Home > Familia > Padres e hijos

La relación con nuestros hijos

Crecer junto y no contra los hijos

Los padres deben adaptarse a los cambios de los hijos hasta la adolescencia. Luego es imprescindible hablar con ellos y no poner obstáculos en el camino de su crecimiento. Algunos consejos útiles.

Cada cambio durante el crecimiento de un hijo se acompaña de una necesidad de adaptación de los padres, y muchas veces se puede transformar en una crisis difícil de superar si no se está preparado.

El noviazgo, el desprendimiento, el matrimonio, el encuentro, los hijos, la adolescencia, el reencuentro o "nido vacío" y la vejez, son las etapas por las cuales las personas pasan inevitablemente.

Las cuatro primeras son para que la pareja se una y se conozca más profundamente; después viene el planear y desear los hijos que quieren tener, lo que es decisión de cada pareja.

Así empiezan a tenerlos con la distancia entre uno y otro que decidan y así van viviendo cada momento del crecimiento de los hijos; como su primera sonrisa, sus primeras palabras, sus pasitos, el avisar que quieren ir al baño, desprenderse de su madre para ir a la escuela, sus dibujos y líneas, y vestirlos como los padres quieren; así como darles de comer lo que les nutra.

Uno de los cambios inevitables que la pareja debe afrontar como natural, es el de las amistades. La pareja cambia su círculo de amistades por las que tengan que ver con los hijos de su edad, y esto lo vemos pasar por lo general en forma continúa por diez años aproximadamente.

El querer vestirse a su manera, querer andar solo, comer alimentos "chatarra" -a veces por la necesidad de pertenecer a un grupo e "integrarse" a una sociedad-, el tener relaciones sexuales a edades tempranas, preferencias en cuanto a su compañero sexual, tabaquismo, alcohol, y en otros casos hasta drogas; son algunos de los problemas que los padres tienen que estar preparados para afrontar en el crecimiento de sus hijos.

De allí la importancia de que los padres sepan todo esto y se mantengan unidos y en una posición abierta, con capacidad para escuchar, charlar, discutir y, sobre todo, negociar todos esos cambios en su conducta para ayudarlos positivamente.

Por ello, hay que romper barreras hablando y liberándose de prejuicios del estilo “Como voy a hablar de eso con él, todavía es un chico”, o “Cuando tenga alguna duda me la va a consultar”.

Y encarar la conversación sin miedos y utilizando el mismo idioma con que se piensa, para evitar complicaciones: “¿Tienes relaciones sexuales? ¿Tienes alguna duda, cualquiera, que te pueda aclarar?”, “No hay problemas, podemos hablar de cualquier cosa”. 

En suma, una manera de crecer “junto” y no “contra” los hijos.

Para aprender cómo expresar y controlar tus emociones, inscríbete ahora en nuestro curso gratis haciendo clic aquí.

 

Mario Casale

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

que bueno

Por VIEJITACHIQUITA


como guiarlos sin dañarlos

Por ELITA-59


FELICITACION

Por FAMVENTURA


Mas notas del autor:

Mario Casale

Cómo cuidar los dientes de leche

Cómo cuidar los dientes de leche

Los primeros dientes aparecen a los seis meses y comienzan a caer a los seis años para ser reemplazados por los definitivos. Sin embargo, aunque solamente acompañarán al niño por un corto lapso de tiempo, los dientes de leche deben cuidarse adecuadamente para evitar complicaciones...

Para mis padres nunca soy lo suficientemente bueno

Para mis padres nunca soy lo suficientemente bueno

¿Hace años que espera su aprobación? Se ha esforzado tanto, todos sus colegas lo admiran pero sus padres jamás le han dado un indicio de orgullo, el más mínimo gesto de aprobación...

El perfeccionismo es un mal hábito

El perfeccionismo es un mal hábito

Que puede arruinar tu carrera, y hasta tu vida. Descubre si has adquirido este mal...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: