Home > Vida cotidiana > Mascotas

Perros

El cuidado de las mascotas que envejecen

Su mascota ya no es la misma que era durante sus años de juventud. Comienzan los “achaques” y la necesidad de un cuidado diferente. Le mostramos cómo hacer frente a este proceso.

¡Cómo ha cambiado su mascota con el correr del tiempo! Antes, su mayor diversión era correr a buscar una pelotita, pero ahora la es echarse a dormir en el sol, durante largas horas.

 Muy probablemente su otrora inquieto animal doméstico, actualmente prefiera moverse únicamente para dirigirse a comer, beber, echarse al sol durante las tardes, o tirarse en una cama de su cuarto durante las noches. Sin embargo, ellos todavía necesitan de un buen ejercicio para mantenerse en buen estado físico. De hecho, las principales diferencias que deberían existir entre una mascota joven y una adulta, son la velocidad que éstas pueden desarrollar, así como la cantidad de ejercicio que necesitan, pero no la parálisis en sí misma.

 Por lo tanto, el animal debería continuar disfrutando mucho de las caminatas, siempre y cuando éstas no sean demasiado largas y veloces. Posiblemente, en vez de llevar a su perro o gato a realizar una caminata una vez por día, deba hacerlo durante tres o cuatro veces, cada una de ellas con tiempos y distancias mucho más reducidas.  

Por otra parte, a medida que envejece, sus músculos son menos capaces de responder a sus órdenes, por lo que su incontinencia puede ser cada vez más frecuente, a veces sin que ellos se den cuenta. Por lo tanto, debería asegurarse de que pueda salir afuera más a menudo, dos o tres veces por día. En el caso de que hagan sus necesidades dentro de su casa, regáñelos, pero asegúrese siempre de darles también la posibilidad de que tengan un lugar cercano a donde ir rápidamente cuando necesiten hacer sus necesidades.

 Trate de asegurarse de que el acolchado de la cama del animal sea bien mullida, y libre de elementos duros y molestos, para que puedan dormir mejor: tenga en cuenta que sus huesos son mucho más débiles y sensibles, y resisten menos las superficies duras o con obstáculos.  

Cuando alimente a su perro o gato adulto, no deje de vigilar su peso. Un peso excesivo en un perro grande, puede ser demasiado peligroso y molesto para éste animal. También debería asegurarse de que todavía puedan ingerir, sin dificultades, la misma cantidad y calidad de alimento que le estaba dando, ya que, tanto su metabolismo como dientes, pueden no estar al ciento por ciento, y necesitar una comida más sana y/o tierna. Consulte a su veterinario para saber cual es la mejor dieta que le puede suministrar a su mascota de edad.

 En el momento en que el animal esté durmiendo, tenga cuidado de que estén enterados que usted se encuentra en el cuarto, y de no despertarlos bruscamente. Esto es así por el hecho de que, como el animal puede tener un débil sentido auditivo o visual, será más propenso a reaccionar instintivamente de forma más agresiva, sin identificar que la persona a la que ataca es su propio dueño. Por lo tanto, comience a despertarlo llamándolo por su nombre, hablándole, o acariciándole.

 Los animales más adultos no siempre tienen la misma paciencia que sus pares más jóvenes, por lo que es necesario tener un mayor cuidado con los chicos que se encuentran cerca suyo. Si bien la mayoría de los animales no lastimarán a los más chicos, algunos de ellos pueden impacientarse más rápidamente frente al cargoseo de los niños, o si estos juegan de forma demasiado ruda.

 En todo caso, siempre tenga presente que su veterinario será su mejor fuente de asesoramiento para ayudar a su animal doméstico que envejece. Los últimos años de su mascota no tienen por que ser muy difíciles de llevar, y, sí se le presta la atención adecuada, la vida de ellos podrá también extenderse por más tiempo.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

mi perra gretta

Por MERCEDES PILAR


Mi ratoncita

Por COCHA PECHOCHITA


El cuidado de mi mascota

Por


son vds maravilloso gracias

Por JUDITHMY


abdulla

Por


chocolate

Por ABDULLA


Mi mascota Jimy

Por


Mas notas del autor:

La Redacción

El síndrome de las piernas cansadas

El síndrome de las piernas cansadas

El síndrome de las piernas cansadas afecta a las mujeres de más de cuarenta: cómo prevenirlas o combatirlas

Me siento menos que los demás…

Me siento menos que los demás…

¿De qué depende nuestra autoestima?, ¿de cómo hacemos lo que hacemos, o de cómo sentimos que nos ven los demás?

Objetivos vs procesos

Objetivos vs procesos

¿Hombres vs mujeres? Cada ser humano viven las situaciones de manera distinta. ¿Tendrá que ver el género o es solo una cuestión de estereotipos?

Videos

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: