Home > Salud y Bienestar > Medicina

Enfermedades y síntomas

El Helicobacter pylori y la úlcera péptica

Todo lo que necesita saber sobre el nuevo villano de la medicina, el H. Pylori y su relación con las úlceras gastroduodenales.

¿Qué es la úlcera péptica?

¿Qué es H. pylori?

¿Cómo causa H. pylori una úlcera péptica?

¿Cuáles son los síntomas de una úlcera?

¿Cómo se diagnostica una úlcera relacionada con H. pylori?

¿Cómo se tratan las úlceras pépticas causadas por H. pylori?

¿Se puede prevenir la infección por H. pylori?

¿Qué es la úlcera péptica?

Una úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago o el duodeno, que es el principio del intestino delgado. Las úlceras pépticas son comunes: uno de cada 10 estadounidenses contrae una úlcera en algún momento de su vida.

La causa principal de la úlcera péptica es una infección bacteriana, pero algunas úlceras son causadas por el uso prolongado de agentes antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina (ácido acetilsalicílico) y el ibuprofeno. En contadas ocasiones, tumores cancerosos del estómago o del páncreas pueden causar úlceras. Las úlceras pépticas no son causadas por alimentos muy condimentados ni por el estrés.

¿Qué es H. pylori?

Helicobacter pylori (H. pylori) es un tipo de bacteria. Hace poco tiempo, los investigadores descubrieron que H. pylori causa casi todas las úlceras pépticas, pues representa 80% de las úlceras del estómago y más de 90% de las úlceras del duodeno.

La infección por H. pylori es común: aproximadamente 20% de las personas menores de 40 años y la mitad de las mayores de 60 están infectadas con esta bacteria. Sin embargo, la mayoría de las personas infectadas no contraen úlcera.

No se conoce la razón por la cual H. pylori no causa úlceras en todas las personas a las que infecta. Es muy probable que la infección dependa de las características de la persona infectada, el tipo de H. pylori y otros factores que aún se desconocen.

Los investigadores no están seguros de la manera en que las personas se infectan con H. pylori, pero creen que puede ser por medio de los alimentos o el agua.

Los investigadores han encontrado H. pylori en la saliva de algunas personas infectadas, de manera que la bacteria puede propagarse también por el contacto de boca a boca, por ejemplo al besarse.

¿Cómo causa H. pylori una úlcera péptica?

H. pylori debilita el revestimiento mucoso que protege el estómago y el duodeno, lo cual permite que el ácido afecte la superficie sensible que se halla por debajo de dicho revestimiento. Por efecto tanto del ácido como de las bacterias, esa superficie delicada se irrita y se forma una llaga o úlcera.

H. pylori puede sobrevivir en el ácido del estómago porque secreta enzimas que lo neutralizan. Este mecanismo permite que H. pylori se abra paso hasta la zona "segura", o sea, el revestimiento mucoso protector. Una vez que llega allí, la forma de espiral que tiene la bacteria le ayuda a perforar dicho revestimiento.

¿Cuáles son los síntomas de una úlcera?

El dolor es el síntoma más común. Generalmente, el dolor de la úlcera:

  • Es de carácter sordo y persistente.

  • Aparece y desaparece durante varios días o semanas.

  • Se presenta entre dos y tres horas después de comer.

  • Se presenta en mitad de la noche (cuando el estómago está vacío).

  • Se mitiga ingiriendo alimentos.

Puede haber otros síntomas como:

  • Pérdida de peso.

  • Pérdida del apetito.

  • Distensión del abdomen.

  • Eructos.

  • Náuseas.

  • Vómitos.

Algunas personas presentan tan solo un síntoma leve o ningún síntoma.

Síntomas de Urgencia

Llame inmediatamente a su médico si presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor de estómago de carácter agudo, repentino y persistente.

  • Evacuación de heces fecales sanguinolentas o negras.

  • Vómito de sangre o con aspecto de poso del café.

Estos pueden ser signos de un problema grave, como por ejemplo:

  • Perforación: cuando la úlcera perfora la pared del estómago o el duodeno.

  • Hemorragia: cuando el ácido del estómago o la úlcera rompen un vaso sanguíneo.

  • Obstrucción: cuando la úlcera bloquea el trayecto de los alimentos que van a salir del estómago.

¿Cómo se diagnostica una úlcera relacionada con H. pylori?

Para ver si los síntomas son causados por una úlcera, el médico puede ordenar una seriada esofagogastroduodenal o una endoscopia. La seriada es un estudio con rayos X del esófago, el estómago y el duodeno.

Se da a beber al paciente un líquido de consistencia parecida al yeso que se llama bario, y que sirve para que estos órganos y cualquier posible úlcera se vea más claramente en la radiografía.

La endoscopia es un examen que se hace con el endoscopio, que es un tubo fino provisto de una luz y una cámara diminuta en la punta. Después de haberle dado un sedante ligero al paciente, el médico introduce cuidadosamente el endoscopio por la boca de la persona y lo va haciendo bajar por la garganta hasta llegar al estómago y el duodeno.

De esta manera, el médico puede observar directamente el revestimiento del esófago, el estómago y el duodeno. El médico puede valerse del endoscopio para tomar fotos de las úlceras o para extraer un fragmento diminuto de tejido para examinarlo con el microscopio.

Si se identifica una úlcera, el médico hará estudios para ver si el paciente está infectado con H. pylori. Dicho estudio es importante porque el tratamiento de una úlcera causada por H. pylori es diferente de una causada por AINE.

H. pylori se puede diagnosticar mediante pruebas de sangre, aliento y tejido. Las pruebas de sangre son las más comunes. Permiten detectar anticuerpos contra dicha bacteria. La sangre se extrae en el consultorio del médico mediante un pinchazo en la yema del dedo.

La prueba de aliento se usa principalmente después del tratamiento para ver si este dio resultado, pero se pueden usar también para el diagnóstico. Se conoce como prueba de urea en el aliento.

En el consultorio del médico, el paciente bebe una solución de urea que contiene un átomo de carbono especial. Si H. pylori está presente, descompone la urea y al hacerlo libera el carbono. La sangre transporta el carbono a los pulmones, desde donde el paciente lo exhala. La prueba del aliento tiene una exactitud de 96 a 98%.

Las pruebas tisulares se hacen generalmente con el tejido que se extrae con el endoscopio. Las hay de tres tipos:

  • La prueba rápida de ureasa detecta esta enzima, que es producida por H. pylori.

  • La prueba histológica permite que el médico observe y examine la bacteria en sí misma.

  • La prueba de cultivo permite que H. pylori se reproduzca en la muestra de tejido.

¿Cómo se tratan las úlceras pépticas causadas por H. pylori?

Medicamentos usados para tratar las úlceras pépticas por H. Pylori:

  • Antibióticos: metronidazol, tetraciclina, claritromicina, amoxicilina.

  • Bloqueadores H2: cimetidina, ranitidina, famotidina, nizatidina.

  • Inhibidores de la bomba de protones: omeprazol, lansoprazol.

  • Protector del revestimiento gástrico: subsalicilato de bismuto.

Las úlceras pépticas por H. pylori se tratan con medicamentos para matar estas bacterias, disminuir la secreción de ácido gástrico y proteger el revestimiento del estómago. Para matar las bacterias se usan antibióticos. Pueden emplearse dos tipos de medicamentos supresores del ácido: los bloqueadores H2 y los inhibidores de la bomba de protones.

Los bloqueadores H2 bloquean el efecto de la histamina, sustancia que estimula la secreción de ácido. Ayudan a disminuir el dolor ulceroso después de algunas semanas.

Los inhibidores de la bomba de protones suprimen la producción de ácido al interrumpir el mecanismo que bombea ácido hacia el estómago. Los bloqueadores H2 y los inhibidores de la bomba de protones se han prescrito por sí solos durante años como tratamiento de las úlceras.

Pero si se usan por sí solos, estos medicamentos no erradican a H. pylori y, por consiguiente, no curan las úlceras relacionadas con esta bacteria.

El subsalicilato de bismuto, uno de los componentes de Pepto-Bismol, se usa para proteger del ácido el revestimiento del estómago. También destruye a H. pylori. El tratamiento generalmente entraña la combinación de antibióticos, supresores del ácido y protectores del estómago.

En la actualidad, la forma más eficaz de tratar el problema consiste en administrar durante dos semanas lo que se conoce como terapia triple.

Esta exige tomar dos antibióticos para matar las bacterias y bien sea un supresor de la secreción de ácido o un protector del revestimiento gástrico. La terapia triple administrada durante dos semanas disminuye los síntomas ulcerosos, destruye las bacterias y evita la recurrencia de la úlcera en más de 90% de los pacientes.

Desgraciadamente, a las personas les puede resultar complicado porque exige tomar hasta 20 pastillas al día.

Asimismo, los antibióticos que se usan pueden causar efectos colaterales leves tales como náuseas, vómitos, diarrea, heces de color oscuro, sabor metálico, mareos, dolores de cabeza e infecciones por levaduras en las mujeres. (Casi todos los efectos colaterales pueden tratarse suspendiendo el medicamento.) A pesar de todo, investigaciones recientes han comprobado que lo ideal es que la terapia triple dure dos semanas.

Resultados preliminares de estudios efectuados en otros países indican que una semana de terapia triple puede ser tan eficaz como dos semanas, y con menos efectos colaterales.

Otra opción es la terapia doble durante dos semanas. Esta se basa en el empleo de dos fármacos: un antibiótico y un supresor de la secreción de ácido. No es tan eficaz como la terapia triple.

En estudios de investigación se han obtenido resultados prometedores con la administración de una terapia cuádruple durante dos semanas, la cual se basa en dos antibióticos, un supresor de la secreción de ácido y un producto protector del revestimiento gástrico. También se conoce como terapia triple a base de bismuto.

Para cerciorarse de que el tratamiento ha destruido todas las bacterias H. pylori, el médico efectuará una endoscopia de seguimiento o una prueba del aliento entre 6 y 12 meses después para comprobar si a un hay bacterias.  

¿Se puede prevenir la infección por H. pylori?

Nadie sabe con certeza cómo se propaga H. pylori, de manera que la prevención es difícil. Los investigadores están tratando de obtener una vacuna para prevenir la infección.

¿Por qué razón los médicos no hacen pruebas sistemáticas para detectar H. pylori?

Modificar las creencias y el modo de ejercer de los médicos toma tiempo. Durante casi 100 años, los científicos y los médicos creían que las úlceras eran causadas por el estrés, los alimentos muy condimentados y las bebidas alcohólicas.

El tratamiento incluía reposo en cama y una dieta no irritante. Posteriormente, los investigadores agregaron el ácido gástrico a la lista de causas y las úlceras comenzaron a ser tratadas con antiácidos.

Desde que se descubrió H. pylori en 1982, investigaciones efectuadas en todo el mundo han comprobado que el uso de antibióticos para destruir esta bacteria cura las úlceras pépticas. En 1994, los Institutos Nacionales de Salud dieron a conocer una declaración de consenso en la que se confirmó que H. pylori causa las úlceras pépticas.

A pesar de las pruebas, sin embargo, la comunidad médica sigue debatiendo el papel de H. pylori en las úlceras pépticas. Si usted padece una úlcera péptica y no le han hecho la prueba de la infección por H. pylori, hable con su médico.

Conviene Recordar

  • Una úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago o del duodeno.

· Casi todas las úlceras pépticas son causadas por la bacteria H. pylori. Ninguna es causada por alimentos condimentados ni por estrés.

  • H. pylori puede ser transmitida de persona a persona mediante agua y alimentos contaminados.

  • Lávese siempre las manos después de ir al baño y antes de comer.

  • Los antibióticos son el tratamiento más eficaz de las úlceras pépticas por H. pylori.

Fuente: National Digestive Diseases Information Clearinghouse (USA)

 

 

Compartir |

 

Marcelo Rubinstajn

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

yo lo tube y ...me cure

Por WARDTHONY


recurrente

Por ERNA


IMPORTANTE Y EDUCATIVO

Por MAMA OCLLO


YO LO TENGO

Por DEIVID35


Gracias

Por BLANCAN


La Sufro

Por KITSY_JOHANA


Articulo muy interesante

Por FIONAMN


Educativo

Por NICASON


Mas notas del autor:

Marcelo Rubinstajn

Tu cuerpo y tu estado de ánimo

Tu cuerpo y tu estado de ánimo

El modo en que nos movemos, las posturas que adoptamos, los gestos, la forma de respirar, etc, afectan fuertemente nuestro estado anímico. A continuación descubra las claves para mantenerlo elevado.

Las maneras más misteriosas de morir

Las maneras más misteriosas de morir

Y otras no menos extrañas, y dignas de "Destino final"...

Malos presagios, también para la salud

Malos presagios, también para la salud

El pesimismo no es bueno para nuestra salud, según los resultados de una investigación reciente.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: