Esas benditas comparaciones
  INGRESO MIEMBROS
  ¡REGÍSTRATE!
Suscribete gratis
Cursos gratis Libros gratis Guias locales Revista
Clasificados | Postales | Blogs | English | Publicidad | Webmasters
Google
Web enplenitud.com

 

   Bookmark and Share
CANALES
COMUNIDAD
  Newsletter
  Facebook
  Twitter
ENPLENITUD




 
 Home >  Familia >  Padres e hijos > 
 La relación con nuestros hijos

Esas benditas comparaciones

Usted le hace un flaco favor a su hijo si está todo el tiempo comparándolo con otros. Aprenda como deshacerse de esos prejuicios, y dejar que tome su propio camino.

Autor:

Dice Marta J.:

"Le dije a mi hija: Gaby, yo querría que te pruebes para uno de los coros de la escuela. Tan pronto como hice ese comentario, sabía que mi hija me respondería con un desafiante "¡no!".

La mayor, Raquel, y yo, disfrutamos mucho cantando. Lo hice en varios coros del secundario y de la iglesia, y Raquel siguió mis pasos.

Gaby podía cantar también. Algunos años atrás, ella había actuado en uno de los papeles principales en una obra escolar, y yo no le había dicho que lo haga. Ella concurrió por sí misma.

Durante el estreno, me sorprendió ver a mi hija más pequeña interpretar sus líneas con energía, cantando sola con una gran habilidad. Era un talento que yo nunca supe que tuviera. Repentinamente, tuve sueños y visiones de que ella lo usaría en varios lados. Pero Gaby tenía otras ideas”.

Hermanas, pero como la noche y el día

"Mis hijas son tan diferentes como la noche y el día. Incluso sus aspectos físicos son diferentes. Raquel tenía unos ojos verdes que hechizaban. Gaby tenía unos que eran vibrantes y hermosos, aunque parecía no darse cuenta y se mantenía descuidada.

Cuando Raquel creció, la gente continuó comentando cuan linda era, frecuentemente ante los oídos de su hermana menor.

Gaby no era ninguna tonta. Comenzó a notar cómo su hermosa hermana mayor sobresalía… en absolutamente todo. Los que habían visto lo que hacía Raquel, o que conocían su rebosante personalidad, no se sorprendían de lo que era capaz de hacer.

Ella no se mataba estudiando, pero siempre se llevaba los honores. Se distinguía en las charlas y debates. Tenía instinto para la actuación, y sus bailes y desempeños en el coro daban cuenta de sus capacidades naturales.

Gaby había sido expuesta a estas situaciones desde la infancia, y ya era grande para hacer apreciaciones. Ella sabía que su hermana mayor la eclipsaba. Inconscientemente, ella decidió que si no podía competir con su hermana, evitaría hacer cualquier cosa que pudiera compararlas.

No se probaría para el coro. No cantaría en la iglesia. Su decisión era no involucrarse en nada en lo que estuviera su hermana, y que pudiera causarle dolor.

Pero, como madre que también tuvo una hermana mayor que sobresalió, entendí sus razones".

No haga comparaciones entre hermanos

Comparar a un hermano con otro puede ser mortal. Martha es una música y compositora con mucho talento, pero ella ha sido terriblemente tímida para cantar desde que era una niña pequeña.

Un día en que Martha estaba sentada en el piano acompañando a su hermana, mientras ella ensayaba una canción, su madre entró a la habitación y les dijo "¿No es bárbaro?". "Emilia puede cantar y Martha puede tocar". Esas palabras penetraron en ella como un puñal.

No es inusual que los hermanos mayores sobresalgan en actividades académicas o extracurriculares. Desde que nacen concentran todas las atenciones de los padres. Todos los "mayores" son recordados con un gran amor en los álbumes familiares.

Todo se le festeja, sus primeros pasos, sus primeras palabras, etc. Cuando llega el segundo hijo, las comparaciones comienzan. ¿Por que Julio no habla o camina todavía, si Juan lo hacía a su edad?

Desde el comienzo, solemos comparar un niño con otro, tomando al mayor como una vara que mide a los demás. Comparamos sus aspectos físicos tratando de ver a quién se parece más. Comparamos niveles, esperando que cada chico aprenda de forma semejante, y decepcionándonos cuando no lo hacen.

Comparamos sus talentos y capacidades, incluso insistiendo a un chico para que realice las mismas actividades que sus hermanos mayores han realizado en algún momento. Creemos que porque el primero las disfrutó, el hermano también lo hará. Incluso comparamos su carácter.

Nos es casi imposible no comparar a un hermano con el otro. Las comparaciones surgen naturalmente, y, sin embargo, algunos padres no tienen en cuenta cómo ello repercute en la autoestima de sus hijos.

Las comparaciones no sólo suceden en la casa sino también en la clase. Cuando un maestro ya estuvo con un hermano mayor, tiene a menudo un prejuicio sobre él. El más joven puede ser visto como una copia, para bien o para mal, de su hermano o hermana.

Las comparaciones son una tierra fértil para la rivalidad entre hermanos. Pueden minar la autoestima de los chicos. El forzar altas expectativas para un chico sólo porque sus hermanos las han satisfecho previamente, puede provocar en él la falta de ánimo -o de deseo- de realizarlas.

Lo peor, al comparar a los hermanos, es que les estamos diciendo “No sos un individuo. No sos importante para vos mismo". También envía un mensaje subliminal: “Si hacés esto, te voy a querer más”.

Deje al adolescente su espacio y su camino

Al reconocer las habilidades reales de sus hijos, los ayudará a dejar de lado sus prejuicios sobre las habilidades y talentos que ellos deberían tener.

Este año, Gaby eligió realizar un viaje de aventuras en vez de invertir su dinero en sus habituales clases de gimnasia. Para una de las actividades del grupo, debieron trepar una roca para llegar al centro deportivo más cercano. Le encantó.

Unas semanas atrás su familia realizó una visita hacia un centro deportivo familiar, donde pudieron observar asombrados cómo Gaby escalaba hábilmente una pared en el interior del recinto.

Luego, su cara brilló intensamente por lo que había logrado hacer. El hecho de saber que habían concurrido allí especialmente por ella, fue una gran carga de presión... pero también de autoestima.

Dejar que un adolescente encuentre su propio lugar y logre realizarse, es vital para su desarrollo como individuo. Mantenga sus ojos y oídos abiertos a sus potencialidades, para que éste las pueda aplicar en su propio medio.

Cuando vea algo que piensa que puede interesar a su hijo, apúntelo, pero esté seguro de dejarle a él la ultima palabra. Déles el permiso de intentar y de fallar. En el proceso, ellos descubrirán en qué pueden ser buenos. Demostrar un amor incondicional sin importar el éxito o el fracaso disminuye nuestra necesidad de comparaciones.

Evite las comparaciones

· Concéntrese en encontrar las capacidades y potencialidades de cada uno de sus hijos.

· Hágase un hábito el incentivarlo por su peinado, su ropa, sus logros, etc.

· Pase un rato con cada chico de forma separada, charlando en su cama, haciendo salidas, yendo de compras, etc.

· Cuando alguien le hable sobre los chicos que sobresalen, asegúrese también de resaltar los logros de sus otros hijos.

· Afirme la capacidad única del chico.

· Ofrézcale distintas actividades para realizar fuera del horario escolar.

· Déle pequeñas satisfacciones para demostrarle que usted entiende sus gustos, mas allá de que los comparta o no.

· Deje a sus chicos probar diferentes actividades y comprométase a APOYARLOS aunque fallen.

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

 

 



Haga clic aqui para opinar sobre la nota Esas benditas comparaciones
 Comentarios
Yo, la segunda!
Por DARLA 2004
Fecha: 12:28 Hs, Miércoles, 1 de Diciembre 2004
Muy bueno
Por SAMUCHA
Fecha: 11:18 Hs, Jueves, 26 de Junio 2003
Opina sobre la nota

 
Viviana Vergara es:
Psicóloga. Especialista en Niños y Adolescentes
MAS!
Notas del autor
Viviana Vergara
> Cómo entender el razonamiento de los adolescentes
> Respetar a nuestros hijos
> Prepare a su hijo para responder a la presión de sus pares
Otras notas sobre
Padres
> Para todos los Padres y Madres del mundo...
> La importancia del rol paterno
> Papás de fin de semana 
Crecimiento
> PNL: pequeños pasos para aprender grandes cosas
> Dejemos que ellos aprendan por si mismos...
> Miedo a Crecer: de niños a jóvenes
Autoestima
> Caminar correctamente puede cambiarle la vida.
> ¿Sabes cuánto vales en realidad?
> Los diez mandamientos de las mujeres
Celo
> Mi perra está en celo
> Hembritas en celo
> Período de celo, embarazo y parto de su mascota

Visite también




.
OPCIONES
> Opina sobre la nota Esas benditas comparaciones
> Envia la nota a un amigo
> Opina en el foro
> Imprimir
> Regístrate ahora
> Suscríbete gratis
> Contáctanos


Canales: Amor | Belleza y estilo | Dinero | Tiempo libre | Salud y bienestar | Viajes y turismo | Familia | Astrología | Vida cotidiana | Tus raíces | Humor | Juegos | Internet para todos | 70+| Mis Cursos Gratis | Emigración Legal
Servicios: Horóscopo | Cursos gratis | Libros gratis | Postales | Clasificados | Webmasters | Predicciones gratis | Publicidad
Ayuda | Home | Agregar a favoritos | Tu pagina de inicio | Invita un amigo
Copyright 2000-2013: www.enplenitud.com
Un emprendimiento de Latin Seniors Inc.