Home > Salud y Bienestar > Psicología

Etapas de la vida

El reclamo como expresión patológica

Al llegar a la tercera edad, algunos mayores se angustian y transforman sus temores en una situación pasiva y de queja permanente. Los reclamos incorrectos que debemos evitar.

Subsiste un amplio porcentaje de pasivos que han quedado fijados, estereotipadamente, a la expresión de su disconformidad a través de la queja, del reclamo lastimero efectuado en el seno de la familia, en la “cola” del banco, en el centro de jubilados, en la plaza, en el supermercado, etcétera.

Ese “reclamo no organizado” no tiene futuro o lo que es igual, no tiene vida. Al estar desvitalizado, es una patada al vacío que no obtiene respuestas y que provoca variadas consecuencias:

1-La disminución y empobrecimiento del entorno social que rodea al pasivo, por cuanto las personas gruñonas generan rechazo, mucho más si son mayores.

Sin embargo, el entorno social ya se encuentra disminuido desde el vamos en cuanto, al perder su condición de integrante de la población económicamente activa, pasa a engrosar las filas del sector económicamente dependiente.

Comienza a privarse de los lugares y las personas con las que hasta el momento de su jubilación, compartió largas horas de cada día, luchas y esfuerzos, alegrías y sinsabores; es decir, de aquellos con quienes construyó su identidad como trabajador.

Aquí, nos encontramos con el punto crítico en el cual se produce un pasaje, un cambio de situación, donde lo que se deja como entorno social no tiene la contrapartida saludable de lo que podría ser ganar un nuevo entorno en el que se desarrollara como miembro de una población socialmente activa.

2-El incremento del sentimiento de soledad de aquél que se queda mientras otros se van, continuando su carrera productiva a través del trabajo, la profesión o el estudio.

Este sentimiento se une, paulatinamente, al desconcierto generado por la disminución del entorno social y a un creciente sentimiento de impotencia o pseudoinvalidez decretada por los organismos que definen cuándo un trabajador está en condiciones de retirarse definitivamente.

Ocurre que se pierde un entorno que implicaba compañía, reconocimiento, intercambio y suministro afectivo.

3-La sensación de vacío provocada por la ausencia de una inserción social que capitalice lo que resta de su intelecto, de su fuerza, de su habilidad o destreza pasados. A esto se suma, por parte del pasivo, que ya no está a la altura del progreso tecnológico que invade los lugares de empleo, pues se le quitan las posibilidades de incorporarla a través de su capacitación.

 Aparece el sentimiento de futilidad, de vivir de balde, de no interesar a nadie, no ser buscado, necesitado, no ser importante para alguien o para alguna actividad. Un dicho popular es repetido por algunos pasivos: “Aquí estoy, como pan que no se vende y harina que no se amasa”.

Este panorama encuentra su vía de expresión inicial en el mayor a través de la queja estereotipada y no organizada; que no encuentra eco ni respuesta, salvo la comprensión transitoria del ocasional interlocutor.

Entonces, el pasivo finaliza reaccionando con un estado depresivo, que se irá agravando hasta convertirse en estados melancólicos motivados por la pérdida.

El mayor experimenta penosamente su empequeñecimiento social, no se resigna a llevar una vida menos activa y tal vez, agrava su estado depresivo ante el balance negativo de su vida si se culpa por la comisión de errores, o la omisión de acciones que le hubieran dado otra ubicación en este momento final de la vida laboral.

La angustia sobreviene ante la posibilidad de medir y evaluar su desempeño pasado y la ausencia de posibilidades de repararlo ahora o de realizarlo de otra manera.


A la incertidumbre material del presente y del futuro se le suma el temor de constituir una preocupación para sus familiares o de terminar recurriendo a otros modos de asistencia, lo cual representa la pérdida de la condición de independencia y productividad que hasta el momento del retiro detentaba.

En resumen, tanto a través de la actitud depresiva como a través del reclamo patológico, la población pasiva está expresando el sentimiento y la convicción de ser abandonados sociales y como tales, optan por estos dos caminos:

1- Deprimirse y entregarse pasivamente a una situación que los supera y se les torna material y emocionalmente inmanejable, tal como las personas aquejadas de un síndrome de abandono.

2- Tratar de imponer las reservas vitales que les restan y reclamar hasta niveles de violencia, tal como harían las personas con un síntomas de abandono a forma agresiva, aquellos que intentan arrancarle a la sociedad lo que ésta les retacea o niega.

Continuará....


 

Delia Carro Evangelista
Psicologa

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

el retiro del circuito productivo

Por ARMANDO I


Mas notas del autor:

Delia Carro Evangelista

Talleres de Recuerdo y Ensoñación.

Talleres de Recuerdo y Ensoñación.

Respondiendo a preocupaciones de adultos sobre actividades posibles para distraer u ocupar a sus padres ancianos, diseñamos y pusimos en práctica un taller que fue desarrollándose a lo largo de cuatro reuniones con un grupo de quince abuelas, quienes muy coquetamente, se ubicaron “entre los 70 y 80” años.

El reclamo como modo de organización

El reclamo como modo de organización

Hay personas que en su mayoría de edad se organizan para presentar sus reclamos de modo positivo y formal, de manera que con su participación, sean escuchados por la sociedad, quitando toda expresión de tinte violento y destinando sus actividades a lograr el bienestar grupal.

Buscando la convivencia y la integración familiar..... parte 2.

Buscando la convivencia y la integración familiar..... parte 2.

Los niños, adolescentes y ancianos no pueden esperar. Nos necesitan ahora.-

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: