Home > Vida cotidiana > Jardín

Plantas de interior

Drenaje y mezcla de tierra para macetas y jardineras

Conoce a fondo la técnica para tener un jardín en maceteros, capaz de ahorrarte espacio y problemas

El drenaje de las macetas y jardineras

Asimismo, es esencial que la maceta tenga un buen drenaje. Fíjate en el orificio u orificios de drenaje antes de llenar la maceta con tierra. Asegúrate de que los orificios de drenaje no estén obstruidos.

Cubre el orificio de drenaje con un pedacito de tela de alambre o un fragmento de una maceta de barro para permitir que el agua sobrante se drene sin que se produzca pérdida de tierra.

Puedes agregar 1" de grava a la base de los recipientes grandes para hacerlos más estables. Cualquier maceta que tenga un orificio de drenaje en la base necesita un plato debajo.

En general, una maceta de 90 kilos debería tener, al menos, entre cuatro y seis agujeros. Por su parte, un contenedor de 130 kilos deberá tener por lo menos ocho agujeros.

Puedes colocar piedras o pedacitos de loza en el fondo de la maceta, aunque con una mezcla de tierra bien aireada, esto será innecesario y no hará más que robar un espacio precioso a las raíces.

Mezclas de tierra para macetas

Una vez que has elegido el contenedor adecuado, deberás ponerte a pensar en la mezcla de tierra. La tierra para plantas de macetas debe ser liviana y friable.

La mezcla para macetas debe contener materia orgánica así como elementos que permitan la ventilación y retención de la humedad (perlita y vermiculita). El carbón vegetal puede ser otro de los ingredientes.  

La mezcla para jardín es mucho más densa, y puede acarrear problemas de enfermedades e insectos.

La mayoría de las plantas crecidas en contenedores son felices en mezclas de musgo esfagnáceo y vermiculita o perlita, con el agregado de compost

Asimismo, se pueden comprar con facilidad combinaciones premezcladas especialmente formuladas para macetas.

No obstante, también puedes preparar tus propias combinaciones usando las siguientes recetas: 

·         Mezcla orgánica: 20 kilos de compost terminado, 5 kilos de arena común, 5 kilos de vermiculita o perlita, 1 taza de fertilizante orgánico granulado multiuso.

  • Mezcla común: 4,5 kilos de vermiculita, 4,5 kilos de musgo esfagnáceo, 8 cucharadas de superfosfato, 8 cucharadas de piedra caliza, 2 tazas de huesos de la comida.
  • Mezcla ligera (para azoteas): 20 kilos de musgo esfagnáceo, 20 kilos de vermiculita o perlita, 10 kilos de compost, 1 taza de fertilizante orgánico multiuso granulado.

Cualquier mezcla de tierra se compactará con el tiempo. Si tus maceteros parecen pesados y anegados, necesitarás reemplazar la mezcla por una de tierra fresca durante el inicio de una nueva estación de crecimiento.

Por otra parte, podrás revitalizar el suelo con una mezcla especial para optimizar el rendimiento, que recargará de nutrientes en suelo empobrecido.

La arena forma parte de muchas mezclas para suelos. Sin embargo, agregar arena sola como corrector del suelo puede no ser una buena idea.

Por ejemplo, si se agrega arena a un suelo predominantemente arcilloso, dará por resultado una textura parecida al concreto no apta para la siembra.

Siguiente: El cuidado de las plantas en jardineras

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

jardines-

Por CATACATA2007


Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: