Home > Salud y Bienestar > Psicología

Pareja y Familia

El embarazo que no llega: ¿y ustedes para cuándo?

El embarazo que no llega, entre deseo de la pareja y presión social...

Cuando el embarazo no llega...

Nuestra sociedad, impregnada por las culturas que dictaron nuestros padres, abuelos y bisabuelos, provenientes de distintas regiones del mundo nos legaron modelos familiares que siguen operando con fuerza en la actualidad.

Y eso está bien, pues la base de la sociedad está conformada por familias sanas y felices.


Desde la edad más apropiada para que una mujer se case, cómo debe actuar a tal efecto el hombre y la mujer, hasta el clásico "¿Y ustedes, para cuándo?" en los momentos en que el hijo no llega.

Son estilos y costumbres que se fueron transmitiendo de una a otra generación. Mantener luego la unión de la familia como base para recrearla es un hábito que se perdió en varios países, no en el nuestro.

La herencia judeo-cristiana, el deseo de cambiar las condiciones socioeconómicas fueron comunicando las expectativas de los padres sobre los hijos, como perpetuadores del apellido. Algunos de estos mandatos continúan firmes hoy en día.

Así como el noviazgo con vistas al casamiento formal después de recibirse o de un ascenso laboral, es lo esperablemente deseado. El logro del embarazo al tiempo de casarse es la imposición social.


Es en estos momentos en que la tía, la abuela o la prima en medio del plácido domingo, o una pareja de amigos en medio de una salida preguntan:

"¿Y ustedes, para cuándo?" "¿Y, para cuándo novedades, no piensan agrandar la familia?". "¡Vamos, que si no con ustedes se termina el apellido!" o "¡Apurando el trámite que Fulano les está ganando!", etcétera.


Queremos disfrutar de la pareja...

El "queremos disfrutar de la pareja", la compra de la casa, el logro de seguridad económica son las excusas habituales cuando hace tiempo que se abandonaron las pastillas o el preservativo y el embarazo no aparece.

A la preocupación lógica de la espera infructuosa hay que sumarle estas preguntas de la familia y los amigos que ya juegan con sus hijos. Es como poner el dedo en una herida que por supuesto no saben que existe, aunque con buenas intenciones.


Estos y otros comentarios escuchamos a diario en nuestro consultorio de reproducción. Si el embarazo no llega, lo mejor es consultar y no quedarse con el "vayan de vacaciones y olvídense, van a ver que así quedan embarazados".


Pero, ¿se debe seguir eludiendo el problema? Si ya se hizo una consulta al especialista y se tiene un diagnóstico y se plantea un tratamiento. Por qué no enfrentar la realidad y poner manos a la obra.

Se gasta mucha energía en "esquivar el bulto". Quizás lo mejor sería hablar en lo posible, lo más abiertamente del problema con la familia y/o los amigos más cercanos.


Explicar que así como ustedes quieren ser abuelos, tíos, etcétera, nosotros queremos ser padres. Que tenemos un problema y que vamos a hacer lo necesario para solucionarlo.

Transmitirles lo que sienten y que pueden ayudarlos, en especial escuchándolos cuando ustedes lo necesiten, cuando haya buenas o malas noticias.

Tendrán todos que tolerar la espera teniendo la certeza que de alguna manera, con paciencia y la ayuda del especialista y de Dios, la familia se agrandará.

Dr. Natalio M. Kuperman
Especialista en Medicina Reproductiva
Doctor en Medicina y Cirugía
drkuperman@hotmail.com

¿Quieres aprender gratis técnicas para tener un embarazo feliz y un parto sin dolor?

Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Fecundación consciente

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

La gran batalla de los robots

Un desafío nada sencillo, pero tampoco imposible, que lo desafiamos a resolver.

Enanitos de jardín amantes de la cerveza

¿Has visto alguna vez a un enano de jardín borracho?

Berenjenas con jamón y queso

Algunas recetas de platos sencillos, nutritivos y rápidos para preparar cuando falta el tiempo

OTRAS NOTAS SOBRE

Videos

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: