Home > > Viajes y turismo

Destinos turísticos

El esplendor de Cataratas en primavera

La primavera, cuando comienza el calorcito y la naturaleza florece, es una de las mejores épocas para visitar un paisaje que no escatima placeres.

Existen pocos sitios en el planeta que desplieguen tanta belleza atrapante como estas caídas de agua rodeadas de un enorme Parque Nacional, con una gran variedad de animales, plantas y aves, y que ofrece una gama de paseos que causan el deleite de miles de turistas.

Pero no sólo se imponen las cataratas en ese sitio, con sus aguas que se desbarrancan a lo largo de 275 saltos, de hasta 80 metros de altura, en medio de un fragor enardecedor.

Otro atractivo no menos importante es el dominante parque natural que las rodea, cerca de 60 mil hectáreas de selva subtropical preservadas como Parque Nacional y declaradas por la UNESCO, junto con las Cataratas
Patrimonio de la Humanidad.

La zona del Parque forma un ecosistema que representa a la reserva faunística y botánica más importante de la Argentina: en él se concentran cuatrocientas clases de aves, setenta de mamíferos, casi cuatro mil especies de plantas (un porcentaje de las cuales son medicinales) y doscientos tipos de árboles que conviven en el clima subtropical húmedo, con temperaturas medias de 15 grados durante el invierno y de 25 en verano, (como si estuvieran protegidas en una cápsula refrigerante) y una humedad entre el 75 y el 90 por ciento.

Es bastante común encontrar en los safaris diurnos monos caí, pájaros de todo tipo (tucanes, jotes, abutíes) y pequeños mamíferos, no así los grandes felinos.

En cambio, en los safaris nocturnos,
es más fácil divisar con alguna linterna fugaz el paso de un yaguarundí o gato moro, de tatúes, lechuzas, venados y serpientes.

Especial hincapié merecen las aves; turistas especialistas de todo el mundo en el avistaje de pájaros, visitan Iguazú con el fin primordial de observar las aves, que se encuentran en una asombrosa cantidad de cuatrocientas especies diferentes.

Paseos programados

El paseo típico desde el lado argentino incluye una caminata por el pintoresco Circuito Inferior de las Cataratas, donde se pueden recibir las refrescantes y suaves lloviznas de los saltos Dos hermanas, Bossetti, Ramírez y San Martín.

Posteriormente, siguiendo por el Circuito Superior, en unos 700 metros de recorrido se pueden divisar los saltos desde los diferentes miradores colocados en forma estratégica.

Esta excursión continúa con el traslado a Puerto Canoas, donde se puede embarcar en las lanchas hacia el balcón de la Garganta del Diablo, y gozar del increíble espectáculo de las aguas cayendo estruendosamente desde 80 metros de alto al fondo del cañón casi invisible bajo el agua revoltosa.

Desde el sector brasileño, se puede recorrer el Parque Nacional Foz do Iguazú y su amplia infraestructura hotelera.

El extenso predio, de 175 mil hectáreas, además de poseer
grandes bellezas naturales, tiene como atractivo al famoso Parque Das Aves, una experiencia de contacto directo con miles de aves de asombroso colorido.

Pero la mayor maravilla de Foz es la esplendorosa vista de las cataratas, ya que el 80 por ciento de los saltos están del lado argentino.

El imperdible tour La Gran Aventura

De todos los paseos, este es el más completo, ya que tiene parte de los misterios de la selva y parte de las emociones de las cataratas. Por medio de gomones semi-rígidos los turistas son llevados hasta la periferia de la Garganta del Diablo.

 Los salvavidas y la audacia de los pilotos de las embarcaciones ahorran todo riesgo a los visitantes, pero no el susto de empaparse entre gritos de entusiasmo y alegría compartida.

El placer de sentir en el rostro el impacto de la lluvia de esa impresionante ducha natural constituye una de las experiencias más divertidas y memorables del paseo.

Otra posibilidad interesante son las cabalgatas a través de la selva, que permiten un contacto íntimo con la naturaleza.

 Los guías señalan a los turistas las distintas especies vegetales como el Ybyrá-pitá o árbol rojo, el Uenbé o Filodendro, el Ambay y el Tacuarembó.

También es posible visitar la ciudad de Wanda a 45 kilómetros de Iguazú afamada por sus minas de piedras semipreciosas y luego trasladarse hasta las Ruinas de San Ignacio, culminando un viaje inolvidable en el que se puede conocer lo que en su tiempo era una “civilización paralela”, que compitió con la española hasta el momento de la expulsión de los jesuitas.

En las Cataratas del Iguazú la naturaleza no deja de deparar sorpresas.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

Cómo manejar el gasto familiar

Cómo manejar el gasto familiar

La administración del presupuesto familiar necesita de un “plan de acción”. Y es el que sigue…

Cómo renovar tu guardarropa en Navidad a bajo costo

 Cómo renovar tu guardarropa en Navidad a bajo costo

Consejos para aprovechar las liquidaciones navideñas, y otras opciones para renovar tu vestuario sin gastar de más

Desayunos nutritivos y saludables

Desayunos nutritivos y saludables

4 opciones con ingredientes naturales y fáciles de preparar para comenzar tu día con todas las energías

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: