Home > Vida cotidiana > Hogar y decoración

Trucos para el hogar

El Control de Plagas Urbanas: Sus Conceptos Fundamentales

¿Qué ocurre que el hombre no puede con estos seres tan insignificantes?¿Qué sucede en los países desarrollados del primer mundo, que no logran erradicar y a veces, ni siquiera controlar a insectos y roedores?

Desde hace siglos, el hombre se ha preocupado por combatir todo tipo de Plagas que resultan perjudiciales, tanto a la salud como a lo económico.

Está demostrado que roedores e insectos son vectores y transmisores de enfermedades.

Las estadísticas mundiales, siguen informando que los roedores consumen el 20/25% de la producción agrícola. Y que las hormigas carpinteras o las termitas, causan deterioros casi totales en las casas que el hombre construyó, como el mejor de sus proyectos.

Las respuestas están en la Naturaleza y en las propias conductas del hombre.

La naturaleza ha dotado a los seres más pequeños y aparentemente más indefensos, de una mayor capacidad de reproducción y de un tiempo de gestación mucho más corto que el del humano.

Mientras tanto el hombre con sus conductas, ha posibilitado, primero la cohabitación, que ingrese al la vivienda o lugar de trabajo, para después crear las condiciones para que esta situación se mantenga.

¿Entonces, es imposible erradicar las plagas?

La respuesta es: SI.

Lo que se puede hacer es, lograr el mejor resultado posible de obtener para “ese lugar”, cuando se establece un Plan de Manejo Integrado de Control de Plagas Urbanas, y se mantiene en el tiempo.

¿Porqué decimos para “ese lugar”?

Porque cada espacio ocupado por el hombre es un caso particular, con sus características naturalmente diferenciadas de otro, pero también con una cultura distinta a otros, que se ha ido gestando por quienes viven y/o trabajan en “ese lugar”.

Hoy el viejo aplicador de producto, es reeemplazado por la presencia de un Plan que incluye el análisis de la situación, el establecer un diagnóstico, proyectar la gestión operativa, llevarla a cabo, sabiendo por anticipado que su esencia es: “el ser flexible”.

En esta última parte del proceso, el Plan deberá incluir a todos los factores involucrados: los ambientales, los materiales, y especialmente los humanos.

En este momento, es necesario recalcar que: “NINGUN PROGRAMA PODRA ALCANZAR UN ÉXITO MAYOR, QUE EL GRADO DE COMPROMISO DE QUIENES PARTICIPAN EN EL”.

El segundo concepto que será necesario fijar es que: la prestación del Servicio de Control de Plagas Urbanas, no puede asimilarse a otras actividades, como los oficios de pintor, cerrajero, electricista, gasista, etc.

¿Por qué?

Simplemente porque la respuesta está, en la dinámica de la Naturaleza y en las conductas del hombre que vive y/o trabaja en “ese lugar”.

Hoy los roedores e insectos “viajan” igual que el hombre. Por lo tanto es posible que superen las barreras que les ha colocado el Prestador, porque se introducen por medios que no son posibles de controlar (cajones, resmas de papel, conductos internos de electricidad, agua, aún los propios visitantes al lugar, etc.), excepto que, se establezca un Plan Específico de Control o Auditoría a los Proveedores del Cliente de “ese lugar”.

El primer gran triunfo contra las Plagas que, es bueno recordar, siempre han encontrado una respuesta favorable a pesar de los permanentes e intensos ataques que llevó y lleva a cabo el hombre, es la identificación del Prestador y el Cliente, en la filosofía que indica que deben trabajar con un objetivo común, y complementar sus propias tareas y las de otras actividades involucradas, dirigiéndolas hacia el objetivo de: OBTENER EL MEJOR RESULTADO POSIBLE DE LOGRAR, PARA “ESE LUGAR”.

¿A qué nos lleva esto?

A que Cliente y Prestador del Servicio, deberán determinar y acordar los “Umbrales Aceptables” para cada área en particular.

Las áreas, en cualquier tipo de actividad o lugar, no tienen el mismo nivel de exigencia.

Por ejemplo, en una industria alimenticia el Sector de Producción, tendrá un umbral de máxima exigencia de ausencia de insectos y roedores, distinto que el Area de Talleres o Depósitos de una fábrica automotriz.

Y en un consorcio, la cocina o los dormitorios de los niños, lo tendrá con relación a la sala de máquinas del edificio.

Pero esto no excluye el objetivo que debe estar vigente en forma permanente, para cada uno de esos Sectores que es: lograr el mejor resultado posible de alcanzar, para “ese lugar”.

Consideramos oportuno, lograr una secuencia de comunicaciones que le permita a usted, informarnos permanentemente de sus necesidades, y a nosotros aportar sugerencias y la gestión correctiva adecuada.

Porque en definitiva, sólo juntos podemos lograrlo.

 

Jorge García Naviera

Recomendar a un amigo:

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: