Home > Dinero > Retiro y jubilación

Jubilación

Entendiendo el impuesto a la Seguridad Social. Obligaciones y beneficios para los extranjeros

En ocasión de mudarse a los Estados Unidos, muchos ciudadanos extranjeros, ya sean inmigrantes o residentes temporarios, frecuentemente preguntan si deben pagar impuestos a la seguridad social y/o si pueden optar por recibir los beneficios de la seguridad social.

Pagina nueva 1

Los ciudadanos extranjeros que tengan trabajo en Estados Unidos, aún si es a causa de breves viajes de negocios, a menudo se encuentran con que están pagando o deben pagar impuestos a la seguridad social tanto en los Estados Unidos como en su país natal. Estos individuos a menudo se encuentran con que no pueden optar por recibir los beneficios de la seguridad ni en los Estados Unidos ni en su país natal, porque los pagos efectuados al sistema norteamericano les quitan elegibilidad en su país de origen y viceversa. 

Para remediar algunas de estas inequidades, el Código Impositivo Interno (el “Código”) otorga varias exenciones de los impuestos a la seguridad social para ciudadanos extranjeros. Si una exención no se encuentra disponible, el ciudadano extranjero puede apelar a conseguir una en alguno de los varios acuerdos de “totalización” de seguridad social que los Estados Unidos han suscripto con otros países. Los acuerdos de totalización también enfrentan los temas, a menudo más importantes, que se refieren a la posibilidad de ser candidato para estos beneficios. Por último, muchos ciudadanos extranjeros realmente tienen intenciones de pagar los impuestos a la seguridad social en los Estados Unidos y no en su país de origen, ya que las tasas impositivas tienden a ser más bajas en los Estados Unidos que en otros países, especialmente en los casos en que tributando en el sistema norteamericano, el ciudadano extranjero puede optar por recibir los beneficios en su país de origen. 

Un poco de historia 

Antes de sumergirnos profundamente en estos temas, daremos un paso hacia atrás para intentar entender la estructura y los beneficios del sistema de seguridad social de los Estados Unidos. El impuesto a la seguridad social está dividido en dos sistemas impositivos separados. El primer sistema se encuentra bajo la óriba del Acta Federal de Contribuciones por Seguro (”FICA”, según figura en las retenciones salariales) y requiere contribuciones iguales de parte del empleador y del empleado. El segundo sistema se aplica sólo a los individuos que trabajen de forma independiente (a los propósitos de este artículo, nos concentraremos solamente en el sistema FICA). El Acta Federal de Contribuciones por Seguro consiste de dos impuestos separados: (i) el Impuesto a la Edad Avanzada (jubilación), Sobrevivientes y Seguro por Discapacidad (“OASDI”), y (ii) el impuesto por Medicare. El Impuesto a la Edad Avanzada, Sobrevivientes y Seguro por Discapacidad y el de Medicare son gravados tanto al empleador como al empleado en cantidades equivalentes al 6,2% de los primeros $87.000 de los salarios brutos pagados al empleado (OASDI), y el 1,45% de los salarios brutos pagados al empleado (la porción de Medicare). La porción del empleados correspondiente al Acta Federal de Contribuciones por Seguro no es deducible a los efectos del impuesto a las ganancias. 

Generalmente, un individuo no puede optar por recibir los beneficios de la seguridad social en Estados Unidos a menos que cumpla un número mínimo de trimestres cubiertos. Para el 2003, un trimestre cubierto se cumple cuando los salarios sujetos a impuestos por seguridad social igualan o superan los $890. Un máximo de cuatro trimestres cubiertos pueden ser ganados por año. En consecuencia, un individuo que gane $3.560 o más en el 2003 puede cubrir la cantidad máxima de cuatro trimestres (aun cuando todos los salarios se ganen dentro de un trimestre de calendario). Una vez que un individuo acumula los primeros 40 trimestres cubiertos, se vuelve “totalmente asegurada” y tiene derecho a una amplia gama de beneficios. Los individuos que hayan cubierto el equivalente a seis de los trece trimestres anteriores, tienen status de “asegurados por el momento”, y poseen un nivel menor de beneficios. 

Aun cuando los beneficios deben pagarse a una persona según la ley, en ciertas instancias el pago de estos beneficios puede ser reducido o incluso interrumpido. La razón más común para la reducción o ausencia del pago es que el individuo elija trabajar más allá de la edad normal de jubilación mientras recibe estos beneficios. Además, un extranjero que resida fuera de los Estados Unidos por seis meses puede ver sus beneficios interrumpidos hasta que regrese a los Estados Unidos por un período de al menos 30 días consecutivos (o a menos que ciertas excepciones adicionales se apliquen en su caso). 

El impuesto por seguridad social no es reembolsable. Si un ciudadano extranjero paga el impuesto, pero más adelante no se lo encuentra apto para recibir los beneficios, no podrá pedir un reembolso de su dinero. Por eso, los ciudadanos extranjeros que tengan empleo en los Estados Unidos que vean poco probable acumular los trimestres suficientes cubiertos para optar por los beneficios, a menudo quieren evitar pagar el impuesto por seguridad social. Por otro lado, algunos ciudadanos extranjeros quizás quieran pagar el impuesto por seguridad social. Por último, algunos ciudadanos extranjeros desean pagar impuestos por seguridad social como una manera de asegurarse la opción por beneficios de seguridad social en su país de origen, pero sacando ventaja de las tasas más bajas de aporte existentes en los Estados Unidos. 

¿Quiénes deben pagar? 

Si un ciudadano extranjero trabaja como empleado en los Estados Unidos, debe pagar impuestos por seguridad social a menos que una excepción se aplique en su caso. Esto es así incluso en casos donde el ciudadano extranjero se encuentre trabajando en los Estados Unidos a causa de un corto viaje de negocios, tenga ingresos que no tributen al impuesto a las ganancias de los Estados Unidos, reciba su salario en una moneda extranjera, en una cuenta bancaria extranjera, y de parte de un empleador extranjero que no posea otros contactos comerciales dentro de los Estados Unidos. El empleador extranjero debe deducir estos impuestos de los salarios aun cuando el ciudadano extranjero sepa que no podrá candidatearse para recibir estos beneficios en un futuro. Sin embargo, en la práctica un ciudadano extranjero no paga impuestos por seguridad social a menos que así lo desee, y el empleador extranjero generalmente retiene los importes y no los remite a los organismos impositivos. Esto sucede porque la Dirección Impositiva (IRS) generalmente no intenta recaudar el impuesto a menos que existan impuestos federales a las ganancias que también hayan vencido dentro del salario del ciudadano extranjero. 

Aun así, un ciudadano extranjero, particularmente si trabaja dentro de los Estados Unidos para un empleador también situado en el país, debería tener alguna base legal para reclamar la exención de estos impuestos. Pueden encontrarse muchas exenciones para el impuesto por seguridad social de los Estados Unidos, ya sea en el “Código”, en tratados por impuesto a las ganancias o en acuerdos de “totalización” de seguridad social. 

Por ejemplo, según el “Código” existe una amplia exención de tributar al impuesto por seguridad social para todos los poseedores de visas tipo F, J, M y Q, siempre y cuando el “empleo” que genere los sueldos esté realizado por un extranjero no residente, y que mediante éste desarrolle tareas que estén de acuerdo con el propósito por el que este extranjero fue aceptado en territorio de los Estados Unidos. 

Un análisis completo de todas las exenciones disponibles excede el marco de este artículo. Sin embargo, la publicación 15, circular E, Guía Impositiva del Empleador de la IRS (disponible en inglés en el sitio web del IRS en www.irs.gov) posee un resumen en su sección 15 con respecto a las exenciones del impuesto por seguridad social incluidas en el “Código”. Estas exenciones se aplican a varios tipos de empleos de ciudadanos, extranjeros residentes y extranjeros no residentes. Fragmentos de ese resumen se incluyen en esta nota. 

Si el “Código” no contempla una exención del impuesto por seguridad social para un ciudadano extranjero, algún tratado suscripto por los Estados Unidos con otro país puede proveerla. Sin embargo, en años recientes ha sido una política del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos excluir los impuestos por seguridad social de la lista de impuestos cubiertos por los tratados de impuestos a las ganancias (solamente los tratados de impuestos a las ganancias con Corea del Sur y Canadá confieren una exención explícita de los impuestos por seguridad social). 

Si una exención explícita o implícita del impuesto por seguridad social no se encuentra disponible a través de un tratado de impuestos a las ganancias, un ciudadano extranjero puede apelar a conseguir un acuerdo de “totalización” de seguridad social. 

Acuerdos de totalización 

Un acuerdo de “totalización” de seguridad social es similar a un tratado impositivo y posee la misma fuerza y efecto que un tratado impositivo bajo la ley estadounidense. Un acuerdo de totalización elimina el doble gravamen que puede ocurrir cuando los ingresos están sujetos al gravamen del impuesto por seguridad social de múltiples jurisdicciones. Un acuerdo de “totalización” también contempla una protección de beneficios para los trabajadores que repartan sus carreras laborales entre los Estados Unidos y otros países. Los empleados que trabajen en los Estados Unidos y en el extranjero a menudo se encuentran con el problema de que no han trabajado el suficiente tiempo en ninguna de las jurisdicciones como para poder optar por recibir algún beneficio. Un acuerdo de “totalización” le permite a estos trabajadores cumplir los requisitos para poder candidatearse a los beneficios, basándose en un sistema de créditos de cobertura combinada por los diferentes países en los que desarrollen su trabajo. 

Los Estados Unidos poseen actualmente acuerdos de totalización vigentes con los siguientes países: 

Australia                                Alemania                                Portugal

Austria                                   Grecia                                   Corea del Sur

Bélgica                                  Irlanda                                    España

Canadá                                  Italia                                        Suecia

Chile                                       Luxemburgo                          Suiza

Finlandia                                Holanda                                 Reino Unido

Francia                                  Noruega

Un acuerdo de “totalización” dispone que un empleado esté sujeto a impuestos por seguridad social sólo en el país donde trabaje. Por ejemplo, un ciudadano noruego que desarrolle negocios temporariamente en los Estados Unidos verá los salarios que deriven de la actividad llevada a cabo en territorio norteamericano gravados por los impuestos por seguridad social de los Estados Unidos, no por los noruegos. Una excepción a esta regla la constituye el “trabajador separado”, situación que contempla que un trabajador extranjero es “enviado” al país anfitrión (en nuestro ejemplo, los Estados Unidos) por un empleador de su país de origen, el empleado extranjero pagará impuestos solamente en su país de origen. La excepción del trabajador separado no se encuentra disponible si la tarea encomendada en el país anfitrión tiene una duración estimada de más de cinco años. 

A menudo, un ciudadano extranjero que posee un empleo en un país anfitrión no podrá optar por recibir beneficios de seguridad social ni en su país de origen ni el país en el que se encuentra trabajando. Sin embargo, los acuerdos de totalización les permiten a estos individuos elegir un beneficio “totalizado” de cualquiera de los dos países. En otras palabras, los pagos hechos al sistema de seguridad social de un país cuentan como créditos para poder ser candidato a recibir los mismos beneficios en el otro. Por ejemplo, cada año pagado en el sistema de seguridad social de Canadá cuenta como un año (cuatro trimestres) para la eligibilidad en los Estados Unidos. Computar la cantidad de beneficios a los que se puede acceder es solamente un poco más complicado. 

Por ejemplo, si un individuo acumula seis años de cobertura según el sistema de seguridad social de los Estados Unidos, y diez años de cobertura en el sistema de otro país que requiere 15 años de cobertura para poder acceder a la totalidad de los beneficios, ambos países tratarán al individuo como si un total de 16 años hubieran sido completados según cada sistema. Sin embargo, el beneficio en los Estados Unidos sería 5/16 del beneficio computado sobre la base de los ingresos en ambos países durante el período de 15 años (y en el otro país el beneficio sería de 10/16). 

Cuando un ciudadano extranjero se traslada de su país natal a los Estados Unidos y desea mantener sujeto a los gravámenes impositivos por seguridad social de su país de origen según los términos del acuerdo de totalización, debe pedir un “certificado de cobertura” de las autoridades gubernamentales correspondientes en su tierra natal. El certificado de cobertura no debe ser entregado a la Dirección Impositiva (IRS) o la Administración de Seguridad Social. En cambio, debe ser extendido al empleador norteamericano, que debe quedarse con una copia del mismo. A menudo, un certificado de cobertura se obtiene recién después de que el trabajo en territorio estadounidense haya comenzado. En casi todas las instancias, el certificado es efectivo retroactivamente desde la fecha de inicio del empleo. 

Resumen 

Para determinar si un ciudadano extranjero debe tributar al sistema de seguridad social de los Estados Unidos debe tomarse en cuenta el status de elegibilidad del extranjero, tanto para el sistema norteamericano como para los de otros países. También deberá contemplarse el nivel de ingresos y los beneficios esperados, cuánto se prolongará la estadía del extranjero en los Estados Unidos, y el efecto de cualquier acuerdo de totalización al que se apele. Debido a que los tasas de impuesto por seguridad social en los Estados Unidos tienden a ser menores que en otros países, no es poco frecuente que un ciudadano extranjero busque exención de los impuestos de su país de origen para someterse a los gravámenes de la seguridad social estadounidense. 

Gravámenes por Seguridad Social para extranjeros

Nota: este resumen no toma en cuenta las provisiones de ningún tratado de impuesto a las ganancias o acuerdos de totalización.

Clases de empleo o individuos

Aplicación del impuesto por Seguridad Social

 

 

Extranjeros no residentes

- Gravables por ingresos atribuibles a servicios realizados en los Estados Unidos, a menos que se aplique una exención específica según el “Código”.

 

 

Extranjeros residentes

 

- Servicios realizados en los Estados Unidos

 

- Servicios realizados fuera de los Estados Unidos

 

 

- Igual que un ciudadano norteamericano

 

- Gravables si (1) están trabajando para un empleador norteamericano, o (2) un empleador norteamericano acepta cubrir ciudadanos norteamericanos y extranjeros residentes empleados por filiales extranjeras.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Signo del mes: Capricornio

Signo del mes: Capricornio

Todo, pero todo, lo que debes saber sobre tu signo si eres de Capricornio

Cómo ganar dinero en medio de la crisis financiera

Cómo ganar dinero en medio de la crisis financiera

En este informe verás cómo algunas personas aprovechan la crisis para ganar dinero, aún más dinero que antes de la crisis. Con esta información podrás evaluar que cambios personales te ayudarán a lograr éxito en medio de la crisis...

Novedades y ventajas de iPhone 4S

Novedades y ventajas de iPhone 4S

El sucesor de iPhone 4 llega al mercado con éxito de ventas y una serie de novedades que vale la pena conocer. Si estamos pensando adquirir un nuevo Smartphone es momento de posar nuestra mirada sobre este producto creado por Apple 

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: