Home > Vida cotidiana > Jardín

Plantas de interior

Cultivando su propio bonsái

Cultivar y mantener un bonsái no es una tarea imposible de realizar por cualquier persona, pero sí requiere de larga paciencia y dedicación. En esta nota, algunas claves para hacerlo.

Un árbol de bonsái bien formado, es aquel que se debe poder concebir como una corriente que captura los ojos. Para obtener este diseño de bonsái, no alcanzará con simplemente podar y cortar el árbol, sino que además será necesario tener un plan de cuidado en mente.

 Por eso, se necesita tener una idea y una comprensión clara de lo que es un bonsái. Para esto, se debería comenzar por la "Regla de las Tres Partes". Esta regla es de una gran ayuda para lograr la forma adecuada para su bonsái. Tome las medidas del espacio total de la planta y su maceta, y divídalo en tres partes iguales, de forma horizontal y vertical. Esto le dará una apropiada "división del espacio" antes de comenzar a podarla, y le permitirá obtener los resultados deseados, es decir un árbol en miniatura pero armónica y apropiadamente formado.

 Siempre será bueno que tome estas medidas de frente, reverso y a ambos lados de su bonsái, antes de comenzar los cortes, que por supuesto deberán respetar las proporciones de las medidas previamente tomadas. También, fíjese si sus raíces se pueden conectar con las áreas de crecimiento del árbol.

 Existen tres elementos básicos para dar forma a un bonsái. La poda, el “pellizco” manual, y el alambrarlo. También, se necesitará de un buen par de tijeras afiladas para la poda, un par de pinzas cortadoras de alambre de cobre, y trinchetas.  

La poda 

Podando un bonsái se puede controlar su crecimiento, así como también eliminar el follaje innecesario y las malas hierbas. Haga todos sus cortes por encima de los brotes y el centro principal del árbol. Cuándo quite los brotes, saque todos los posibles, pero con excepción de aquellos que se encuentren en el exterior del tronco, ya que de esta forma se forzará al bonsái a crecer hacia arriba y hacia el exterior. No corte sus partes bajas con demasiado distancia entre sí, ya que debilitará las ramas. 

Las hojas del árbol deben ser parejas con sus tallos. Tenga en cuenta también que las hojas muy largas atraen insectos, por lo que se las deberá tener lo más cortas posible. Recuerde mantener las ramas creciendo hacia afuera, y no mirando las unas hacia las otras. Cada vez que se acerque a su bonsái, quite todas las ramas y hojas disecadas. Si todavía no ha logrado la forma que desea, afine las ramas restantes, hasta obtener el diseño buscado.

 Si debe quitar muchas ramas gruesas o pedazos de tronco, asegúrese de cortar las mismas tan cerca del tronco como le sea posible. Saque fuera las maderas más pequeñas utilizando un cincel. Si quedan huecos, proteja el área insertando algunas cortezas, ya que las mismas no crecerán sobre estas mismas áreas por bastantes años. Si se toma un tiempo extra para tratar estas “heridas”, las mismas serán indetectables luego de ser “cicatrizadas”.  

Control del crecimiento

 Es imposible podar un bonsái todo el tiempo. Ciertamente, después de que se ha logrado la forma deseada para el árbol, luego de la poda inicial, no se querrá (pero tampoco se debería) hacerlo otra vez. 

Sin embargo, pinzándolo con pequeños cortes manuales, también podrá mantener la forma lograda para su bonsái. Se deben pinzar las hojas o ramas que crezcan en un sentido contrario al deseado, para controlar que el nuevo crecimiento del árbol no llegue a ser tan denso, y deba ser podado otra vez. 

Si su bonsái se ve demasiado fino, o poco frondoso, podrá también pinzarlo manualmente para hacerlo más denso. Esto es así por que cuándo se lo pinza en los brotes de una rama, se permite que los mismos tengan un renovado crecimiento, lo que deriva en hojas más firmes y consistentes, y en un bonsái con apariencia más gruesa.

 El pinzamiento también ayuda a mejorar el follaje. Cuándo aparecen nuevos puntos de crecimiento, se los puede pinzar con los dedos torciéndolos. Pince cualquier crecimiento que aparezca en el tronco y las ramas. Caso contrario, estos puntos se convertirán, ya crecidos, en lo que se denomina "chupadores", los cuales dejan marcas cuando se los quita. Los chupadores se pueden describir mejor como crecimientos que son demasiado densos y pesados para un determinado tronco o rama.

 Dándole forma

 Para mucho, el “alambrado” es el verdadero arte del bonsái. Se deben doblar y torcer las ramas para darle una hermosa forma al bonsái. Pero esto se debe hacer solo después de haberlo podado, pinzado, etc., y cuando las ramas principales estén a la vista, bien crecidas.

 El alambre del cobre es más flexible y entra en muchos tamaños. Cuanto más bajo sea el número, más pesado será el alambre de cobre. Los tamaños más comúnmente usados son el 10, 12, 14, 16, y 18 (muy delgado). Alambre los árboles que ya han crecido definitivamente y no volverán a hacerlo, y sólo cuando estén inactivos. Si lo hace con árboles que renuevan todos sus brotes una o dos veces por años, o en cualquiera que esté bajo período de crecimiento, podrá dañar al mismo árbol.

 Cuándo alambre el bonsái, comienza con la parte más baja del árbol, y trabaje hacia arriba. Para comenzar, empuje el alambre en la tierra, sobre la base del árbol. Una vez fijo en la tierra, lleve el alambre desde el tronco hacia la rama principal del árbol, dando vueltas en espiral hacia arriba. No alambre muy apretadamente, ya que podría dañar el tronco y las ramas.

 Después que alambrarlo, déles forma a las ramas con la mano, doblándolas suavemente en la dirección en que quiere que crezcan. Si una rama se rompe completamente, deberá podarla; no la deje así como si nada. A veces, una rama se puede romper, pero no completamente. En este caso, puede volver a juntar las pequeñas partes rotas, poniendo luego alguna cinta de enmascarar alrededor de las mismas, y con el tiempo se pegarán.

 No mantenga el alambre en su bonsái por más de un año. Si encuentra que el mismo es demasiado apretado para el crecimiento del bonsái, quítelo de inmediato, ya que en el caso contrario saldrán ranuras en el árbol que no se irán fácilmente.

 Cuándo deba quitar el alambre, comience por las ramas más finas, y vaya sacándolo hacia abajo. Cuando haga este trabajo, tenga cuidado de no dañar las ramas más pequeñas del mini árbol.

 Algunas sugerencias adicionales

 1. Regué a su bonsái dos o tres veces por semana. Verifique todos los días su musgo, para ver si está seco. Si es así, sumérjalo en agua desde la base del tronco.

 2. Rocíelo con un spray con agua, además de regarlo.

 3. Los bonsái requieren de luz moderada.

 4. Una maceta con bandeja humedad es importante para mantener la humedad óptima.

 5. Durante la época de crecimiento, fertilícelo cada dos o tres semanas.

 

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

no tiene imagenes

Por GABOLO


cultivando su propio bonsai

Por AMPARO27


yo también, quiero saber acerca del alambrado.

Por ALMACHILENSIS


cultivando su propio bonsai

Por ALMACHILENSIS


buenos consejos

Por ALMACHILENSIS


Un consejo!!!

Por UNICORNIO GREEN


Un poco deficiente

Por FLORANNA


interesante

Por ROMANTICO1967


Mas notas del autor:

La Redacción

Placas decorativas en bajorrelieve

Placas decorativas en bajorrelieve

Usted mismo puede hacer las más bellas placas decorativas en bajorrelieve, con estas instrucciones paso a paso

Drenaje linfático manual

Drenaje linfático manual

¿En qué consiste este popular tratamiento contra la celulitis, el drenaje linfático manual?

Fiordos noruegos, un espectáculo maravilloso para contemplar

Fiordos noruegos, un espectáculo maravilloso para contemplar

Los fiordos noruegos, patrimonio de la humanidad, son uno de los sitios más bellos del mundo que se pueden conocer

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: