluyendo aquellos no han tenido utilidad, para no malgastar sus esfuerzos. En este sentido, un árbol o calendario de investigación le podría ser muy útil para registrar los pasos que ha dado. Los mismos pueden ser guardados por apellido, por individuo, por área geográfica, o por cualquier otro método de organización que le resulte más efectivo.

8. Los materiales encontrados, útiles para siempre

Una de las técnicas más útiles en cualquier investigación, pero más pasada por alto por los genealogistas amateurs, es reexaminar el material que han obtenido y consultado previamente. En este sentido, es importante saber que cuando se descubre nueva información, es importante contrastarla y compararla con los datos que ya posee, para así valorar correctamente la viabilidad y factibilidad tanto de la información nueva como de la vieja.

Para esto, debería preguntarse si los datos nuevos y viejos concuerdan, si se complementan, si existe alguna discrepancia, y en el caso de que sea así, si una fuente es mejor o más segura que la otra, pero teniendo mucho cuidado en los parámetros que utilizará para hacer esta última comparación, para lo cual será útil aplicar lo señalado anteriormente, es decir tener en cuenta si la fuente de la información es original o ha sido transcripta por otras personas.

Tenga en cuenta que es muy importante reexaminar continuamente los datos que ha adquirido, ya que si bien muchas veces los mismos forman perfectos rompecabezas de la vida de su antepasado, en donde todas las piezas encastran con la mayor precisión, en muchas otras oportunidades, sin embargo, estas piezas son imposible de unir, y los nuevos datos le podrían proporcionarle más preguntas que respuestas.

9. Sus parientes, los mejores informantes

Lo que siempre debe saber, es que sus parientes son, también, algunos de sus mejores recursos. Posiblemente en más de una oportunidad habrá leído en nuestra sección de genealogía cuán importante es entrevistar a todos sus parientes, pues sus recuerdos de nombres, lugares, acontecimientos, y demás detalles, pueden ser puntos de partida inapreciables para la investigación de otras fuentes complementarias.

Pero además, los familiares pueden también tener en posesión material muy importante, como Biblias familiares, cartas, diarios o cartas, así como registros militares, testamentos, escrituras, certificados de casamiento, o muchos otros tipos de documentos y archivos que quizás estén dispuestos a prestarle o a dejarle copiar.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Ideologías y circunstancias

El hombre es un ser imperfecto, por lo que pensar que puede organizar una sociedad perfecta es un sueño...

¿Qué impide el crecimiento de tu negocio?

¿Qué impide el crecimiento de tu negocio?

¿Conoces los 5 errores más comunes quienes empiezan un negocio y se atascan al cabo de un tiempo. ¿En cual de estos 5 errores has caído sin querer?

Cómo hacer una mascarilla antiarrugas: video paso a paso

Cómo hacer una mascarilla antiarrugas: video paso a paso

Te enseñamos a preparar paso a paso una mascarilla rejuvenecedora y que combate las arrugas

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: