Home > Amor y sexo > Sexualidad

GLBT

El retiro y la seguridad económica de las parejas de hecho

Sin los beneficios legales del matrimonio, las parejas que viven juntas tienen que tomar medidas adicionales para asegurarse sus derechos financieras. Aquí le mostramos todo lo que usted debe considerar, incluyendo el seguro, los impuestos y el cuidado médico.

 

Las parejas que no se hayan casado, sin importar cuan cercana sea la relación y cuánto tiempo hayan vivido juntos, no tienen los mismos derechos legales que sus pares casados. En casi cada área de las finanzas personales –jubilación, cuidado médico, impuestos, y seguros- los no-casados necesitan trabajar mucho más para lograr las ventajas que consiguen automáticamente los casados.

Si usted está en una pareja en la cual por ahora no planean casarse, una recién formada pero adulta pareja que teme que la relación legal afecte sus beneficios o la herencia de sus hijos, o una relación entre dos personas del mismo sexo que no se puede casar legalmente, las temas a los que debe hacer frente y las medidas que tiene que tomar son muy diferentes a las de los casados. Todas sus voluntades deben estar especificadas en algún documento.

Considere, por ejemplo, hacer una planificación básica, avalada siempre por documentos jurídicos. Un testamento es también fundamental para quienes vivan en concubinato ya que sin él, la pareja no heredará cualquiera de sus activos, sino que su propiedad pasará automáticamente a la línea de parientes en la orden especificada por la ley del estado, yendo posiblemente a padres o a hermanos con quienes usted no ha hablado en años. Y su pareja puede no ser nombrada como tutor de sus hijos, incluso si él o ella han estado ayudándolo a criarlos.

¿Qué sucede con los temas relacionados con la salud?

Las personas casadas tienen generalmente la posibilidad de decidir los cuidados médicos de su pareja, si es que el afectado encuentra inhabilitado para hacerlo.

Pero las parejas en concubinato no tienen ninguno de tales derechos sin un poder escrito de cuidado de salud, incluso si han estado viviendo juntos por más de diez años. Los solteros no pueden incluso visitar a su pareja en el hospital si es que las visitas se restringen solo a la familia más cercana.

Un poder judicial durable para el cuidado médico (también llamado un poder de cuidado de salud) otorga a su pareja la autoridad de tomar decisiones médicas por usted si esta incapacitado para hacerlo, y puede también especificar que se permita a su pareja visitarle en el hospital.

Una directiva separada del cuidado de salud expresa sus deseos sobre la ayuda a quien le sobreviva. Algunas parejas toman sus poderes de cuidado de salud cuando viajan.

Estén o no casados, las parejas deben emitir poderes durables para un abogado, los cuales le dan a una pareja el derecho de tomar las decisiones financieras por el otro, algo que es determinantemente importante para las parejas en concubinato, que no serán tenidas en cuenta como los maridos y esposas, y podrán obtener menos acceso a información financiera de su pareja.

Poseer activos en común puede presentar problemas de impuestos para las parejas no-casadas que vivan juntas.

Sociedades legales

Pese a raras excepciones, las parejas de hecho se consideran casi siempre dos personas separadas para los propósitos impositivos. Usted debe clasificar para pagos individuales, que podrían ser significativamente menores si poseyera las propiedades o los negocios de forma conjuntas.

La propiedad de valores financieros en forma separada pueden presentar problemas referidos a sus impuestos, puesto que las parejas casadas pueden dividirse los impuestos imponibles a sus declaraciones juradas, mientras que los no-casados están sujetas a los mismos condicionamientos que cualquier persona no casada, por lo que podrían a llegar tener que pagar, cada uno, el mismo impuesto para una propiedad en común.

Las complejidades de la propiedad común

A primera vista, es posible que parezca que poseer la casa y otras propiedades de forma común y con derechos de posesión total para el sobreviviente, podría ser una manera conveniente de asegurarse que los activos pasarán automáticamente a su pareja.

Pero sepa que el tema de las propiedades nunca es tan simple como suena. Suponga que compran una casa en forma conjunta, pero uno de ustedes pone el 40% del pago y el otro pone el 60%.

Si en algún momento se la quiere vender, los beneficios serían divididos en un 50 y 50. Sin embargo, con los acuerdos domésticos de pareja, usted podría legar la parte que ambos prefijen (40 y 60 en este caso) a su pareja o a cualquier otra persona que ustedes nombren.

Eche una ojeada al tema de los seguros

A menos que su empleador le ofrezca beneficios de seguro médico con cobertura para su pareja, usted no puede agregar a su pareja a su cobertura mientras no se hayan casado.

Para conseguir este beneficio sin estar casado a veces es necesario firmar una declaración jurada que indique que se vive en concubinato. Luego, para mantener la cobertura, se tiene que reafirmar la relación en una declaración jurada anual.

Una cosa que usted puede hacer generalmente con facilidad, es agrega a su pareja como beneficiario en algún tipo de seguro, para que cuente con cierta cobertura frente a algún problema que usted pueda llegar a tener.

Consideraciones para la planificación del retiro

Cuando una pareja se casa, uno de los miembros que no trabaje puede recibir las ventajas de Seguridad Social basadas en la certificación de las ganancias del otro miembro. Las parejas no-casadas no tienen esa opción. Si por ejemplo uno de ustedes deja su trabajo para criar a los niños del hogar, necesitará hacer un esfuerzo adicional de obtener una pensión.

En algunos países, la Seguridad Social otorga los beneficios que disponen las leyes de matrimonio comunes si se demuestra que una pareja del sexo opuesto ha permanecido junta por varios años, pero es difícil que esto suceda en una pareja del mismo sexo.

Es relativamente fácil nombrar a una esposo/a como beneficiario de una jubilación o de un plan de capitalización o seguro de retiro, pero su plan de retiro puede no dejarle nombrar a un concubino como beneficiario.

Si ése es el caso, usted puede nombrar a un poder como su beneficiario y entonces nominar a su pareja como el beneficiario de ese poder, o bien considerar adquirir un seguro de vida adicional para llenar el agujero.

Las parejas más adultas son a menudo renuentes a casarse porque no desean ser financieramente responsables de los potenciales gastos de cuidado por enfermedad en que su pareja pudiera incurrir. Si una pareja no se casa, sólo la persona que entre en la clínica de reposo deberá pagar con sus activos antes de que su obra social haga el reintegro. Los activos de la otra pareja no se consideran.

Pero esta estrategia puede no ser la más indicada. Si la pareja posee una casa en forma conjunta y el miembro enfermo necesita vender su parte, el miembro sano puede tener que mudarse obligatoriamente a menos que él o ella tenga bastante dinero como para comprar la parte del otro.

La casa no está protegida por una ley de matrimonio, como en las parejas casadas, y si uno de los dos desea venderla, puede hacerlo sin problemas. Para evitar tal situación, los expertos recomiendan que ambos miembros adquieran un seguro de cuidado médico a largo plazo, para no tener que preocuparse por tener que llegar a gastar sus activos.

Para las parejas que viven juntas, un acuerdo de cohabitación puede ser aún más importante que un acuerdo prenupcial para quienes piensan cansarse. Para los casados, hay leyes de divorcio y de alimentos para los hijos, así como para los activos maritales, pero no hay tales leyes si una pareja soltera se separa. Si los no-casados no especifican por escrito en que forma dividirán sus bienes en caso de separación, podría haber una tortuosa -y pública- batalla legal.

Un acuerdo es particularmente importante si uno de los miembros no trabaja fuera del hogar. En estos casos, una persona pone todo el dinero que gana y la otra pone todo su trabajo para cuidar la casa, y con un acuerdo de cohabitación, se crea una manera de compensar el trabajo individual de cada uno.

Este podría ser por ejemplo el caso de una pareja de no-casados en la cual la mujer contribuye con el dinero que gana en su trabajo como gerente de un banco, y el hombre, que es muy hábil en la carpintería y en la construcción, está aumentando el valor de la casa.

Si se separan, tasaran la casa nuevamente y la diferencia se dividirá entre cada uno o entre sus herederos.

Es importante que todas las personas consulten con un abogado para repasar cualquier acuerdo de cohabitación y evitar los habituales conflictos de interés en caso de separación.

 

 

 

Paulina Silberstein

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

MUY IMPORTANTE

Por GRACYHI


Me pareciò muy interesante

Por MAREAZUL


Mas notas del autor:

Paulina Silberstein

Encuentra al hombre que te hará feliz por el resto de tu vida

Encuentra al hombre que te hará feliz por el resto de tu vida

¿Por qué conformarte con cualquiera cuando puedes tener al mejor? Tal vez, en estas líneas encuentres la clave de la felicidad.

5 señales de una relación tóxica

5 señales de una relación tóxica

¡No dejes pasar el tiempo! Si estas en una relación toxica debes saberlo, y terminarla de inmediato…

Divorcios demasiado rápidos

Divorcios demasiado rápidos

Según un informe, las parejas jóvenes tienen más posibilidades de separarse en los cinco años posteriores al momento de la boda. ¿A qué se debe?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: