Home > Tus raices > Cuéntanos tu vida

Cuéntanos tu vida

El cuento de los recuerdos

Es verdadera la advertencia de Borges: "El olvido nos salva de la locura", pero en dosis exageradas nos envía a la arrogante situación de los ignorantes. Prefiero acordarme porque los recuerdos son los fogoneros de la imaginación.

Ahora me estoy acordando de otros tiempos y para eso me acuerdo de otras gentes, circunstancias, maneras de ser. Algunas se las comió la civilización, el olvido, el progreso, la moda, vaya a saber.

¿Se acuerdan los jóvenes que ahora tenemos entre cuarenta y sesenta, de los sabañones? ¿Adónde se fueron los sabañones? Yo no veo gente con sabañones. Esas manos hinchadas y rojas, esos lóbulos de orejas rojizos y dispuestos a ser golpeados por el del banco de atrás, con el dedo mayor saliendo como tiro desde el borde del pulgar. ¿Qué eran los sabañones?

Una enfermedad no eran, porque uno al médico no iba. Se le echaba la culpa al frío porque venían en invierno, pero frío sigue haciendo y sabañones no hay.

Y así como los sabañones, se fueron cayendo en el hueco borroneado del pasado las garitas de los vigilantes, los vigilantes gordos y canosos; el tranvía, la yapa, las braguetas con botones, las ventosas, las cataplasmas, las purgas preventivas y odiosas, las píldoras Ross, la emulsión de Scott, el frasquito de alcohol, la toallita limpísima y una cuchara del juego apoyada en una servilleta de lino para cuando venía el doctor.

En una época el aire y el sol no eran tan buenos como ahora. Daban dolor de cabeza. Era como tomar cerveza o vino. "Venga del aire o del sol, del vino o de la cerveza, cualquier dolor de cabeza, se quita con un geniol”, y uno se imaginaba al pelado contentísimo con los clavos y los tornillos incrustados en la cabezota, como si nada.

Ahora los dolores de cabeza son por la tensión o el estrés, castigos más efectivos y dolorosos que los clavos y los tornillos. Ahora el pelado se deprime. !Y dale un geniol!.

Y hay otros desaparecidos, como el carbonero y papero, siempre sucio y comprensiblemente de mal humor; los peluqueros parlanchines, tanos bigotudos o gallegos compadritos, que proveían del Patoruzú a todo el barrio.

Y en un tiempo la revista Caricaturas, con chistes picarones, alimentadores de nuestros incipientes ratones, también provistos de eróticos sueños por alguna foto de Radiolandia mostrando a María Duval en viso, como se decía entonces. Alguna vez aparecía algún zafado con fotos pornográficas.

Las peluquerías de ahora son limpitas, prolijitas, tirando a sanatorio. Hay peluqueras para hombres y peluqueros para mujeres. En fin...

Las señoras usaban fajas. Comían hidratos de carbono y usaban fajas. Cormillot era chiquito.

Y el organillero... pasaba tocando y la cotorra adivinaba la suerte en serio. Y el afilador? hacía sonar un rarísimo silbato y ponía en funcionamiento, ahí nomás en la vereda, una tecnología superior del pedal, para dejar cuchillos y tijeras que Dios te libre.

El cartero era siempre el mismo señor. Yo iba a la escuela con la hija del cartero. No con la hija de "un" cartero. Y el panadero venía con la canasta sembrando olor a pan fresco, y el lechero con la medida y el tarro grande, entraba derecho viejo a veces hasta la cocina, donde la dueña de casa ya tenía preparada la lechera enlozada color azul.

El tipo no robaba ni una gota. ¿Se acuerdan que el candidato para la maledicencia popular en cuanto a la moral de las señoras, era el lechero? Era porque el tipo entraba no más, sin esperar que le abrieran. Era eso y nada más.

Seguramente me faltan cosas. El zaguán y sus implicancias, la partera, el tranvía, el hielero que traía hielo en barras, el corso, los pic-nics. Nombré al tranvía pero quiero agregar el sonido a tranvía, recuerden... Y el olor a tranvía, recuerden... Y el motorman agarrado firme a las manijas.

Y las calles empedradas donde entre adoquín y adoquín se juntaban tierritas y diversas humedades de las cuales surgían milagrosos pastitos, donde comían alegres y saltarines ángeles transformados en pajaritos que un día salieron volando, de a poco, y mucho después y casi sin darnos cuenta ya no estuvieron más. Y ahora vuelven. Son los ángeles de la nostalgia.

Por Carmen77

 

Carmen77

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Que bueno recordarlos!

Por SUSANA1939


Mas notas del autor:

Carmen77

Nostalgias

Nostalgias

Es verdadera la advertencia de Borges: "El olvido nos salva de la locura", pero en dosis exageradas nos envía a la arrogante situación de los ignorantes. Prefiero acordarme porque los recuerdos son los fogoneros de la imaginación.

Para coleccionar muñecas, puede empezar por las alemanas y francesas.

Para coleccionar muñecas, puede empezar por las alemanas y francesas.

El coleccionismo de muñecas es una afición sin límites por la cantidad de ejemplares y tipos que existen. Las alemanas y las francesas son las más conocidas entre las que tienen cabeza de porcelana.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: