Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Nutrición natural

El Nori

De gran valor nutricional, las algas merecen ser conocidas no sólo por los vegetarianos o los amantes del sushi

Es un alga rica especialmente en fósforo e iguala a las zanahorias en  vitamina A, betacaroteno, por lo que beneficia al crecimiento del  cabello y la salud de las uñas.

Además duplica las proteínas  contenidas en muchas de las carnes de origen animal.

Entre sus múltiples beneficios y al igual que otras algas favorece la  disminución del colesterol ya que facilita la eliminación de las  grasas que se acumulan en la sangre, favorece la eliminación de  toxinas. También puede prevenir el bocio y los problemas por falta de  Yodo.

Por otra parte el Nori nos aporta una buena cantidad de vitaminas y  minerales siendo, pues, muy recomendable en convalecencias, fatiga,  periodos de crecimiento…

Su aporte de vitamina A y B la hacen también recomendable para  problemas de piel, para fortalecer el sistema nervioso.

Es utilizado generalmente para enrollar el onigiri y el sushi, por lo  que se ha transformado en una de las algas más populares, aunque  también se puede consumir en forma de pasta aromatizada con salsa de  soja llamada Noritsukudani.

Además se puede cortar en  trocitos con tijeras o triturarlas con las manos y espolvorear sobre  cereales, sopas, arroces, ensaladas y también resulta muy deliciosa  junto a tortillas de huevo.

Para consumir directamente es necesario tostarla ligeramente durante  un par de minutos a fuego lento.

Algas Nori rellenas de arroz

2 hojas de algas Nori

150 grs. de arroz integral cocido

30 grs. de berro cortado

115 grs. de zanahoria rallada.

1 cucharada de mostaza

4 cucharadas de semillas de sésamo tostadas

1 cucharada de vinagre de arroz o de manzana

Unas ramitas de berro para decorar

Para empezar es necesario tostar las hojas de Nori sosteniéndolas con  el lado brillante hacia arriba, en posición horizontal, a unos 25  cms. sobre la llama a fuego lento, hasta que las hojas se tornen de  color verde brillante.

Luego cortar con tijeras cada hoja en cuatro y con cada uno de los  trozos formar conos, pegando los extremos con un poco de agua.

Mezclar los ingredientes restantes en un bol y rellenar los conos.

Se recomienda que sean acompañados de salsa de jengibre.

Salsa de jengibre

3 cucharadas soperas de agua

1 cucharada de salsa de soja

1 raíz de jengibre

Rallar el jengibre y exprimir con la mano para que bote el jugo.  Añadir este zumo al resto de ingredientes y la salsa está lista!

Siguiente: el agar agar

Por Cristina Brent

Y si quieres aprender los secretos para vivir más y mejor a través de la comida, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Nutrición saludable, haciendo clic aquí.

 

Recomendar a un amigo:

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: