Home > Vida cotidiana > Mascotas

Mascotas en la familia

Ella y yo

Me hace saber claramente que es el momento de salir. De abandonar la pesadez y el horario. Casi siempre entre el atardecer y la noche, hora en que el fastidio me pone insoportable...

 

Ella es naturalmente sabia , con sólo mirarme parece “oler” el comienzo de mi ebullición neurótica, que casi siempre, si no la reprimo, me entierra en la pena.

Recorre nerviosa la casa, apurando mis pasos y empujándome o arrastrándome , para que abandone esos preparativos inútiles y domésticos: ordenar los libros, preparar la cena, guardar anteojos y lapiceras, regar o simplemente dejarme llevar por esto que soy y ponerme a rezongar.

Ella es rubia, naturalmente rubia, de ojos castaños, casi negros, de mirada viva y fulminante.

Sin palabras, sólo con mirarme, trasluce su maravillosa vitalidad, su entusiasmo, su fuerza y su terquedad.

Porque eso sí, ella es muy terca.

Yo en un deseo de parecerme a ella , he ocultado mi pelo blanco con una tonalidad dorada, pero a pesar del buen trabajo de mi peluquera, no luce como el suyo, sano y luminoso.

Cuando decididas arrancamos, yo llevo las llaves y ella la dirección.

Ella, Magalí, tiene un gran aprecio por la naturaleza, investigadora de yuyos, flores y árboles.

Respetuosa de las leyes inmodificables ,tormentas, rayos y truenos.

Yo entregada a su inquietud avanzo y retrocedo, me detengo y aguardo el final de sus variadas investigaciones de campo.

El cielo nos cobija mansamente y poco a poco cede mi resistencia y me dejo llevar por su sabiduría animal, tanto mas sabia que esta mía que intento en vano enriquecer.

Porque Magalí, mi perra sabe.

Dueña del secreto ancestral de la paz y la felicidad oliendo, buscando, encontrando entre miles el pasto mas tierno , el mas saludable, el mas perfumado.

Y entonces... morderlo, arrancarlo y disfrutar.

 

 

 

María del Pilar Etchehon

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

María del Pilar Etchehon

Masajes relax

Masajes relax

Una alumna me comenta:”Todo el mundo está mal, nadie cuenta acontecimientos positivos, todos estamos agotados, todos estamos exigidos”. Para todos se me ocurrió esta serie:

Talleres para nosotros, los mayores

Talleres para nosotros, los mayores

Ellas vienen decididas expresando en su cuerpo la historia de los años pasados. Ellos más tímidos, casi siempre luchando con su soledad. Tal vez vengan a escuchar en otras voces palabras oídas, sentir el roce de otras manos que en un primer momento tranquilizan y luego acompañan y estimulan...

Cuidar a los padres que envejecen

Cuidar a los padres que envejecen

Nuestros padres necesitan ahora de nosotros, de nuestras decisiones, de nuestro compromiso. ¿Cómo afrontarlo?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: