Home > Salud y Bienestar > Terapias alternativas

Grafología

Cómo poner límites con la grafología

¿Cuánto dejas que avancen los demás? ¿Hasta dónde dejas que te invadan? ¿Cómo haces para decir que no?

Poema No

Dr. Hugo Filkenstein

No es No, y hay una sola manera de decirlo.
No. Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos.
No se dice de una sola manera. Es corto, rápido, monocorde, sobrio y escueto. No.
Se dice una sola vez. Con la misma entonación.
Como un disco rayado: No.
Un No que necesita de una larga caminata o de una reflexión en el jardín, no es No.
Un No que necesita de explicaciones y justificaciones, no es No.
No: tiene la brevedad de un segundo.
Es un No para el otro, porque ya lo fue para uno mismo.
No es No, aquí y muy lejos de aquí.
No: es el último acto de dignidad.
No: es el fin de un libro, sin más capítulos ni segundas partes.
No:no se dice por carta, ni se dice con silencios,
ni en voz baja, ni gritando, ni con la cabeza gacha,
ni mirando hacia otro lado, ni con símbolos devueltos,
ni con pena y menos aún con satisfacción.
No es No.
Cuando el No es No, se mirará a los ojos y
el No se descolgará naturalmente de los labios.
La voz del No no es trémula, ni vacilante, ni agresiva y
no deja duda alguna.
Ese No no es una negación del pasado,
es una corrección del futuro.
Y sólo quien sabe decir No, puede decir Sí.

Escuché este poema por la radio y me gustó tanto que llamé  y pedí la letra. Me la enviaron por mail y pensé en compartirla con otros que también necesiten aprender asertivamente a decir que no, a poner límites.

Desde la grafología, este poema podría enseñarnos a regularizar nuestro margen derecho, que es la zona de contacto con los demás.

Si es pequeño, a ampliarlo ligeramente para ponerle más distancia al que nos quiera invadir nuestro espacio. A verticalizar nuestra letra si está muy inclinada hacia la derecha, para tener mayor objetividad.

A concentrar un poco las letras dentro de las palabras, si es que dejamos mucho espacio a los demás entremedio de ellas. A achicar un poco la distancia entre palabras o entre líneas si es demasiado grande.

A hacer alguna arcada para protegernos, si hay exceso de guirnaldas. A profundizar un poco la presión de nuestros trazos verticales, o a aumentar la tensión de los mismos si no es la adecuada, para autoafirmarnos.

A ampliar ligeramente nuestras mayúsculas, si son casi de la altura de nuestras minúsculas, para posicionarnos frente al otro también de un modo asertivo pero con cierta determinación.

A ampliar también el tamaño de nuestra letra si es demasiado pequeña, para no sentirnos de ese modo frente a los demás.

En fin, este poema no es para todos. Es para aquellos a quienes le resuene el deber de emprender la tarea de no pretender ser queridos y tenidos en cuenta simplemente por adoptar una posición complaciente todo el tiempo.

Para aquellos que sientan que el amor es condicional y depende todo el tiempo de un ceder ante el otro, de un dejarse invadir para satisfacer todo el tiempo las demandas ajenas.

Para los que sientan al amor como un utilitarismo. "Me quieren sólo si doy, si soy útil, si sirvo. De lo contrario, me descartan.

Por lo tanto si digo que no, si expreso mi deseo, contrario al del otro, corro el riesgo de que me dejen de querer. Pero en ese interjuego, me pierdo, dejo de ser yo mismo, me desdibujo, no me acepto ni yo mismo.

¿Cómo entonces podrán aceptarme los demás? ¿Sólo si soy esclavo de sus demandas? Eso busco en mis relaciones con los demás?"
 

Para pensar... 

Les dejo una frase de Cummings:

"Si puedes ser, sé.
Si no, levanta el ánimo y ocúpate de asuntos ajenos;
haz y deshaz cosas de otros hasta que revientes."

Me pregunto: aquellos que pretenden invadirnos todo el tiempo, imponiéndonos sus deseos, metiéndose en nuestras decisiones, ¿podrán "ser"? ¿Se animarán a autoindagarse?

Una última reflexión: alguien me dijo una vez:

"Los demás avanzan hasta donde uno está dispuesto a ceder".

¿Hasta dónde estamos dispuestos a ceder? ¿Por qué razón? ¿Qué obtengo a cambio? Para pensar... para pensarnos...

Por Claudia Gentile
Grafóloga Pública
http://grafosintesis.blogspot.com/ 
mail:grafosintesis@yahoo.com.ar

Si quieres saber lo que la escritura dice de ti -y de los demás- inscríbete ahora en nuestro
Curso gratis de Grafología, haciendo clic aquí.
Y si quieres saber cómo puede la grafología ayudar a tu hijo, te invitamos a nuestro curso gratis de Grafología Infantil.

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

¿Por qué tu perro no te obedece?

¿Por qué tu perro no te obedece?

Hoy vamos a llegar hasta el fondo de una de las experiencias más frustrantes para cualquier propietario de perro: un perro que ignora las órdenes

Niños en viaje: niños aburridos... y padres desesperados

Niños en viaje: niños aburridos... y padres desesperados

Técnicas para entretener a los chicos durante un viaje y hacer que se aburran lo menos en viaje

Cómo aumentar tu masa muscular sin errores

Cómo aumentar tu masa muscular sin errores

Mitos de la musculación que debes conocer y evitar

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas

enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: