Home > Dinero > Economía personal

Finanzas personales y economía familiar

¿Convienen realmente los supermercados?

¿Pagas más si vives en un área sin un supermercado ofreciendo ofertas y variedad? ¿O pierdes más al permitir que uno de estos mega-monstruos se instale en el vecindario?




Es difícil imaginar un mundo sin supermercados, pero algunos pueblos y ciudades pequeñas no los tienen y, a decir verdad, subsisten sin ellos.

La pregunta es: ¿pagas más si vives en un área sin un gigante ofreciendo ofertas y variedad? ¿O pierdes más al permitir que uno de estos mega-monstruos se instale en el vecindario?


En otras palabras, es fácil odiar a los supermercados y sus efectos nocivos sobre los comercios tradicionales, ¿pero la vida sería más cara para nosotros si los grandes supermercados no estuvieran?

Será justo decir que el mayor atractivo comercial de los supermercados es el precio, y esto representa un verdadero desafío para los comerciantes minoristas.

Los supermercados son, en muchos rubros, indudablemente más baratos. Leche, huevos, pan, ofertas especiales, y tantas otras cosas.

Sin embargo, la pregunta que debiéramos hacer es la siguiente: ¿Cuán frescos son los productos? ¿El pan es mejor que el de la panadería? ¿La carne es tan buena como la que compras al carnicero del barrio?

Atreviéndonos a adivinar las respuestas del lector, nos permitimos afirmar que el precio no siempre indica valor. Es por eso que es recomendable (siempre que sea posible) considerar otras alternativas.

En CheckOutChoice, el Web site de una organización de defensa de consumidores en Australia, se señala que el precio de los alimentos en este país se han incrementado significativamente en los últimos tiempos.

El nivel de inflación de los alimentos australianos ha sido continuamente mayor al nivel de inflación de otros rubros en los últimos diez años.

Este Web site está diseñado para presionar una reforma en el sector supermercadista. Existe un costo en la conveniencia de usar supermercados. Uno podría intuir que mientras más poderosos sean los grandes supermercados, menos serán las posibilidades del consumidor.

Supermercados vs. comercios del barrio


Como parte de una campaña, Checkout Choice creo el desafío “Use It or Lose It” (úsalo o piérdelo). Los visitantes del sitio son alentados a vivir una semana sin visitar los dos grandes supermercados.

En cambio, se les solicitó usar comercios independientes, es decir, verdulerías, carnicerías, panaderías, y pescaderías de barrio. Los comentarios de aquellos que aceptaron el desafío fueron reveladores.

· “Yo no creo que los supermercados sean tan convenientes como proclaman ser... Ahora no tengo que dar vueltas interminables para encontrar un lugar en el estacionamiento y me evito las largas colas en la línea de cajas. Mi vida ha cambiado completamente”, dice Emma, lectora del sitio.

· “Algunos artículos pueden ser más costosos en los comercios de barrio, pero moralmente debes cuestionar a quién estás dando tu dinero. Yo quiero saber que el productor está recibiendo un precio justo”, postea la lectora Carolina.

· “Preferiría comprar en la verdulería del barrio por la frescura y el gusto de las frutas ofrecidas, pero la diferencia de precios no lo hace conveniente”, dice Zakgirl.

Conveniencia

En un sentido general, existe una compensación entre precio y conveniencia. Encontramos que las personas tienen una preferencia en un sentido u otro. A menudo, ellas no perciben una competencia entre las tiendas barriales y los supermercados.

La palabra conveniencia integra una multitud de ideas. Puede ser el carnicero que corta la carne según tus necesidades en el momento, o el pastelero que prepara la torta fresca para tu fiesta de cumpleaños por la noche.

Las personas suelen acudir a los comercios minoristas porque éstos son parte del vecindario, de su paisaje habitual y cotidiano, y no ocurre lo mismo con los supermercados.

No obstante, son muchos los que sí ven las bondades de los supermercados. Éstos tienen variedad, buenos precios, y distintas opciones de pago. Los supermercados ofrecen certidumbre al consumidor, que sabe que lo encontrará todo allí.

Más jugadores

Seguramente tanto quienes los aman como quienes los odian tienen algo de razón. Posiblemente, sería bueno que existiera una mayor competencia entre las distintas cadenas de grandes supermercados (cosa que no se da en todo el mundo), que las leyes permitan nuevos jugadores en los mercados, para que en definitiva siempre salga beneficiado el consumidor.

Ya sea que los odies o los ames, los supermercados están aquí para quedarse, y son parte del paisaje habitual de nuestras compras. Depende de ti saber cómo y cuándo quieres visitarlos y hacerlos parte de tu vida.


 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

El pelo de hoy, ¿estará mañana?

El pelo de hoy, ¿estará mañana?

La pérdida del cabello afecta a dos de cada tres hombres, y a una de cada cinco mujeres, aunque esto no es definitivo gracias a los avances de las técnicas de transplante quirúrgico.

Cómo recuperar a tu pareja con el amor sin condiciones

Cómo recuperar a tu pareja con el amor sin condiciones

Para recuperar a tu pareja, o evitar que tu relación se termine, existe un camino que no falla: el amor sin condiciones, ese que te permite amar al otro sin detenerte en sus fallas o defectos...

Plan para renovar su guardarropa

Plan para renovar su guardarropa

Con los años, nuestro cuerpo cambió, pero olvidamos hacer lo mismo con nuestro guardarropa. Si desea renovarlo, no deje de prestar atención a la siguiente guía

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: